Bolsa, mercados y cotizaciones

Poco me vale el vende en mayo y sal corriendo

Foto: Pixabay.

El clásico aforismo de vender en mayo y salir corriendo (sell in may and go away) particularmente creo que lo rechazo como inversor. Esencialmente, porque como considero que las principales posiciones de cartera son de largo plazo no tiene sentido desinvertir porque una gran cantidad de actores de mercado vayan a cosechar su dinero para irse de vacaciones con dinero en mano.

En todo caso, lo que hay que tratar de tener es algo de liquidez para entrar más barato cuando se produzcan correcciones. Al igual que hay que construir esa liquidez cuando en las bolsas reine la complacencia. Simple estrategia, cumplir con el plan de ruta de comprar barato y tratar de vender caro.

Sí que entiendo que haya posiciones tácticas en cartera con un interés ligado al sell in may and go away, pero lo vinculo en mayor medida en el caso de la bolsa europea al pago de dividendos. La mayor cosecha de retribuciones viene con la primavera, y aunque todos los inversores sabemos que el dividendo se descuenta casi simétricamente en el precio del título coincidiendo con la fecha de corte, la especulación por delante y por detrás de la fecha de pago abre oportunidades.

Mucho más certero que el vender en mayo y salir corriendo es mejor seguir una regla de muchos gestores vigilan y que consiste en deshacerse al final de cada trimestre de los títulos que peor lo han hecho. El motivo radica en que antes de que se hagan públicas sus posiciones no quieren aparecer cargados en sus primeras posiciones con valores que lo han hecho muy mal. Generan un trampantojo sobre su gestión y recastigan los títulos que ya lo han hecho mal.

Si en el balance para irse en mayo se pone por delante todo lo que puede venir, la conclusión es clara: escapismo puro. La guerra de Ucrania se va a hacer interminable; la inflación alta, cercana al dígito medio, se va a cronificar; EEUU y Alemania se acercan a la recesión; y en EEUU un bono que dentro de días rentará al 3% es un plomo para que la bolsa pueda subir.

Pero si se quiere estar en mercado los argumentos para ese escapismo son los que refuerzan que se van a producir oportunidades. La gente quiere entrar cuando la complacencia es la normalidad y para este tipo de inversores solo hay que aconsejarles el largo plazo y las aportaciones periódicas.

Para el inversor que busca oportunidades en bolsa españoles, comprar a precios razonables historias atractivas, sigue habiendo opciones. Hay historias de crecimiento, como puedan ser Cellnex, Grifols, Amadeus o Ence. Meto a la "papelera", entre comillas, porque en los años buenos un tercio de su negocio será energético y en los malos, la mitad. Híbridos de crecimiento y dividendo, como Iberdrola o Inditex. O historias de reconstrucción como la banca, que este año volverá a ser rentable después de doce años sin superar el coste de su capital.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin