Bolsa, mercados y cotizaciones

EEUU duplica su déficit mientras su economía crece: la explicación que está detrás de unos bonos disparados

  • Tuvo un déficit de 2,02 billones de dólares durante el año fiscal
Casa Blanca (iStock)

En un año en el que la economía estadounidense superó todas las expectativas, el déficit federal prácticamente se ha duplicado, poniendo de manifiesto una terrible trayectoria de su deuda que probablemente desencadenará una sucesión de batallas en el parlamento en torno a los próximos presupuestos. Concretamente, el Gobierno tuvo un déficit de 2,02 billones de dólares durante el año fiscal, que ha terminado con la condonación de la deuda universitaria. Esta cifra es claramente superior a los 1,02 billones de déficit del año anterior y esta brecha está prendiendo el debate entre políticos y expertos.

El aumento es un claro ejemplo de una trayectoria fiscal que ha desencadenado advertencias de economistas, políticos y agencias de calificación crediticia. También ayuda a explicar por qué los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense a más largo plazo están alcanzando máximos no vistos desde antes de la crisis financiera mundial, y el gobierno necesita emitir cada vez más deuda para cubrir el déficit de ingresos en relación con el gasto. Los rendimientos de los bonos, atrapados en esta tendencia, han superado este lunes la cota histórica del 5%.

Desde la bancada republicana la explicación está clara, Biden ha emprendido una campaña de gasto descontrolado y destructivo. Y, aunque se llegó a un pacto para desbloquear el techo de deuda, la realidad es que las necesidades de gasto siguen aumentando día a día para la Casa Blanca. El país norteamericano ha pedido 106.000 millones de dólares en fondos de emergencia para Israel, Ucrania y la frontera entre Estados Unidos y México.

Fuera del debate político sobre el gasto, los expertos afirman que el problema del déficit no está en este punto, sino que se trata de un serio problema de ingresos que está afectando a la principal economía del mundo. Gran parte esta situación se debe a los efectos colaterales de una inflación más rápida, una dinámica que también está sujeta a un amargo debate.

Medido como porcentaje del producto interno bruto, el aumento ajustado del déficit marca uno de los tres peores años desde 1950, según JP Morgan. Los otros dos se produjeron en tiempos de crisis: 2009 y 2020. Pero el año fiscal 2023 experimentó un fuerte crecimiento económico, con más de 3 millones de personas agregadas a las nóminas estadounidenses. Una paradoja que ha sorprendido a propios y a extraños, pues no es común ver como la actividad económica crece de forma clara y el déficit se dispara. Estos son los tres factores que explican este fenómeno.

Condonación de deuda estudiantil

Las cifras anteriores eliminan el impacto del programa de condonación de préstamos estudiantiles de la administración Biden. Eso había aumentado el déficit de 2022 en 379.000 millones de dólares, pero después de que la Corte Suprema anulara la medida, el Tesoro tuvo que revertir la mayor parte de la contabilidad reduciendo el déficit de 2023 en 320.000 millones de dólares. La mayoría de los observadores fiscales han extraído las cifras de deuda estudiantil de 2022 y 2023 para tener una visión más clara del presupuesto federal.

Desplome de los impuestos

Hubo una caída de 456.000 millones de dólares en los ingresos por impuestos a la renta individuales, el mayor cambio en los flujos en los dos años. Parte de eso se debió a una importante reversión en los mercados financieros de 2021 a 2022. En 2021, el índice S&P 500 de acciones estadounidenses subió alrededor de un 27%, mientras que los bonos y otros activos también se apreciaron, lo que aumentó los impuestos sobre las ganancias obtenidas. Pero en 2022, el S&P 500 cayó un 19%, y los bonos también se desplomaron, lo que afectó considerablemente los ingresos por ganancias de capital y otras ganancias de inversiones adeudadas este año.

Los ingresos fiscales sufrieron otro golpe debido a las prórrogas de presentación de declaraciones concedidas a hogares y empresas en zonas afectadas por desastres. Eso incluyó en particular a casi toda California, lo que impulsó los ingresos de uno de los principales estados, estimados por el Centro de Política Bipartidista en alrededor de 100.000 millones, del año fiscal 2023 al año fiscal 2024.

El plan de rescate de Biden

El proyecto de la Casa Blanca que incluye leyes emblemáticas como la 'Chips-Act', el 'Inflation-Act' la ley de empleo de infraestructura y otras muchas iniciativas englobadas dentro del 'Plan de Rescate' han tenido su influencia, aunque en menor grado. En 2021, Biden anunció un plan de estímulos de 1,9 billones de dólares para reflotar el PIB de EEUU. De modo que aún está teniendo impacto marginal en el déficit del país.

Inflación y derechos

Los beneficios federales pagados (sistema público de Estados Unidos) en 2023 recibieron un ajuste por coste de vida del 8,7%, lo que refleja el aumento de la inflación que alcanzó su punto máximo en 2022. La Seguridad Social representó 134.000 millones del aumento del déficit, y Medicare (su sistema público de salud) otros 92.000 millones. Estos datos han contribuido de forma determinante a elevar las necesidades de gasto el gigante norteamericano.

La Reserva Federal y bonos

En tiempos de tipos bajos, el Tesoro gozaba de efectivo traspasado desde la Fed gracias a los intereses sobre su cartera de bonos. Esa era se terminó y ahora la Fed está pagando unos grandes intereses sobre el efectivo que la banca deposita en su sistema. Si antes la tasa de depósito era cercana al 0%, ahora está muy por encima del 5% y es mucho más alta que el bono promedio de la cartera de la Reserva Federal. Este cambio de paradigma ha provocado un aumento del déficit de 106.000 millones de dólares.

Por otra parte, los propios aumentos de los tipos de interés han elevado los rendimientos de la deuda que emite Estados Unidos. Los intereses medios que paga el Tesoro por los valores negociables ha subido a más del 3%, la más alta desde 2009. En total, los costos netos por intereses de la deuda agregaron 184.000 millones de dólares al déficit este año, según datos de Bloomberg.

¿Qué pasará ahora?

Es probable que el déficit del año fiscal que comenzó el 1 de octubre se reduzca, gracias en parte al desempeño positivo de los mercados financieros en el año calendario 2023, lo que debería impulsar los ingresos cuando se paguen los impuestos en 2024. Los ingresos retrasados de California también ayudarán a un retoque final del déficit.

Pero es probable que la Reserva Federal todavía no pague al Tesoro, y el Tesoro pagará intereses cada vez más altos sobre su deuda durante algún tiempo. Esto genera un círculo vicioso, porque los mayores costos de intereses sólo aumentan el déficit, lo que requiere vender más deuda. "Lo que realmente estamos viendo es que 2 billones de dólares es la nueva normalidad para los déficits", dijo Marc Goldwein, director senior de políticas del Comité para un Presupuesto Federal Responsable, un organismo de control fiscal.

Los candidatos republicanos a la presidencia están pidiendo más recortes de impuestos

Establece una batalla política cuando los principales elementos del paquete de recortes de impuestos del expresidente Donald Trump expiren a fines de 2025. La administración Biden ya ha comenzado a plantear una narrativa de que esas reducciones son parte de la razón del aumento del déficit.

Los candidatos republicanos a la presidencia están pidiendo más recortes de impuestos para elevar las tasas de crecimiento, argumentando que eso también aumentará los ingresos con el tiempo. Mientras tanto, hay que esperar déficits más amplios en las proyecciones actualizadas a largo plazo de la Oficina de Presupuesto del Congreso y la Oficina de Gestión y Presupuesto de la Casa Blanca en la primavera, para dar cuenta de la nueva dinámica de mayores costos de endeudamiento.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud