Bolsa, mercados y cotizaciones

¿Cuándo bajará tipos el BCE? Nadie se cree el tono hawkish de Lagarde y el primer recorte llegará en 2024

  • El mercado descuenta el primer descenso para el mes de abril
  • Para el próximo año se dibujan tres recortes hasta el 3,75%
  • Algunos analistas alejan las expectativas de las bajadas a junio
La presidenta del BCE, Christine Lagarde, llegando a rueda de prensa. Bloomberg

Christine Lagarde, presidenta del BCE, ha tenido su arrebato hawkish en rueda de prensa, tras la reunión del BCE, al advertir que la institución no descartaba subir más los tipos de interés, pese a que hoy los ha mantenido en el 4,5%. Sin embargo, ni el mercado, ni los expertos se han terminado de creer esta perspectiva. Las previsiones contemplan el primer recorte de tipos para el próximo año y que se realizarán tres hasta llevar al precio del dinero al 3,75% . Mientras el mercado mantiene la apuesta que se ejecutará en el mes de abril, algunos analistas advierten que no será tan pronto.

Reunión de puro trámite. El BCE y su presidenta han conseguido pasar de puntillas para los mercados y esta circunstancia no suele destacar en el historial de Lagarde. Tampoco ayudaba que la reunión iba a suponer la primera pausa del banco central después de casi año y medio y es que la gran pregunta que flotaba en el ambiente de la comparecencia de la banquera gala era cuándo bajará los tipos. "Si bien el BCE podría aumentar aún más los tipos de interés, la atención se ha desplazado hacia la duración probable en máximos de los tipos de interés oficiales", explica Konstantin Veit, gestor de carteras de PIMCO.

En el argot de banca central, el BCE ha activado el modo piloto automático, que viene a encajar con la expresión futbolera: "vamos partido a partido". La banquera gala ha apelado a los datos para ocultar los próximos movimientos del banco: "Somos dependientes de los datos y vamos a seguir siéndolo", ha dicho. Ha sido la respuesta para la primera pregunta de los periodistas en la rueda de prensa. "Hablar de recortes de tipos es absolutamente prematuro", ha enfatizado.

Pero es la pregunta clave. La mayoría de las analistas pone el acento en cuándo se producirá el techo de los tipos de interés. Para que lo tipos piquen en su nivel máximo necesitan que se produzcan los primeros recortes, y esa es la cuestión. "Creemos que los riesgos siguen estando sesgados hacia recortes de tipos algo más tardíos en comparación con las expectativas actuales del mercado", comenta Veit.

El OIS (Overnight Indexed Swap) es el mercado de derivados financieros más seguido por los inversores, ya que anticipa los movimientos del banco central en base a los millones de permutas financieras que se realizan para cubrir posiciones abiertas. Este mercado opaco descuenta que los tipos ya han tocado techo en el actual 4,5% y se mantendrá así hasta abril de 2024.

De hecho, Lagarde ha mostrado cierto perfil duro. La presidenta ha abierto la puerta a más alzas: "Mantener los tipos no significa que no los vayamos a subir nunca más". Pero ni el mercado ni los expertos han comprado el tono de advertencia. Mohamed El-Erian, el presidente del Queens College de la Universidad de Cambridge y asesor económico jefe de Allianz, lo recalca en la red social X, donde decía que lo realmente importante de la reunión era ver cómo Lagarde transmitía el mensaje, precisamente, para no dar a entender que las subidas de tipos han sido suficientes. "El BCE tiene que luchar contra esas expectativas", apuntaba.

"El BCE considera que los tipos de interés se encuentran en niveles suficientemente restrictivos", señala Ann-Katrin Petersen, estratega senior de inversión de BlackRock Investment. Por eso, el enfoque del mercado ha pasado a centrarse en cuánto tiempo durará la restricción monetaria en los niveles actuales y no hasta dónde llegará.

Además del primer recorte de tipos en primavera, el mercado de swaps anticipa en total tres bajadas en los intereses de la política monetaria. El siguiente llegaría en junio y el otro se acometería en septiembre, aunque este último es el que está menos claro. Esas posiciones implican que la inflación ya habrá entrado en vereda para entonces y que la economía se habrá ralentizado.

Pero Lagarde ha intentado no lanzar las campanas al vuelo y ha dicho que la inflación volverá al objetivo del 2% "con el tiempo", ya que actualmente el IPC duplica el nivel óptimo, en el 4,3%. Eso significa que los tipos de interés deben seguir siendo elevados, no se ha ganado la batalla contra la inflación y de otra forma no se lograría el objetivo de estabilidad de precios. "Esto arraiga la perspectiva de los tipos más altos durante más tiempo", señala Claus Vistesen, de Pantheon Macroeconomics.

Hace tiempo que Lagarde ha renunciado a ofrecer una guidance clara ante la incertidumbre del comportamiento de la inflación. Y la mayoría de los analistas no creen que haya lugar para más subidas, como es el caso de ING. Por eso, la pregunta directamente se traslada a la extensión del ciclo, cuánto tiempo se mantendrán los tipos en su nivel actual, el máximo, si finalmente lo es. "La pausa ha girado el énfasis al mantra de los tipos de interés altos durante más tiempo", defiende el analista de la casa Carsten Brzeski.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud