Bolsa, mercados y cotizaciones

El petróleo camina por la 'cuerda floja' tras sufrir la mayor caída en cuatro meses

  • Las posiciones bajistas sobre los futuros de diésel ya superan a las alcistas
  • El crudo Brent y el West Texas se desplomaron un 5% en la jornada del martes
  • Perder la zona de los 70 dólares supondría mayor tensión y miedo en los mercados
Una bomba de petróleo en una pradera. Foto de iStock

El mercado de petróleo está siendo protagonista de una situación un tanto atípica. En un momento en el que la demanda se mantiene fuerte y los recortes no paran de sucederse por el lado de la oferta (la OPEP y Rusia), el precio del crudo está sufriendo caídas intensas (hoy cae más de un 3%) que han llevado al barril de Brent y West Texas muy por debajo de los niveles previos a la guerra. El miedo a una recesión en los países avanzados y una ralentización en China puede con todo. Por mucho que se recorte la oferta, si la demanda se debilita, el petróleo parece condenado a caer.

Este martes, el precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) cerró con una caída del 5,3% hasta 71,66 dólares el barril, el mayor descenso en cuatro meses y encadenando una racha de cuatro jornadas de pérdidas. El Brent, de referencia global, se dejó un 5% hasta los 75,3 dólares. Esta jornada, el crudo cae más de un 3% y pierde los 73 dólares en el caso del Brent y los 69 en caso del Texas. Los inversores han puesto el foco en las crecientes posibilidades de recesión en EEUU, las preocupaciones por el techo de deuda en ese país y la debilidad que muestran algunos datos de consumo de materias primas en China.

No solo eso, los datos de comercio internacional publicados hasta la fecha también revelan que la economía se está debilitando en la Eurozona y otros países desarrollados, acercando a la economía global a lo que podría ser una nueva recesión. Si la economía en los países desarrollados se contrae, la demanda de petróleo crudo podría caer entre uno y dos millones de barriles diarios, dejando en nada los recortes implementados por la OPEP y Rusia.

"El sentimiento en el mercado del petróleo sigue siendo negativo. El Brent sufrió una caída del 5% ayer. Esta es la mayor disminución porcentual diaria desde principios de enero y el nivel más bajo visto desde marzo. Hay pocos fundamentales nuevos que justifiquen la liquidación, aunque los inversores parecen estar cada vez más nerviosos por las perspectivas macroeconómicas y sus implicaciones para la demanda de petróleo", asegura Warren Patterson, analista de materias primas de ING en una nota.

La recesión se acerca

"La economía de EEUU continúa evolucionando de manera consistente con una recesión que comenzará en algún momento de este año", aseguran en una nota los analistas de Barclays que queda recogida por la agencia Reuters. "El sector manufacturero se está contrayendo, el consumidor está teniendo problemas... Hay señales cada vez más amplias de grietas que emergen dentro del mercado laboral", sentencia la nota del banco británico.

"En las últimas semanas, ya hemos visto a los especuladores reducir sus posiciones largas (apuestan a que el petróleo va a subir) netas sobre el Brent, mientras que para el barril de diesel, los especuladores han pasado de una posición larga neta a una posición corta (apuesta a que va a bajar) neta. La pregunta clave ahora es dónde está el suelo para el mercado. Desde el punto de vista técnico se encuentra en los 70 dólares, lo que debería dar soporte al mercado", sostiene Patterson.

Además, es alrededor de esos niveles, el Gobierno de EEUU podría dar la orden de comprar petróleo para comenzar a rellenar sus reservas estratégicas de crudo.

Sin embargo, si se pierden los 70 dólares (algo que está sucediendo esta misma jornada en el caso del Texas), la situación podría ser compleja para el crudo: "Si finalmente se rompe y cae por debajo de los 70 dólares, esto sería una preocupación para la OPEP+, por lo que es probable que aumenten los rumores y las conversaciones sobre recortes adicionales si el crudo cae por debajo de ese nivel", asegura Patterson. La caída por debajo de ese nivel técnico podría alimentar los propios miedos a una corrección mayor, lo que generaría mayor presión todavía sobre el precio del petróleo.

"El mercado es un desierto para los inversores ahora mismo", asegura Scott Shelton, especialista en energía de ICAP en declaraciones a Bloomberg.

¿Qué pasará en el futuro?

Si la recesión termina llegando, el petróleo podría caer aún mucho más. Pero si la economía global mantiene el tipo, el riesgo real para las previsiones del petróleo son al alza, es decir, el crudo podría dispararse en la segunda mitad del año.

Los economistas de Gavekal Research creen que "a pesar del recorte de producción prometido en abril por parte del cartel de productores de petróleo de la OPEP+, el precio del petróleo se ha encontrado bajo presión en las últimas semanas ante la decepcionante demanda china y los temores de una recesión en EEUU. Es dudoso que esta tendencia bajista esté justificada. La demanda de importaciones chinas aumentará y la economía estadounidense hasta ahora ha evitado la recesión", sostienen estos expertos en un informe publciado esta mañana.

La demanda mundial de petróleo está en camino de crecer alrededor de 2,5 millones de barriles por día durante 2023 y no está claro de dónde provendrá el suministro adicional para satisfacer esa demanda.

Los miembros de la OPEP del Golfo Pérsico tienen capacidad ociosa (pueden producir más de lo que están produciendo), pero hasta ahora han mantenido la disciplina de las cuotas. Rusia está bombeando y exportando cerca de su capacidad. Es poco probable que EEUU acelere el crecimiento de su producción de crudo, mientras que la industria de exploración y producción en general se ha visto privada de nuevas inversiones en los últimos años.

"Como resultado, a medida que aumenta la demanda, es probable que la oferta se vea limitada, con el balance de riesgo para los precios del petróleo al alza", Tom Holland, analista de Gavekal Research.

No obstante, "se necesitarán algunas pruebas en el mercado físico (compra vente de crudo spot) que dejen entrever que se está estrechando la oferta antes de que veamos una actividad comercial más positiva", aseguraba por teléfono Emily Ashford, analista de energía de Standard Chartered Bank, a la agencia Bloomberg.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud