Bolsa, mercados y cotizaciones

La prima de riesgo entre el bono alemán y el de EEUU alcanza su máximo en cuatro años y medio

Pugna entre las dos principales divisas del mercado. Dreamstime
Madridicon-related

El mercado de deuda se crispó tras el ataque iraní sobre suelo israelí, pero no todas las ventas responden a una escalada de la tensión geopolítica en Oriente Medio. En las últimas semanas los bonos alemanes registraron un incremento de las rentabilidades inferior al de los bonos de Estados Unidos ante el divorcio esperado entre la Reserva Federal de Estados Unidos y el Banco Central Europeo. Con la deuda alemana a diez años en el 2,4% y la estadounidense por encima del 4,6% la prima de riesgo entre ambas se sitúa en máximos de diciembre de 2019.

La última puntilla al mercado de renta fija, en particular a la deuda soberana emitida al otro lado del Atlántico la dio el dato de ventas minoristas estadounidenses (sube un 0,7% frente al 0,4% esperado, según Bloomberg) que no hacen más que avalar el retraso de la flexibilización de la política monetaria en el país. No obstante, que los bonos soberanos de EEUU a diez años ofrezcan intereses mayores que los alemanes no es una novedad, dado que los inversores exigen mayores rentabilidades para estos títulos en el mercado secundario desde 2012, cuando la crisis de deuda asoló Europa.

La diferencia entre ambos bonos crece hasta rozar los 220 puntos básicos porque la Reserva Federal no piensa en recortar sus tipos de interés tan pronto como se espera en la eurozona. Y es que la presidenta del BCE, Christine Lagarde, ya argumentó que su institución no depende de la estadounidense y que está dispuesta a comenzar con los recortes en junio, si la inflación no lo impide de aquí a la reunión de ese mes.

Desde que comenzó abril, la deuda estadounidense con vencimiento a diez años ha escalado más de 25 puntos básicos mientras que el bono alemán con al mismo plazo se mantiene en la misma zona, en torno al 2,4%, aunque haya estado 10 puntos por encima y por debajo de este rendimiento en lo que va de mes. Esto sitúa la rentabilidad de la referencia estadounidense en máximos de noviembre del año pasado mientras que el bund está casi plano desde hace dos meses.

Esta prima de riesgo entre deudas soberanas (que se calcula restando la rentabilidad de un bono emitido por un gobierno frente a otro, expresada en puntos básicos) existe también entre otros vencimientos. Los 200 puntos básicos se superan en la inmensa mayoría de la curva de deuda desde los dos años hasta los 30 (es decir, en los títulos, dos, cinco, siete, 10, 20 y 30 años), aunque en ninguna de estas primas se alcanzan récords no vistos desde hace más de cuatro años, como ocurre en el caso a diez años y que es la referencia del mercado para los rendimientos en el largo plazo.

Con la reciente caída de precios en el mercado de bonos soberanos todos los tramos con vencimiento inferior a los dos años arrojan una rentabilidad superior al 5% también como consecuencia del dato de IPC de marzo en Estados Unidos, que demostró mayor resistencia a la caída de los precios de lo esperado por el mercado. "Nuestras estimaciones sobre una inflación pegajosa que retrasará las bajadas de tipos de interés eran acertadas. Pero creemos que esta decepción, que supone un golpe de realidad para el mercado, ha completado todo o casi todo el ajuste de los bonos americanos", explicaron desde Bankinter. Y es que desde el departamento de análisis de la entidad estarían barajando que con el interés de la deuda soberana a diez años en la zona del 4,6% no cabría mucho mayor riesgo al alza.

Lo que está claro es que pocos preveían un repunte de estas magnitudes en la rentabilidad de la deuda soberana a comienzos de año, donde el consenso de mercado esperaba hasta seis recortes de tipos de interés en Estados Unidos frente a los tres o incluso dos que se proyectan ahora, según Bloomberg. Esto se traduce en pérdidas para el inversor con el perfil más conservador posible que solo estuviera centrado en renta fija. Como ejemplo, aquel que hubiera enfocado su cartera solo en deuda soberana y comprado a primeros de año a fecha de hoy soportaría una caída superior al 4,6%, en base al índice de Bloomberg de deuda gubernamental. Solo el high yield como categoría permite tímidas ganancias en 2024.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud