Bolsa, mercados y cotizaciones

El mercado prevé el primer recorte de tipos de la Fed antes de acabar 2023

  • Los futuros sobre los tipos en EEUU descuentan la primera bajada dentro de 12 meses
  • Los mercados y analistas esperan un aumento de 50 pb en diciembre
Madrid icon-related

En las últimas semanas muchos inversores han estado muy atentos a lo que se ha llamado el "pivot [cambio]" de la política monetaria de la Reserva Federal, el momento en el que el ritmo de subidas de tipos pasará de ser de 75 puntos básicos a 50 puntos básicos.

Sin embargo, el verdadero cambio de política monetaria está más lejos en el horizonte, pero es más significativo: ¿cuándo comenzará el ciclo de bajadas de tipos por parte de la institución? Aunque todavía quedan subidas en el precio del dinero por delante, los inversores descuentan que el primer recorte de tipos en EEUU llegará antes de 2024.

Las expectativas de recorte de tipos podrán basarse en datos más actualizados el próximo 14 de diciembre, cuando tendrá lugar la última reunión del año de la Reserva Federal. Entonces, la institución actualizará su cuadro de previsiones macro y, lo que es más importante, publicará las estimaciones de tipos de interés que manejan los propios miembros de la Fed para los próximos años.

En septiembre la Fed publicó sus últimas previsiones en este sentido, que apuntan a unos tipos de interés del 4,6% al finalizar el año que viene, y del 3,9% en 2024, confirmando que el precio del dinero empezará a recortarse en este periodo. Lo que el mercado está descontando en este momento, según los contratos de futuro sobre los tipos de interés que recoge Bloomberg, es que el primer recorte se producirá en el mes de noviembre, y será de 25 puntos básicos. Sin embargo, los inversores deben estar atentos a cualquier cambio en el calendario que se pueda producir después de la última reunión del año, en la que podría haber nuevas estimaciones al respecto.

Una subida menos agresiva

Las actas de la última reunión de la Reserva Federal, la que tuvo lugar el pasado 2 de noviembre, confirman que cada vez más miembros de la Mesa de Gobernadores de la institución son partidarios de empezar a reducir el ritmo de subidas de tipos ya en la próxima reunión de diciembre, y que incluso ya son mayoría quienes apuntan en esta dirección. Sería el primer paso de un camino que terminará con un recorte de tipos en algún momento del año que viene.

"Las actas de la reunión de noviembre estuvieron en línea con las declaraciones de Jerome Powell, y dejan fuertes evidencias de que el ritmo de subidas de tipos va a frenarse en el próximo encuentro. Hay una mayoría sustancial de miembros de la Fed que están de acuerdo con frenar el ritmo de subidas de tipos. Después de cuatro subidas de 75 puntos básicos, los miembros de la Fed reconocen la incertidumbre que existe en torno al impacto del endurecimiento de la política monetaria en la actividad económica", explican desde Julius Baer.

"Una mayoría sustancial de los miembros de la Mesa de Gobernadores han considerado que frenar el ritmo de las subidas de tipos va a ser apropiado próximamente", recogieron las actas de la última reunión del organismo.

Otra pregunta importante que se están planteando los mercados es en qué nivel de tipos se tocará techo, y a partir del cual comenzará el proceso de recortarlos, la conocida como tasa terminal. Powell ha querido dejar muy claro que es más importante para la Fed esta tasa, que el ritmo de subidas de los próximos meses, y en la última reunión intentó convencer a los mercados de que los tipos altos podrían mantenerse más elevados de lo esperado.

Algunos expertos consideran que, con este discurso, el presidente de la Fed está haciendo todo lo posible por evitar que los mercados empiecen a descontar un retroceso en el endurecimiento de la política monetaria.

Goldman Sachs ha sido el último gran banco en revisar su previsión de la tasa terminal en EEUU, y la ha incrementado en 25 puntos básicos, hasta el 5,25%.

La reducción del balance

Los tipos de interés no son la única herramienta de política monetaria que tiene la Fed a su disposición. Ahora, la otra palanca que puede utilizar el organismo, de la que ya ha empezado a echar mano, es la reducción del balance de activos.

Desde los máximos del año este se ha reducido en torno a un 4%, y ahora se mantiene en los 8,6 billones de dólares, pero el descenso paulatino de los activos en cartera del banco central estadounidense continuará, e incluso, como apuntan algunos analistas, se podría prolongar también durante el proceso de recorte de tipos de interés.

Para algunos, reducir el balance mientras se recortan los tipos sería como sorber y soplar a la vez, pero puede ser una práctica que dé la flexibilidad que quiere tener la Fed con sus movimientos futuros, de forma que tenga una herramienta con la que tratar de influenciar el sentimiento del mercado.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud