Bolsa, mercados y cotizaciones

El inversor aspira a ganar un 2,5% con la deuda frente al 1,3% de enero

La inflación es, quizás, la mayor enemiga de una renta fija que vive su peor año en décadas. La razón es que los bonos pagan, en su mayoría, un cupón fijo que impide que los flujos que generan a lo largo de su vida puedan seguir el ritmo al que sube el coste de la vida. La perspectiva de perder dinero con ellos a medida que los bancos centrales suben los tipos de interés es lo que provoca la retirada histórica que se está produciendo en este mercado. El ajuste se produce vía precio, lo que eleva, a su vez, sus rentabilidades, que ya empiezan a descontar un futuro de tipos más altos. Fruto de este escenario, la expectativa de rentabilidad para una cartera de bonos global, que elEconomista audita cada semana con el Barómetro de Expectativas de Rentabilidad (BER), ha crecido más de un punto en lo que va de año, al pasar del 1,3% de enero al 2,5% actual. Un nivel no visto desde 2011.

A principios de mayo llegó a escalar, incluso, hasta el 2,7%. Lo que ocurre con este índice, el Bloomberg Barclays Global Aggregate, aplica a otros que concentran otros tipos de deuda. En todos han mejorado las expectativas de rentabilidad. En palabras de Ariel Bezalel, responsable de estrategia de renta fija de la gestora británica Jupiter AM, el inversor se encuentra ante el periodo más difícil en renta fija desde la década de los 80. "La cuestión ahora", dice, "es cuándo será el momento de asegurar estos rendimientos más elevados. Creemos que pronto (...). Estamos ilusionados con la oportunidad que se avecina para asegurar rendimientos en toda la renta fija a niveles que solo hemos visto de vez en cuando en los últimos 15 años".

Los bonos descuentan ya en sus precios un futuro de tipos más altos, ahora que los bancos centrales empiezan a endurecer sus políticas monetarias. La rentabilidad del americano a 10 años ha pasado del 1,51% de principios de año al entorno del 2,7% en la actualidad. Y lo mismo sucede en la deuda pública en Europa, cuyas rentabilidades también han escalado ante la caída del 9,6% que arrastra su precio este año. Para este activo, por ejemplo, la expectativa de rentabilidad roza ya el 3%, máximos de 2012.

Aún así, los mayores rendimientos que ofrecen hoy los bonos en general son insuficientes para batir a una inflación desbocada, que ha llegado al 8,4% en España o al 7,4% en la eurozona en abril -la tasa más alta para la región de toda la serie histórica-. Sin embargo, si se mira a más largo plazo, el escenario más plausible, a medida que desaparezca el efecto base de 2022, es que se modere.

Por lo pronto, "los mensajes agresivos de los bancos centrales están provocando que las expectativas de inflación se revisen a la baja", señalan en Unicorp. "El escenario que planteamos a medio plazo es el de inflaciones promedio en torno al 2,5% y 3% en los países desarrollados, y tipos de interés más altos, pero en línea o incluso por debajo de lo que descuenta ahora el mercado. Tipos en torno al 2% en EEUU y por debajo del 1% en la Eurozona", añaden. 

El brusco reajuste que se ha producido en el precio de los bonos en el mercado secundario ha golpeado a las carteras más conservadoras que, por definición, tratan de preservar su capital e invierten sobre todo en renta fija, con pérdidas medias del 6,1%, que es lo que se dejan los fondos mixtos más conservadores según datos de Morningstar, hasta el pasado 23 de mayo. Su resultado no difiere mucho del que logran las carteras moderadas, que invierten hasta un 35% en bolsa, que se dejan un 7% en lo que va de año. En cambio, la diferencia con las carteras puras de renta variable se eleva hasta los 4 puntos.

Supervivientes en un mal año

Pese a la corrección de la renta fija existen fondos que logran rentabilidades positivas. Entre los disponibles a la venta en España, en euros, destacan tres productos con retornos de más del 5% en 2022. Se trata de Caixabank Renta Fija Dólar Estánder, que invierte sobre todo en deuda americana y gana casi un 6%, y de CPR FCPR Focus Inflation P y Mutuafondo Dólar D.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.