Bolsa, mercados y cotizaciones

Bank of America, el banco con más pérdidas no realizadas entre los grandes

  • Superan los 108.000 millones de dólares
  • Suponen un 47% de total de sus fondos propios
  • En Wells Fargo, esta partida supone un 25% de sus fondos propios
Bank of America, en el centro de todas las miradsa
Madridicon-related

En un contexto prominentemente bajista en el mercado de renta variable como el que han enfrentado en las últimas semanas las entidades financieras mundiales, Bank of America se ha encontrado con papeletas para ser objeto de análisis y escudriño en los parqués a tenor de la cifra de pérdidas no realizadas que ha llegado a acumular en 2022.

Esta partida, que fue la que hace apenas una par de semanas puso en el centro de todas las miradas al hasta entonces desconocido Silicon Valey Bank, ascendió en el ejercicio anterior por encima de los 108.596 millones de dólares, lo que supone un 47% de sus fondos propios. En ninguna otra entidad de su tamaño o de sus características en EEUU, este porcentaje es tan elevado.

De hecho, la siguiente firma bancaria de su cariz en tener un porcentaje elevado es Wells Fargo, banco en el que esta partida asciende hasta el 25% de sus fondos propios. Ya por detrás de ella aparecerían Morgan Stanley, Bank of New York Mellon o U.S. Bancorp con unas pérdidas no realizadas que suponen menos de un 25% del total de sus fondos propios.

Las pérdidas no realizadas surgen de activos que han sufrido una disminución de valor pero aún no han sido vendidos. Y únicamente se convierten en pérdidas realizadas cuando finalmente se vende dicho activo. En el caso de SVB, fue una cartera de bonos comprada en el peor momento -en 2021-, que había perdido valor debido a las subidas de tipos.

Y es que, las decisiones de la Reserva Federal están teniendo consecuencias directas sobre las firmas bancarias estadounidenses. De hecho, desde la propia firma ya habían tenido en cuenta las posibles implicaciones negativas de las medidas de las entidad central en su informe anual, en el que anunciaban sus cuentas anuales a la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por su sigla en inglés). En él, la propia entidad ya alertaba de los riesgos de la subida de tipos en sus cuentas. "Aunque la incertidumbre en torno a la pandemia ha disminuido, sigue existiendo incertidumbre en cuanto a las repercusiones económicas más generales como consecuencia de las presiones inflacionistas, la subida de los tipos y la actual situación geopolítica, y podría tener repercusiones adversas en los parámetros de calidad crediticia en periodos futuros".

Eso sí en el caso de las grandes entidades, tal y como explicaba a este medio hace unas semanas Darío García, de XTB, "sí tienen coberturas de tipos de interés y no les preocupa que haya una pérdida temporal de su cartera de bonos".

Una de las grandes de EEUU

El foco sobre Bank of America supone poner en el centro de las miradas a una firma que cuenta con más de 138.000 personas trabajando en sus filas, es decir, que se encuentra entre las cinco entidades bancarias del país más grandes en cuanto a plantilla laboral se refiere. No es para menos, teniendo en cuenta que capitaliza más de 215.000 millones de dólares, lo que la sitúa entre las 30 empresas más grandes del S&P 500 por capitalización.

Pese a la coyuntura, aún siguen siendo mayoría los analistas que recomiendan tomar posiciones en ella (un 51% según los datos recogidos por Bloomberg), y solo dos expertos aconsejan vender. Algo inusual en el track record de la compañía. No en vano, desde comienzos del año de 2022 no tenía ni un consejo de deshacer posiciones en su haber.

En este sentido, solo cuatro de los 12 analistas que han revisado su valoración en lo que ha transcurrido de mes han rebajado su precio objetivo, lo que deja su potencial alcista todavía en un 40% sobre su precio de cotización, muy castigado en bolsa tras caer un 18% en el año.

27.500 Millones de dólares de beneficio

Pese a lo abultado de las pérdidas no realizadas, Bank of America registró en 2022 un beneficio neto superior a los 27.500 millones de dólares. Una cifra que, eso sí, fue un 13% inferior a la registrada en 2021, año en el que consiguió sus ganancias más elevadas de la historia. De cara a 2023, las previsiones apuntan a un estancamiento de sus beneficios: quedarán ligeramente por debajo de las registradas el año pasado.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud