Bolsa, mercados y cotizaciones

El gas se dispara en Europa ante el temor a una guerra más amplia en Oriente Próximo tras la escalada de ataques en el Mar Rojo

  • Los futuros europeos de referencia suben este miércoles hasta un 8%
  • Los hutíes atacan otro buque y EEUU responde a una milicia iraquí
  • El 8% del gas natural licuado transportado por mar pasa por Suez
Un buque cargado con gas natural licuado. Foto: Alamy

Aunque la guerra entre Israel y Hamás se ha mantenido por el momento en los límites de Gaza, las continuas escaramuzas en el Mar Rojo amenazan no solo con un colapso del comercio mundial, sino también con un conflicto más amplio en Oriente Próximo. Estos temores, reavivados en las últimas horas tras una serie de ataques, se han reflejado en los mercados. Los precios del petróleo escalaban este martes más de un 2% y los del gas natural se han llegado a disparar más de un 8% en Europa este miércoles, si bien luego las alzas se han moderado a la mitad.

Pese a que EEUU está intentando evitar una confrontación mayor precisamente para evitar un conflicto de gran alcance en la región, cada vez es más grande el riesgo de que protagonice una acción de respuesta a los ataques de los actores respaldados por Irán que desencadene la tensión. Aunque la República Islámica ha desestimado intervenir de manera directa en el conflicto en Gaza, su apoyo político y logístico a Hamás, además de su patrocinio a grupos como los rebeldes hutíes de Yemen que están atacando a los barcos en el Mar Rojo favorece este escenario. En las últimas horas, EEUU ha respondido a un grupo iraquí respaldado por Irán y los hutíes han atacado otro portacontenedores.

Si bien los desvíos de barcos no han tenido un gran impacto en los suministros todavía, el mercado sigue en alerta máxima dadas las amenazas potenciales a las principales rutas de tránsito para las exportaciones de energía. Algunos cargamentos de gas natural licuado (GNL) han estado cambiando de rumbo para viajes más largos que duran más de un mes mientras evitan el Mar Rojo, según datos de tráfico marítimo. Muchos de los buques van y vienen desde Qatar, que se ha convertido en un exportador clave de GNL para Europa al ser poseedor de la tercera mayor reserva mundial y al ser una alternativa a Rusia en el momento en el que las economías occidentales dejaron de exportar gas de Moscú por la guerra en Ucrania. Compañías europeas como la francesa TotalEnergies, la italiana Eni o la holandesa Shell han firmado contratos a largo plazo para el suministro desde el emirato.

Según datos de la Agencia de Información de la Energía de EEUU (EIA), los envíos de gas natural licuado a través del Canal de Suez (punto de estrangulamiento clave que cierra el Mar Rojo por el norte) supusieron el 8% del total mundial comercializado por vía marítima en el primer semestre de 2023. Los flujos de GNL a través del Canal de Suez alcanzaron los 4.100 millones de pies cúbicos diarios en el primer semestre de 2023. Aunque en 2021 y 2022 la media fue de 4.500 millones al día, en 2019 fue también de 4.100 millones y en 2018 de 3.300. La ruta también es clave para los envíos de GNL de EEUU y Rusia hacia Asia.

El año pasado, el comercio de GNL de Qatar con Europa a través del canal ascendió a 19,84 millones de toneladas. Este año, el país del Golfo ha exportado hasta el momento 13,74 millones de toneladas de GNL al continente. Enviar barcos qataríes a Europa a través del Cabo de Buena Esperanza, bordeando el sur de África, significaría extender el tiempo de viaje en unos 17 días, duplicando la duración actual del viaje, apunta Lu Pang, analista senior de Rystad Energy. "Si los cargamentos de GNL de Qatar a Europa se ven interrumpidos en el Mar Rojo, es posible que se requiera capacidad de envío adicional para cubrir la duración adicional del viaje", subraya.

"Está claro que cuanto más dure la guerra entre Israel y Hamás con este tipo de intensidad cinética, más probable será que se produzca una escalada", valora Aaron David Miller, investigador principal de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional y exfuncionario estadounidense que ha asesorado a secretarios de Estado sobre Oriente Medio.

El número de pequeños actores involucrados, así como la imprevisibilidad tanto de las operaciones militares israelíes como de las posibles respuestas de Irán, hace difícil prever cuándo incidentes concretos podrían desembocar en una escalada más amplia. Pero Miller cree que EEUU probablemente se vería obligado a actuar de forma más asertiva si un grupo regional mata a miembros del servicio estadounidense. "Si nos atacan directamente y mueren estadounidenses, la respuesta tendrá que ser mucho más contundente", explica a Bloomberg.

EEUU y otras naciones como Reino Unido han formado un grupo de trabajo marítimo para responder a los ataques del Mar Rojo: la Operación Guardián de la Prosperidad. Con esa seguridad, la naviera danesa Maersk, la segunda operadora de contenedores más grande del mundo, dijo durante el fin de semana que se estaba preparando para reanudar los envíos por el Mar Rojo. Sin embargo, persisten las dudas en el resto de navieras y los precios de las materias primas que atraviesan la zona no se han relajado. Las dudas entre algunos países europeos en torno a la operación naval de EEUU, como ha sido el caso de España, también han estado en el foco.

El Pentágono informó a última hora del lunes que sus fuerzas lanzaron ataques contra tres instalaciones en Irak vinculadas a Kataib Hezbollah (el 'Hezbolá iraquí'). Washington dijo que el grupo insurgente iraquí respaldado por Irán estaba detrás de un ataque que hirió a tres miembros del personal estadounidense, dejando a uno en estado crítico. "Aunque no buscamos una escalada del conflicto en la región, estamos comprometidos y plenamente preparados para tomar más medidas necesarias para proteger a nuestra gente y nuestras instalaciones", dijo el secretario de Defensa, Lloyd Austin, en un comunicado. La calificó de respuesta "necesaria y proporcionada".

Este martes, los hutíes reanudaron sus ataques contra la navegación en el Mar Rojo. La mayor naviera de contenedores del mundo, MSC, confirmó que el portacontenedores MSC United VIII fue alcanzado mientras se dirigía a Pakistán, si bien no hubo heridos. MSC ya decidió a mediados de mes junto a otras navieras interrumpir sus travesías por la zona y desviar sus viajes por el Cabo de Buena Esperanza.

Por su parte, el Mando Central de Estados Unidos afirmó en una publicación en las redes sociales que un destructor estadounidense y aviones de combate F/A-18 derribaron el martes 12 drones de ataque, tres misiles balísticos antibuque y dos misiles de crucero de ataque terrestre disparados por los hutíes sobre el sur del Mar Rojo. Tampoco se registraron daños en los buques ni heridos.

Un mercado "frágil"

"Israel buscando una confrontación directa con Irán y o atacando directamente la infraestructura iraní es otro escenario hipotético que afectaría a la cotización del petróleo", avisa Michael Salden, director de materias primas de Vontobel. "Aunque el repunte del petróleo recibe más atención porque los conflictos tienen lugar en Oriente Próximo, nos preocupan más las posibles perturbaciones del mercado del gas", escribían en un informe al principio de la guerra de Gaza en octubre Minna Kuusisto y Jens Naervig Pedersen, analistas de Danske Bank.

"El mercado del gas natural es actualmente más frágil que el del petróleo, debido a la escasez de oferta mundial y al inicio de la temporada de calefacción en el hemisferio norte. En nuestra opinión, no harían falta muchas perturbaciones para asustar a este mercado. Así pues, la guerra entre Hamás e Israel añade una capa adicional de incomodidad al mercado mundial del gas natural y una posible prima adicional sobre los precios del gas natural", explicaban estos estrategas.

"El conflicto entre Hamás e Israel afectará negativamente a las exportaciones israelíes de gas natural. Sin embargo, lo que más preocupa a los precios mundiales del gas natural es el riesgo de que el conflicto se extienda", resumía en ese momento Edward Gardner, analista de materias primas de Capital Economics. "Los precios del gas han subido debido a la menor oferta, pero, lo que es posiblemente más importante, a los riesgos para el suministro", añadía.

Pese a la escalada de este miércoles hasta superar los futuros a un mes en el mercado holandés, el de referencia, los 37 euros por megavatio/hora (MwH), rango que después se ha moderado hasta los 35 euros, los precios del gas en Europa se han estado negociando en un rango relativamente estrecho en los últimos días y están en camino de perder más del 50% en lo que va del año. Los elevados inventarios de combustible y la demanda relativamente débil han aumentado la confianza en que el continente debería pasar cómodamente esta temporada de calefacción.

El mercado se mantiene firme "a pesar de que nos aproximamos a 2024 con varios riesgos alcistas, como tensiones geopolíticas, incluido el riesgo de tránsito en el Mar Rojo", señala en una nota la consultora de la industria Timera Energy. Se espera que el clima en la mayor parte de Europa siga siendo templado hasta principios de enero, lo que significará una menor demanda de gas para calefacción. Algunos países ya han utilizado eso para reponer los inventarios de combustible durante la Navidad, con Alemania, Austria, Bélgica y Dinamarca entre los que vieron un aumento neto marginal en las reservas de gas el lunes, según Gas Infrastructure Europe.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud