Bolsa, mercados y cotizaciones

De bolsas, bonos y hat-tricks: correlaciones insólitas entre el Mundial de fútbol y los mercados

  • A más rendimiento del bono americano a 10 años, más tripletes se marcan
  • La mejor actuación de las bolsas mundiales fue tras ganar España en 2010
  • Qatar es el país que llega con un mejor rendimiento bursátil en cinco años
Imagen: Dreamstime

El Mundial de fútbol de Qatar 2022 echó a andar este domingo. Más allá de la controversia por la elección de la sede o del aspecto puramente futbolístico, lo que deja la cita deportiva es un mar de cifras y estadísticas. Cruzar variables no siempre arroja la verdad, pero sí permite encontrar correlaciones curiosas. Aunque no lo parezca, las hay entre la Copa del Mundo y la economía y los mercados.

¿Qué relación hay entre los bonos y el número de hat-tricks (tres goles de un mismo jugador en un partido) de un Mundial? ¿Se comportan mejor los mercados mundiales si un equipo de Sudamérica o de Europa gana el trofeo? ¿Qué países participantes en este Mundial llegan con una mejor actuación en bolsa? ¿Y con una mejor situación económica? Los analistas de LPL Research responden a estas y otras preguntas en su informe 'World Cup-onomics 2022', en el que buscan "proporcionar un entretenimiento desenfadado, así como un toque de conocimiento económico" en torno al mayor acontecimiento deportivo mundial.

Una de las correlaciones financieras más llamativas que resalta el informe es precisamente la de los bonos y los hat-tricks. Los analistas contrastan que, desde el Mundial de España 82, un mayor rendimiento medio anual del bono a 10 años del Tesoro de EEUU (T-Note) se traduce en mayor número de tripletes a partir de octavos de final del torneo.

Precisamente, en el Mundial organizado por España hubo cuatro tripletes en la fase final (aunque el estudio los ha factorizado hasta cinco al no contar esa cita con una ronda de octavos como tal), y ese año el rendimiento medio del bono fue de un 13%. En México 86 hubo cuatro hat-tricks con el rendimiento medio de ese año en el 8%. Como señalan desde LPL, los rendimientos han ido disminuyendo desde principios de los años 80, al igual que el número de tripletes en la Copa del Mundo, remarcando que, por ejemplo, no hubo ninguno en el Mundial de Alemania 2006, con el bono ya en un 4,8% de media anual.

Como pronóstico para Qatar, los analistas se fijan en el precedente de 2018, cuando organizó el Mundial Rusia. Ese año el rendimiento medio del bono fue un 2,91% y se marcaron dos hat-tricks, un poco por encima de la tendencia, que para ese interés exigido sería un solo hat-trick en la fase final. El presente Mundial llega con el T-Note en un 2,86% medio en lo que va de 2022 tras haber arrancado el año en un 1,63% y haber alcanzado recientemente un pico en el período del 4,25%.

La otra correlación más curiosa del informe atañe a las bolsas. Los expertos de LPL miden cómo 'celebran' los parqués mundiales la consecución de un Mundial. Desde 1970, el rendimiento medio anualizado de las bolsas mundiales (el índice MSCI World) en los cuatro años posteriores a un Mundial ha sido de un 6,5%. A partir de esta cifra llegan las comparaciones.

En esta métrica, la mejor parte se la lleva España. Tras su victoria en el Mundial de Suadáfrica en 2010, las bolsas mundiales subieron un 9% anualizado en los cuatro años siguientes. La peor se la lleva Francia, con un rendimiento por debajo del 1% anualizado aunando tanto su victoria en 1998 como la de 2018. A los 'bleus' les pilló primero la burbuja puntocom de finales del siglo XX y posteriormente el covid y el mercado bajista de 2022.

En cuanto a bloques, Sudamérica gana notablemente a Europa. En los cuatro años posteriores a un Mundial ganado por una selección europea, el rendimiento medio anualizado de las bolsas globales hasta la siguiente Copa del Mundo no ha llegado a la media histórica del 6,5%. Sin embargo, cuando se ha hecho con el entorchado un equipo latinoamericano, el rendimiento ha superado el 8% anualizado. En términos individuales, Brasil (campeón en 1970, 1994 y 2022) se queda cerca del 9% anualizado de España.

Trasladado al momento actual, el informe registra grupo a grupo de la primera fase del torneo qué selecciones llegan con un mejor bagaje en bolsa a Qatar. LPL destaca que el grupo A (Qatar, Ecuador, Holanda y Senegal) es el que presenta el mejor rendimiento en el mercado de valores en los últimos años. En este aspecto, el anfitrión del torneo, derrotado por Ecuador en el partido inaugural, es el líder: Qatar presenta la mejor rentabilidad bursátil anualizada (12,9%) de todos los equipos participantes en los últimos cinco años. El mercado de valores holandés también ha conseguido una meritoria rentabilidad del 5% anualizado en los últimos 5 años.

Los países del grupo D (Francia, Dinamarca, Australia y Túnez), con tres mercados desarrollados, presentan el segundo mayor rendimiento medio de la bolsa en los últimos cinco años. Entre los integrantes, destaca el caso de Dinamarca, ya que su mercado bursátil ha experimentado una gran rentabilidad en los últimos cinco años (la mejor de todas las naciones europeas con un 8,6% anualizado).

En el lado opuesto se sitúa el grupo E (España, Alemania, Japón y Costa Rica). "Este grupo contiene dos potencias económicas, Alemania y Japón, pero el rendimiento bursátil conjunto de estos países (y España) en los últimos cinco años ha sido el peor de todos los grupos de la Copa del Mundo", destaca el informe. La rentabilidad anualizada en los últimos cinco años es del -3,5% en Alemania, del -3,7% en España y del -0,3% en Japón. El caso de España, es la segunda peor rentabilidad del Mundial, siendo la de Alemania la tercera peor. Hay que señalar que las economías más pequeñas no tienen rastreo bursátil en el informe.

De hecho, el grupo C (Argentina, Arabia Saudí, Polonia y México) es el único que tiene cuatro países con economías lo suficientemente grandes (aunque ninguno de ellos se considera desarrollada) para tener Exchange Traded Funds (ETF o fondos cotizados) mediante los cuales LPL ha rastreado los mercados bursátiles locales para estas comparaciones.

De sus integrantes, el mercado de valores de Arabia Saudí es el segundo que más ha rendido de todos los países del Mundial en los últimos cinco años (12,7% anualizado), ya que se ha beneficiado recientemente de unos precios del petróleo al alza. Por contra, el mercado de valores de Polonia ha adolecido de consistencia en sus rendimientos durante los últimos cinco años, con una rentabilidad anualizada del -10%, la peor entre los mercados que los analistas han podido seguir a través de ETF.

Campeones de PIB per cápita... y paro

Más allá de los mercados, el informe señala particularidades económicas de los países representados en el Mundial. El grupo A es descrito como el más divergente entre "ricos y pobres". "Qatar es el país más rico, medido por el producto interior bruto (PIB) per cápita, y Senegal es el más pobre en este Mundial, ya que el qatarí medio gana en dos semanas lo que el senegalés medio en un año", explican. Qatar presenta un PIB per cápita de 85.300 dólares (LPL usa la estimación de 2020) frente a los 3.300 dólares de Senegal. Qatar también es 'campeón' en el empleo, ya que registra un paro del 0,3% (los datos de desempleo recolectados son relativos a 2021 y provienen del Banco Mundial).

En el grupo D, Dinamarca es el cuarto país más rico del Mundial medido por el PIB per cápita con 55.900 dólares frente a los 42.000 de Francia, rival en el mismo. El país nórdico produce una parte importante de las turbinas eólicas del mundo y alrededor de la mitad de su suministro eléctrico nacional procede de la energía eólica. Dentro de eso grupo está también Túnez, el segundo país con más desempleo de este Mundial (16,8%), con una economía interna que depende en gran medida del turismo.

El grupo de España (el E) tiene la mayor esperanza de vida media de todos los del Mundial (Japón destaca con 84,6 años), pero también tiene la mayor tasa de desempleo, gracias sobre todo a las contribuciones de España y Costa Rica: un 14,7% y un 18% respectivamente, según los datos de 2021 recopilados por LPL.

En el grupo F (Bélgica, Croacia, Marruecos y Canadá), Bélgica es uno de los principales procesadores de cobalto, radio, cobre, zinc y plomo del mundo. Canadá es el cuarto productor mundial de aluminio (y el mayor de todos los países del Mundial, ya que China, India y Rusia ocupan los tres primeros puestos). Canadá también es el mayor productor mundial de potasa, un componente clave en los fertilizantes.

El grupo G (Brasil, Suiza, Serbia y Camerún) destaca por tener la esperanza de vida media más baja al estar la de Camerún en los 59,3 años. Brasil es la potencia económica de Sudamérica, con su mayor población y la segunda más numerosa de todos los países presentes en el Mundial. También es el primer productor mundial de estaño, mineral de hierro y fosfato. Serbia, por su parte, es uno de los mayores productores de frambuesas del mundo. Suiza es el segundo país más rico del Mundial, medido por el PIB per cápita (68.400 dólares), sólo por detrás de Qatar.

En términos conjuntos, el grupo H (Portugal, Uruguay, Ghana y Corea del Sur) es el más pobre en PIB per cápita, con una media de poco más de 25.000 dólares. Sin embargo, el grupo tiene la segunda tasa media de desempleo más baja del Mundial, destacando Corea con un 3,5% de paro. El que el país asiático tenga uno de los PIB per cápita más altos de la región (42.300 dólares) al nutrirse de los gigantes de la electrónica, las telecomunicaciones y el automóvil que tienen su sede en el país, no tapa el promedio del grupo. Portugal destaca como el mayor productor de corcho del mundo produciendo más del 50% del suministro mundial.

Fuera de los mercados y la economía, el informe incluye otros datos de interés. El Mundial de Qatar es, por claro margen, el más caro de la historia. De hecho, al país le ha costado 220.000 millones de dólares, más de cuatro veces y media el coste total de las ocho Copas del Mundo anteriores juntas, ya que ha construido siete estadios nuevos, un nuevo aeropuerto, un nuevo sistema de metro, 100 hoteles, múltiples autopistas nuevas e incluso una ciudad completamente nueva para albergar el partido final.

Otras cifras de relevancia llegan del lado de la repercusión mediática y los ingresos de la cita. "Si nos fijamos solo en la final de la Copa del Mundo, esta atrajo un pico de audiencia para la final de 2014 (entre Alemania y Argentina en Brasil) de casi 700 millones, en comparación con la Super Bowl del mismo año, con unos 150 millones. Toda la temporada de la NFL -Liga Nacional de Fútbol Americano- genera más ingresos que el Mundial (unos impresionantes 14.000 millones de dólares frente a 5.400 millones de dólares), pero eso es a lo largo de 272 partidos, en comparación con un Mundial que sólo tiene 64 partidos. Cada partido del Mundial genera 84 millones de dólares, 32 millones más que cada partido de la NFL", afirman desde LPL.

Sin dejar el rastro del dinero, el estudio de LPL concluye que el valor actual estimado de las plantillas de las selecciones parece tener una correlación positiva bastante fuerte con el número de apariciones anteriores de los equipos en la Copa del Mundo. "Lógicamente, esto tiene sentido, ya que los equipos con más historia en la Copa del Mundo han tenido más tiempo para desarrollar el deporte, lo que ha llevado al desarrollo de mejores jugadores y, por tanto, más valiosos", defienden.

No obstante, precisan que "unas pocas anomalías en los datos parecen ser los elevados valores de las plantillas de Inglaterra y Portugal, tal vez influidos por la enorme popularidad mundial de la Premier League inglesa, que infla los valores de los jugadores (25 de los 26 jugadores de la plantilla de Inglaterra juegan en la liga inglesa, al igual que 10 de la plantilla de Portugal)". Asimismo, añaden, la plantilla de México muestra una relativa falta de valor en comparación con las 16 participaciones anteriores del equipo en la Copa Mundial, probablemente como consecuencia de que solo cuatro de sus jugadores compiten en una de las principales ligas nacionales de Europa (Inglaterra, Alemania, España, Italia y Portugal).

Por último llega la correlación más curiosa de todas, y no tiene que ver con el dinero tanto como con el clima... y los penaltis. "Existe una correlación bastante fuerte -espuria- (0,77) entre los datos de anomalía en la temperatura global estimada, recogidos por la NASA para controlar el cambio climático global, y el número de tandas de penaltis que se producen a partir de los los octavos de final del Mundial. Tal vez el calor adicional esté dificultando que los jugadores encuentren un ganador en la prórroga antes de los penaltis", reza el informe.

La tendencia es que las temperaturas (en ºC) se desvían cada vez al alza y cada vez más cruces de los Mundiales se han resuelto desde el punto fatídico. A tenor de lo que dice el termómetro en Qatar, en LPL auguran entre dos y tres tandas de penaltis en los cruces de este Mundial tras la frase de grupos. ¿Acertarán?

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud