Bolsa, mercados y cotizaciones

Los mejores bancos españoles para invertir en 2024

  • Todos reciben una recomendación de compra
  • BBVA y CaixaBank tienen los mejores consejos 
Sucursales bancarias
Madridicon-related

Ya quedan menos de 15 sesiones para que se acabe este año bursátil en el que el entorno de tipos altos lo ha marcado todo. En la parte de la renta variable, pese a incrementar automáticamente los costes de financiación de todas las empresas, las bolsas han cosechado importantes subidas de doble dígito gracias, sobre todo, a los efectos "positivos" de esta política monetaria, que parece haber tenido éxito en el control de la inflación. A su vez, ha beneficiado directamente a algunos sectores. Un ejemplo claro es el de la banca, que en el caso de la española apunta a firmar su mejor año desde que se recogen datos del índice Ibex Banks, con un repunte de más del 33%, 10 puntos porcentuales más que el propio Ibex 35.

Sin embargo, conforme sus títulos han ido cogiendo vuelo, el riesgo que atañe entrar ahora en este sector parece cada vez mayor para los inversores, que además pueden ponderar de manera negativa que hayamos alcanzado ya el entorno de tipos de interés máximos en Europa y que ahora lo que quede por delante en el horizonte sea ver el ritmo de reducción de tipos durante 2024, que hace unas semanas solo apuntaba a una contracción de 50 puntos básicos y que ahora ya señala 125 puntos repartidos en cinco bajadas a partir de la mitad del año aproximadamente.

Con este escenario, ¿qué cartas hay que mantener en juego, cuáles son interesantes y cuáles pueden descartarse? Partiendo de que los seis valores bancarios del Ibex 35 reciben una recomendación de compra por parte de los analistas, hay que destacar que aquellas más sólidas ahora mismo son BBVA y CaixaBank, mientras que las que corren más peligro, según el algoritmo de FactSet, son Sabadell y Unicaja. Pero hay muchos detalles dentro de esta elección y cada inversor puede elegir sus ases en función de distintos aspectos fundamentales.

Uno de los primeros aspectos en los que se fija un hipotético inversor a la hora de elegir una u otra empresa es básicamente, cuál puede subir más en bolsa. Hay muchas formas de echar las cuentas para saberlo y cada analista tiene su librillo. Para el inversor común, por tanto, lo más fácil es mirar los precios objetivos y ver dónde se sitúan, de media, de cara a los próximos 12 meses. En este sentido, Unicaja, Bankinter y CaixaBank son claramente los que ahora ofrecen un mayor potencial alcista, con recorridos de más del 30% hasta sus valoraciones medias. Pero claro, este dato esconde algunas cosas, como que precisamente han sido estos tres bancos los que menos han subido este último año.

Unicaja se acerca al 40% de potencial. Desde Renta 4 exponen que "a pesar de que en los últimos resultados han superado las previsiones en las principales cifras y la fuerte generación de caja mostrada, la debilidad vista en el crédito podría seguir pesando sobre su cotización". En Bankinter, también rezagada este año en bolsa pero habiendo sido uno de los bancos que mejor han evolucionado durante la época de tipos cero, los analistas ven de nuevo una oportunidad de entrada con más de un 30% de recorrido. Desde el banco reiteraron su confianza con respecto a 2024 "gracias al entorno de tipos altos y a la resiliencia del margen de clientes", apuntan en Citi.

Pensando igualmente en lo que deparará para los bancos españoles 2024, no hay que ignorar las estimaciones que los analistas mantienen sobre la evolución de sus beneficios. Y aquí, efectivamente, se constata que el pico de los tipos al que se ha llegado este año también supone un techo en sus beneficios, que decaerán ligeramente el año que viene. Salvo por dos excepciones: Unicaja y Santander. Los malagueños encaran dicho ejercicio con el objetivo de terminar de integrar lo que era Liberbank y eso se reflejará también en su cuenta de resultados. En este caso, además, "el mercado estará atento a la evolución del crédito hipotecario", señalan en Renta 4, donde Unicaja tiene una exposición importante, teniendo en cuenta que menores tipos de interés podrían devolver el volumen perdido durante los últimos meses". En Santander, el techo de beneficios se verá el año que viene, según las estimaciones del consenso de analistas que recoge FactSet. El banco cántabro cuenta con un contrapeso importante a lo que es el mercado español y europeo y es su exposición a otras áreas que evolucionarán de forma distinta, como EEUU, México y, sobre todo, Brasil, que supone un 25% de los ingresos totales del grupo.

Otro de los aspectos que el inversor tiene en cuenta a la hora de elegir dentro del menú que se ofrece es el precio. Qué se puede comprar más barato. En este contexto, en el sector bancario se suelen mirar principalmente dos métricas, como son el precio en relación al valor contable y el PER, que son las veces que el beneficio se recoge en el precio de la acción. Bajo este último parámetro, Sabadell es el título donde se compran más baratos los beneficios futuros, a solo 5,7 veces, pese a que acumula un retorno de más del 50% en bolsa durante 2023. Desde Bankinter Research reconocen que "Sabadell cotiza a unos múltiplos muy atractivos, por debajo de la media española y europea". La compañía ha ido actualizando al alza su guidance cada vez que presentaba resultados, recogiendo tipos más altos y una evolución del crédito más débil. "Sus múltiplos actuales no recogen el potencial de recuperación de la rentabilidad, posibles programas de recompras de acciones adicionales o una mejor evolución del acuerdo estratégico con Nexi en el negocio de pagos", explican en Renta 4. En cuanto a la cotización en relación al valor en libros o valor contable, la que se encuentra con un mayor descuento es Unicaja. "La falta de noticias o catalizadores ha penalizado al valor este año, que debería ser el que aporte el mayor crecimiento en 2024 gracias también a las menores provisiones; sus múltiplos nos parecen baratos y es probablemente el gran argumento para recomendar comprar Unicaja", señalan en Deutsche Bank.

Desde Bank of America explican que, pese a este rebote, los bancos siguen en valoraciones atractivas tras las revisiones de beneficios y mejores condiciones empresariales tras el fin de la política de tipos cero del BCE". "Sin embargo, el sector parece vulnerable desde un punto de vista macroeconómico si, tras un año de crecimiento mundial sorprendentemente sólido, el agresivo endurecimiento monetario se traduce en un debilitamiento de la economía, ya que esto suele ir asociado a una ampliación de los diferenciales de crédito y a un descenso de los rendimientos de los bonos, factores ambos que tienden a lastrar el rendimiento de los bancos en relación con el mercado", agregan.

La rentabilidad se dispara

Desde que comenzó el proceso de subida de tipos por parte del Banco Central Europeo, en julio del año pasado, el negocio de los bancos no ha dejado de crecer de forma automática a medida que se iba repreciando el crédito concedido y se iba canalizando más a tipos más altos, expandiendo los márgenes netos de intereses de todas las entidades, pero, sobre todo, de aquellas con un mayor negocio retail e hipotecario.

En este contexto, el que ha sido durante los últimos años el rey indiscutible del ROE (return on equity), la forma en la que se mide la rentabilidad sobre los recursos propios, ha sido Bankinter, por la propia naturaleza de su negocio y su tipo de clientela. Sin embargo, los analistas esperan que el año que viene Bankinter caiga al segundo puesto y sea superado por BBVA gracias al buen momento por el que pasa su negocio español, pero sobre todo el mexicano, donde logra rentabilidades del 20%. Desde Bankinter Research señalan que "disfruta de un buen momento en resultados y rentabilidad, con la morosidad contenida y exceso de capital". "En el último trimestre la actividad comercial en México y la expansión de márgenes en España han compensado el esfuerzo en provisiones y la debilidad de Turquía", agregan. BBVA mantiene los objetivos de cara a 2024 intactos desde que los revisara en agosto, consistentes en un RoTE de entre el 15 y el 20%, crecimiento anual del valor contable más dividendos del 15% y una ligera mejora en eficiencia sobre el 42% objetivo. "Los beneficios están apoyados por su exposición a mercados de gran crecimiento como México, sus recompras de acciones y su apalancamiento operativo", explican desde JP Morgan.

Tras BBVA, los expertos esperan que Bankinter se quede muy cerca, en un ROE del 14,4% mientras que CaixaBank, que es la tercera, ya quedaría por debajo del 13%, según estas estimaciones. Ahora esperan un crecimiento de entre el 40 y el 45% para el conjunto del año "gracias, sobre todo, al proceso de repreciación de la cartera de crédito, una desaceleración prevista del ritmo de aumento del coste de los depósitos y el crecimiento del crédito", agregan en Renta 4.

"A la banca española realmente le ha empezado a ir bien a partir del cuarto trimestre del año pasado o el primero de este, cuando ya podemos tener comparativas interanuales mejoradas, especialmente en los márgenes por intereses", explica Nuria Álvarez, analista de banca de Renta 4. "Pero es que aunque no hubieran hecho nada, por el simple hecho de tener los tipos más altos ya ganarían más dinero automáticamente", agrega. "Los márgenes han mejorado enormemente pero, sobre todo, porque el pasivo no está siendo prácticamente remunerado", explica Rafael Valera, CEO y gestor de Buy & Hold. "En contra, tienen la disminución del apetito por el crédito hipotecario como estamos viendo en los últimos datos", agrega el experto.

Por último, está la retribución al accionista. Esa rentabilidad fija, o casi fija, que supone tener una acción de una empresa que reparte parte de sus beneficios entre sus accionistas y que en el caso del sector bancario, es más que destacable, ya que, sin contar las recompras de acciones (que suponen un plus de varios puntos porcentuales), estos rendimientos van del 5,7% de Banco Santander hasta el 9,6% de CaixaBank, que es uno de los mayores pagos de toda la bolsa española. "Los fundamentales de CaixaBank son buenos [exceso de liquidez y solvencia] y la remuneración al accionista es atractiva [dividendo en cash y recompra de acciones], con unos índices de calidad crediticia buenos", exponen los analistas de Bankinter. "La ratio de capital se mantiene en un nivel confortable que permite mantener una política de remuneración atractiva para los accionistas", agregan. Su plan estratégico contempla repartir aproximadamente 9.000 millones entre 2022 y 2024, de los cuales 5.500 corresponden a 2023 y 2024, que equivale a más de un 18% de su capitalización actual.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud