Bolsa, mercados y cotizaciones

El exitoso medicamento de Dinamarca que también hace adelgazar a los tipos de interés

  • El fármaco Wegovy ha catapultado a la farmaceútica danesa Novo Nordisk
  • El éxito del sector dispara las exportaciones y espolea el PIB tras el covid
  • Esto aupa a la corona y hace al banco central no seguir el ritmo del BCE
Foto: Bloomberg

Un fármaco contra la subida de peso también se ha mostrado efectivo contra la subida de los tipos de interés en Dinamarca. El éxito de la industria farmacéutica del país, sobre todo de la compañía Novo Nordisk, ha obligado al banco central danés a mantener los tipos por debajo de lo esperado.

Existe "una relación directa" entre el creciente papel de la industria farmacéutica y el fortalecimiento de la corona, que a su vez amplía el diferencial entre el tipo de interés oficial de Dinamarca y el del Banco Central Europeo (BCE), han asegurado recientemente los analistas de Danske Bank, el mayor banco del país, en una nota para clientes.

"Puede parecer extraño que los medicamentos para adelgazar afecten a los tipos de interés en Dinamarca, pero es así", ha concendido Jens Naervig Pedersen, analista de Danske, en unas declaraciones a Bloomberg, refiriéndose al fármaco superventas de Novo, Wegovy, que contiene semaglutida como principio activo y está destinado a ayudar a las personas a adelgazar y mantener su peso bajo control. Un estudio reciente ha revelado sus efectos positivos para los pacientes con insuficiencia cardíaca, lo que le ha conferido aún más popularidad.

El Banco Nacional de Dinamarca (DNB por sus siglas en inglés), cuyo mandato es vincular la corona al euro, ya ha subido los costes de endeudamiento menos que el BCE en el último año para debilitar su moneda en medio del auge de las exportaciones. Esto ha creado un diferencial de 40 puntos básicos con los tipos de la zona euro.

Mientras tanto, el meteórico ascenso de Novo ha hecho que su valor de mercado supere el producto interior bruto (PIB) de Dinamarca y la ha convertido en la segunda empresa europea en capitalización bursátil. Hace unas semanas, la farmacéutica elevó sus perspectivas de beneficios para 2023 en un contexto de auge de la demanda de Wegovy.

En el primer trimestre de este año, el PIB danés se situaba un 8% por encima de su nivel anterior a la pandemia. También estaba por encima de su tendencia prepandémica y por encima del nivel equivalente entre sus homólogos. El desglose del gasto muestra que las exportaciones aumentaron un impresionante 16,6% durante el mismo periodo. Y el desglose por sectores muestra que la producción industrial ha crecido a un ritmo de dos dígitos.

El sector farmacéutico ha contribuido con fuerza. El porcentaje del valor añadido de la economía derivado de los productos farmacéuticos pasó del 2,9% en 2013 al 4,5% en 2020. Y desde entonces el sector se ha disparado, ayudado por el éxito de medicamentos como el citado de Novo Nordisk. De hecho, los productos farmacéuticos han representado por sí solos un tercio del crecimiento del PIB de Dinamarca desde 2020

Sin embargo, aunque bienvenido, este fuerte crecimiento impulsado por las exportaciones ha causado algunas complicaciones para el sistema de tipo de cambio fijo del DNB. Como recordatorio, la corona se negocia formalmente en una banda de +/-2,25% en torno a un centro de 7,46 coronas danesas por euro, como parte del Mecanismo de Tipo de Cambio (MTC2), pero en la práctica el DNB la fija en torno a 7,44 coronas danesas por euro, es decir, un 0,3% por encima del centro.

En respuesta al aumento de las exportaciones y a los grandes superávits por cuenta corriente resultantes (las exportaciones y las transferencias recibidas superan a las importaciones y las transferencias entregadas), el DNB ha subido sus tipos de interés oficiales menos que el BCE en los dos últimos años. Entre septiembre de 2021 y julio de 2023, el DNB subió el tipo de su Certificado de Depósito 385 puntos básicos, mientras que el BCE subió el suyo (el tipo de facilidad de depósito) en 425 puntos básicos. Ambos se sitúan ahora en el 3,35% y el 3,75%, respectivamente.

Además, el DNB compró divisas extranjeras por valor de 68.000 millones de coronas danesas en entre septiembre de 2022 y enero de 2023. Tanto la política de tipos como la de intervención de divisas tenían por objeto limitar la apreciación de la moneda. Cuando un banco central compra divisas extranjeras o, lo que es lo mismo, vende las suyas, está buscando frenar su subida.

"La decisión de mantener los tipos de interés oficiales por debajo de los del BCE significa que las condiciones financieras son más laxas de lo que habrían sido en otras circunstancias, lo que podría aumentar ligeramente las presiones inflacionistas. Sin embargo, no creemos que estas presiones sean demasiado graves, por varias razones", expone en un informe Andrew Kenningham, economista jefe para Europa de Capital Economics.

Para empezar, señala Kenningham, el diferencial de tipos de interés es bastante pequeño. En segundo lugar, prosigue, las presiones alcistas sobre la moneda han disminuido este año, lo que podría indicar que el diferencial es ahora lo suficientemente grande como para mantener el equilibrio. El DNB no ha realizado compras netas de divisas desde enero, pero la corona se ha mantenido por debajo de los niveles que alcanzó el año pasado. Y en tercer lugar, la ralentización económica que se prevé como consecuencia de la entrada en recesión de la zona euro y el menor crecimiento del crédito en Dinamarca deberían contribuir a amortiguar las presiones inflacionistas.

"También conviene recordar que el DNB ha fijado sus tipos de interés por debajo de los del BCE y ha intervenido fuertemente en ocasiones anteriores sin causar mayores problemas", apunta también el analista, recordando que el DNB fue el primer banco central de una economía avanzada que recortó los tipos a territorio negativo cuando, en 2012, estaba haciendo frente a las entradas de capital durante la crisis de la eurozona.

Su consideración como refugio seguro propició estas entradas de dinero extranjero que se convertía en coronas, lo que apreciaba la moneda y amenazaba con que subiera la inflación para los ciudadanos daneses y perjudicara las exportaciones.

Igualmente, en enero de 2015, la decisión del Banco Nacional de Suiza de abandonar su límite máximo para el franco provocó una presión alcista masiva, aunque de corta duración, sobre la corona danesa por las entradas de capital especulativo y las instituciones nacionales que cubrían su exposición a divisas. En respuesta, el DNB bajó los tipos al -0,75% e intervino a gran escala en el mercado de divisas.

"De cara al futuro, sospechamos que el DNB mantendrá sus tipos de interés oficiales en torno a 40 puntos básicos por debajo de los del BCE en un futuro previsible. Los responsables políticos no querrán reducir el diferencial con el BCE porque eso podría atraer más entradas de capital. Pero no querrán aumentar más el diferencial porque eso podría impulsar la demanda interna y las presiones sobre los precios. De hecho, el banco central ha mantenido sin cambios el diferencial con el tipo del BCE desde febrero", explica Kenningham.

Por lo tanto, pensamos que el DNB probablemente igualará al BCE en la subida de tipos de 25 puntos básicos en septiembre y mantendrá los tipos hasta la segunda mitad de 2024, antes de recortarlos gradualmente en sincronía con el BCE", avanza el experto de Capital Economics.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud