Bolsa, mercados y cotizaciones

Los titanes de Wall Street ven a Europa como el 'gran ganador' mientras crecen las dudas sobre las siete magníficas

Wall Street parece imbatible. A lomos de los siete magníficos (Microsoft, Apple, Nvidia, Alphabet, Amazon, Meta y Tesla), firmas tecnológicas de gran capitalización que están impulsando los índices, el S&P 500 y el Nasdaq 100 han vivido un gran 2023 y, de momento, 2024 arranca también con subidas. El motivo es claro, EEUU se encuentra en el epicentro de una auténtica revolución tecnológica con la IA y, al mismo tiempo, su economía está mostrando una resistencia inusitada. Además, ha cambiado radicalmente la visión de los mercados sobre los tipos de interés, que, aun rebajando el exceso de euforia en los últimos meses, se ha pasado del pesimismo con la Fed a un giro hacia los recortes en el 'precio del dinero'.

Esta tendencia ha provocado que este selecto grupo se revalorice un 130% en los últimos 12 meses. Un auge meteórico que no parece tener fin y que, a estas alturas, ya está despertando los nervios entre los principales jugadores de Wall Street. Los gigantes de la inversión y los expertos temen ya que el optimismo esté siendo excesivo y advierten que, ante estas subidas frenéticas, lo mínimo que puedan encontrarse es un periodo de fuerte volatilidad para 'estabilizarse' o incluso una potente corrección, hay incluso quien habla de burbuja y compara el actual contexto con el de las puntocom. En ese sentido, estos analistas han puesto sus ojos en Europa, con un sector tecnológico sin grandes estrellas y fuertemente infravalorado. Varios actores ya han anunciado que el Viejo Continente puede ser el gran ganador de la 'euforia tech'.

Algunos de los últimos en dar el pistoletazo de salida han sido Goldman Sachs y MFS Investment. Ambos hablan de Europa como un refugio de crecimiento tecnológico fuera del riesgo de la reciente subida de los siete magníficos. "Europa es más atractivo que EEUU para invertir" explicaba Robert Almeida, de MFS, en su último informe. Aunque el experto reconoce que las ganancias del sector en sus resultados fueron menores por la "sensibilidad" de la economía europea, ve un equilibrio diferente. "Sí, hay menos potencial de ganancias, pero también hay mucho menos riesgo de una valoración excesiva (y posterior corrección).

Sharon Bell, analista de Goldman Sachs, coincide y añade que no solo se trata de la industria tecnológica. La experta defiende en su último escrito que se van a encontrar de golpe con una mejor demanda y una mayor eficiencia por el retroceso de los precios de la energía. Además, Bell incide en que, pese a la falta de estrellas en comparación con EEUU, el sector tecnológico tiene "actores que pueden capitalizar también el frenesí por la IA". En ese sentido, señala a ASML, ASM International y BE Semiconductor. Desde octubre la primera sube un 51% en bolsa, la segunda un 39% y la tercera un 66%.

Los expertos de IG avisan de que ya detectan un repunte de las dudas entre los inversores sobre los siete magníficos. "Aunque algunos sostienen que su gran tamaño es un seguro, dadas las subidas, muchos inversores podrían optar por retirar sus beneficios y diversificar sus inversiones". Una posición en la que coincide Citigroup, que alertaba en su informe de febrero, que "el optimismo del mercado sobre el buen desempeño tecnológico está abriendo el riesgo a un gran giro". Mark Sherlock, responsable de renta variable estadounidense de Federated Hermes cree que este dominio podría quedar en entredicho. "Si 2023 estuvo dominado por los Siete Magníficos, creemos que 2024 podría ser testigo de una mayor ampliación en beneficio de una cesta más amplia de valores".

Por su parte, Mike Wilson, de Morgan Stanley, apunta a que, pese a que Wall Street seguirá subiendo, lo hará a través de otros sectores, mientras este club de 'ganadores tecnológicos' perderá fuerza. "Los beneficios de alguna de estas empresas se están quedando por el camino y solo habrá "cuatro magníficos". En cualquier caso, las subidas de todo el conjunto quedarán limitadas. WIlson, señaló que pueden sorprender tanto las pequeñas empresas como los conocidos en EEUU como 'Terribles 10', un grupo de grandes firmas que han subido con más moderación en el parqué y que encuentran ahora un mejor contexto (Berkshire Hathaway , Eli Lilly, JPMorgan Chase, UnitedHealth Group, Visa, Johnson & Johnson, ExxonMobil, Home Depot, Mastercard y Procter & Gamble).

Frente a este 'cansancio' del sector tech de EEUU, Europa se encuentra en una mejor posición. Desde enero de 2023, el Stoxx Europe 600 Technology apenas ha subido un 24,5% frente al 63% del Nasdaq 100. Además, este índice ya llegaba infravalorado antes de esta situación. La relación precio-beneficio en las bolsas europeas es de apenas 15 puntos, en zona de mínimos históricos, frente a los 27,17 de la bolsa americana. Una diferencia que permite pensar que estas acciones están baratas y aún tienen potencial de crecimiento en un entorno en el que en EEUU no está garantizado.

En ese sentido, la encuesta de febrero de Bank of America muestra que un 78% de los administradores de acciones en la región consideran que los títulos del continente están baratos, cuando hace escasos tres meses estaban en minoría. Este claro cambio se debe, según el banco norteamericano, al cambio de paradigma respecto a la economía europea, los tipos en la región y el cansancio con las siete magníficas.

Europa, un 'seguro histórico anti-burbuja'

Sin embargo, las opiniones respecto a una posible burbuja en torno a estos valores se han multiplicado los últimos meses, alimentando la teoría de que estas firmas se han 'inflado' demasiado. Desde Bank of America defienden que "aunque aún no hay un grado de exuberancia como en las burbujas de las Puntocom o las FAANG", el banco reconoce que "existen algunas características similares y los inversores deberían considerar una estrategia equilibrada y diversificada para combatir los riesgos".

Desde Jupiter AM explican que "la historia nos dice que los contextos de mercado en los que los repuntes vienen dados por un conjunto muy reducido de valores pueden dar lugar a una burbuja". De hecho, Amadeu Alentorn, gestor de inversiones del área de Renta Variable de la firma, alega que "esta reducción deriva en un comportamiento impulsivo de los consumidores, concentrándose en unos pocos nombres, lo que a su vez refuerza su impulso". Una tendencia que podría estar dándose en los 'siete magníficos'.

En la última etapa de la burbuja de las 'puntocom', las acciones europeas obtuvieron un mejor desempeño"

En ese sentido, los expertos de BCA Research son categóricos y afirman que las tecnológicas de Europa "podrían superar a sus homólogos estadounidenses durante un periodo de tiempo, dado que el sector en EEUU está en una burbuja". De hecho, insisten en que "el fenómeno recuerda a 1999" y por ello "mantenemos una visión infraponderada" . A pesar de todo, reconocen que las bajadas de tipos de interés podrían seguir estimulando por algún tiempo al sector, aunque, en el caso de EEUU, ven un problema estructural que arroja riesgos para los inversores.

Mathieu Savary, experto de la firma, destaca que "el sector tecnológico europeo participará del rally en el que se encuentra la tecnología de EEUU" pero recuerdan lo ocurrido durante la burbuja de las puntocom. "En la última etapa de este fenómeno, las acciones europeas obtuvieron un mejor desempeño". El motivo es que "en la última fase de una burbuja, los inversores se apresuran a por activos que se hayan quedado rezagados". En ese sentido, Europa aún estaría muy por detrás a la hora de captar los beneficios de esta revolución de IA.

"El desempeño de las acciones tecnológicas europeas ha sido deficiente hasta ahora" explica Savary, alegando que podría repetirse un ciclo de subidas tardío, tal y como pasó en 1999 y el año 2000. "Están en una gran posición para atraer flujos de los rezagados" y, además, "esto puede coincidir con un repunte del ciclo industrial global (con las bajadas de tipos), lo cual suele favorecer a Europa", debido a que la renta variable de la región está más expuesta a la situación económica. En ese sentido, Dhaval Joshi, analista de BCA Research sentenciaba que "en la UE no se atisba una burbuja, por lo que recomendamos exposición absoluta".

"El superciclo tecnológico de la IA todavía está en sus inicios"

Al margen de la historia, los siete magníficos aún cuentan con grandes defensores debido a su rendimiento más allá del parqué. Este es el punto de vista de Axa IM. Chris Iggo, Director de Inversiones de la firma, explica que "sigo siendo optimista sobre el sector mientras continúe el despliegue de la inteligencia artificial generativa y las tecnologías afines". En ese sentido, señalaba que todas estas empresas "siguen registrando unos muy buenos resultados empresariales". De hecho, el experto señala que un 50% de los beneficios por acción del S&P provienen del sector tecnológico.

También opinan igual desde JP Morgan, el banco norteamericano defiende que "pese a que las expectativas creadas por euforia sobre la IA son difíciles de superar", el futuro desempeño se basará en resultados y "las grandes firmas están cumpliendo". En ese sentido, a pesar de que tema que el mercado pueda llegar a sobrevalorar el impacto de las tech a corto plazo, provocando algo de decepción, "la realidad es que también se infravalora lo que pueden lograr a largo plazo" por lo que sigue creyendo que son una buena inversión. Especialmente debido a que "el superciclo tecnológico de la IA todavía está en sus inicios".

Sin embargo, los temores más allá de si subirán o bajarán, se centran en sí el dominio que tienen estas siete acciones sobre el S&P 500, representando cerca del 29,6%, supone un desafío para la renta variable en general. Pues un cambio brusco en las condiciones puede afectar de forma decisiva los mercados en su conjunto y generar perturbaciones. En cualquier caso, ahora Europa se presenta como uno de los grandes 'ganadores potenciales' del subidón en las tecnológicas europeas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud