Bolsa, mercados y cotizaciones

Inflación o paro, economía o política

  • Los bancos centrales dejarán mayores niveles de inflación ante el riesgo de más paro
  • El presidente de la Fed tiene un perfil más técnico y atacan antes los problemas
  • Qué hacer hoy si invierte con Ecotrader
La Fed, el banco central más famoso del planeta
Madrid

En los últimos 40 años hemos asistido a una tremenda creación de riqueza, apoyada en el progresivo descenso de los tipos de interés, unos costes industriales cada vez más bajos desde la incorporación de China al comercio mundial y la paulatina desaparición de la inflación. Ello dio lugar a razonables tasas de crecimiento durante varias décadas. Si se producía alguna turbulencia, como la crisis de 2008-2013, los bancos centrales se ocupaban de inundar de dinero los mercados. El uso de deuda y no el ahorro era sinónimo de creación de riqueza.

Este mundo feliz se rompió con la llegada del Covid-19. Adiós al dinero fácil en cantidad y precio. De repente estamos en una situación de alta inflación, la mayor en cuarenta años, y un crecimiento muy débil, con una economía rozando la recesión. La viabilidad de algunos países y sus déficit dependen del acceso constante aun dinero fácil y barato que se acaba.

El nuevo escenario parece haber cogido por sorpresa a los bancos centrales, que se han dado cuenta que las recetas tradicionales ante este problema de inflación no son válidas o tendrían un alto coste. La fórmula tradicional para combatir la inflación es tener un nivel de tipos de interés reales positivos, es decir, los tipos de interés nominales deben ser superiores a la inflación. Dado que esta última esta en niveles superiores al 8%, pensar en esa formula tradicional produce sudores fríos a políticos, inversores y a los banqueros centrales. La última vez que se aplicó esa receta, Paul Volcker llevó los tipos al 20% en los años ochenta.

Los bancos centrales son conocedores del poco poder de sus decisiones para solucionar la crisis de oferta que padecemos y la falta de suministros de bienes intermedios generado por el Covid-19, debido a la deslocalización de la producción mundial en países asiáticos especialmente afectados por la pandemia. La guerra de Ucrania ha dado la puntilla y ha disparado los ya elevados precios de la energía y puede generar graves problemas de alimentación en países menos favorecidos.

Los presidentes de estas instituciones saben que no pueden aplicar dicha medida con el rigor exigido, por el tremendo impacto negativo que produciría. Las valoraciones de los activos de largo plazo se reducirían espectacularmente, y la sensación de riqueza creada en las últimas décadas se esfumaría. La pérdida de esta burbuja y la incertidumbre sobre el futuro reduciría el consumo y la producción industrial, lo que generaría más paro.

Si miramos al lado de los trabajadores, en USA y a pesar de estar las tasas de empleo en máximos históricos, el pesimismo de los consumidores es la nota dominante. Las expectativas de inflación futura son su máxima preocupación. El indicador de confianza del consumidor de la Universidad de Michigan alcanzó en junio el nivel más bajo de su serie histórica (desde 1952).

La Global Gallup Poll, encuesta realizada entre consumidores de numerosos países, ha confirmado que un 1% de aumento del desempleo pesa mucho más en la sensación de perdida de bienestar social que un 1% de aumento de la inflación.

Un problema financiero, la inflación, se ha convertido en un problema social y en un problema político. En el escenario de tipos bajos o negativos, los gobiernos no tenían ningún estímulo para mantener una mínima disciplina fiscal y reducir la deuda pública. Las políticas gubernamentales han acentuado las subvenciones y el gasto no productivo, con grave merma de la inversión real. Una forma de asegurar el voto de sus electores y mantener el propio empleo.

Por ello, los bancos centrales parecen estar dispuestos a permitir mayores niveles de inflación frente al riesgo de subidas agresivas de tipos y generación de paro, esperando a que el paso de tiempo desactive el problema. Parece haber consenso sobre que los aumentos de inflación han llegado su máximo en junio, pero la pregunta a cuando empezaran a bajar los precios no tiene respuesta.

En este contexto los bancos centrales están siguiendo lo explicado por Ben Bernanke, anterior presidente de la Fed. La política financiera se basa más en declaraciones que muevan la psicología de los inversores que en tomar decisiones drásticas. Todos recordamos las palabras de Draghi en la crisis del euro de hace diez años.

El perfil de los presidentes del BCE y la Fed también afecta a este tipo de actuaciones. La actual presidenta del BCE es una persona con una significada carrera política anterior, habiendo sido ministra de finanzas en Francia. Es improbable que tome decisiones agresivas respecto a los tipos de interés que puedan causar una recesión y dañar su reputación. Es cierto que los tipos en Europa han subido 50 puntos por primera vez en once años y se ha creado un mecanismo para defender la deuda de los países más vulnerables, con España a la cabeza. Está por ver si los inversores deciden atacar la deuda de esos países y descubrir qué nivel de spread de deuda respecto al bono alemán está dispuesto a sostener el BCE.

En Estados Unidos, el presidente de la Fed tiene un perfil más técnico y atacan antes los problemas. Con la última subida de 75 puntos básicos los tipos de oficiales se sitúan en el 2,5% frente al 0,5% de la eurozona. Posteriores subidas pueden estar limitadas por su impacto global. Los mayores tipos americanos están provocando ventas de deuda de países en vías de desarrollo buscando mayor rentabilidad en USA. Si a esto le unimos el riesgo en Europa de la deuda de países como España, se podría provocar una crisis de deuda soberana global.

La Fed ha utilizado toda su artillería verbal a lo largo de los últimos seis meses. Ha rebajado las expectativas de crecimiento de la economía, aumentado las previsiones de inflación y su duración y ha empeorado la previsión de empleo.

Por otro lado, la Fed y el BCE han cesado sus compras de deuda, drenando liquidez del sistema. Consecuencia de esto, las bolsas han tenido su peor primer semestre de las últimas décadas. Si las expectativas de futuros aumentos se alejan en el tiempo no tardaremos en vez subidas en las bolsas, mientras los ciudadanos sufrimos una importante pérdida de poder adquisitivo.

Ya se sabe que los mercados financieros los invento el diablo para demostrarle a Dios que él también podía crear cosas de la nada!

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A Favor
En Contra

Pues átense los machos, porque el día que el resto del mundo (83%) se de cuenta del timo de las monedas fiat, nos vamos ha partir de risa....Por cierto, no se aceptan las telas de araña de Fort Knox, como oro físico.

Puntuación 0
#1
javier
A Favor
En Contra

el dinero fiat es la mayor estafa creada por el ser humano en toda su historia de vida. y la segunda son los bancos jajajaja esto si que es un ponzi de tomo y lomo. sigan diciendo que las criptomonedas es una coña marinera jajajaa si si. pero con el sistema actual cada vez la gente es mas pòbre. los unicos que se forran? los gobiernos.

algun dia la gente verà la luz

Puntuación 0
#2