Bolsa, mercados y cotizaciones

Rusia amenaza a Europa con un petróleo a 300 dólares y con posibles cortes de gas

  • Rusia cree que un embargo al petróleo de Rusia sería condenar a los consumidores
  • "Europa tardaría un año en encontrar los mismos volúmenes de crudo"
  • Además "tendría consecuencias catastróficas para el mercado global"
Vladimir Putin, presidente de Rusia

Los países occidentales podrían tener que enfrentarse a precios del petróleo de más de 300 dólares por barril (más del doble que en la actualidad) y el posible cierre del principal gasoducto entre Rusia y Alemania si los gobiernos cumplen con las amenazas de cortar el suministro de energía que procede de Rusia, según ha revelado este lunes Alexander Novak, viceprimer ministro ruso.

Los precios del petróleo ya se han disparado a sus niveles más altos desde 2008 amenazando de forma muy seria la recuperación económica después de que el secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, asegurase que Washington y los aliados europeos estaban considerando prohibir las importaciones de petróleo ruso.

"Consecuencias catastróficas"

"Está absolutamente claro que el rechazo del petróleo ruso tendría consecuencias catastróficas para el mercado global", señala el viceprimer ministro ruso, Alexander Novak, en un comunicado en la televisión estatal.

"El aumento de los precios sería impredecible. Serían 300 dólares por barril, si no más". Novak prevé que a Europa le llevaría más de un año reemplazar el volumen de petróleo que recibe de Rusia y que tendría que pagar precios significativamente más altos.

"Los políticos europeos deben advertir honestamente a sus ciudadanos y consumidores qué esperar", comenta Novak. "Si desea rechazar los suministros de energía de Rusia, adelante. Estamos listos para ello. Sabemos hacia dónde podríamos redirigir los volúmenes".

Posibles cortes de gas

Novak explica que Rusia, que suministra el 40% del gas de Europa, estaba cumpliendo con sus obligaciones en su totalidad, pero que estaría en todo su derecho de tomar represalias contra la Unión Europea después de que Alemania congelase el mes pasado la certificación del gasoducto Nord Stream 2.

"En relación con... la imposición de una prohibición sobre Nord Stream 2, tenemos todo el derecho de tomar una decisión equivalente e imponer un embargo sobre el bombeo de gas a través del gasoducto Nord Stream 1", amenazó Novak.

"Hasta ahora no estamos tomando esa decisión... Pero los políticos europeos con sus declaraciones y acusaciones contra Rusia nos empujan hacia eso", sentencia el ministro ruso.

No es la primera amenaza de este tipo que llega desde Rusia. Dmitri Medvédev, expresidente y ex primer ministro ruso, así como cargo de Gazprom y hombre de la entera confianza de Vladímir Putin (preside su formación, Rusia Unida), ha 'tuiteado' el siguiente mensaje: "El canciller alemán Olaf Scholz ha emitido una orden para detener el proceso de certificación del gasoducto Nord Stream 2. Bueno. ¡Bienvenidos al nuevo mundo en el que los europeos van a pagar muy pronto 2.000 euros por 1.000 metros cúbicos de gas natural!".

¿Cuál es el plan de Bruselas?

La Comisión Europea tiene pensado presentar un paquete de medidas para tratar de hacer frente al fuerte incremento de los precios de la energía y a la dependencia del gas ruso. Este eje gira en torno al Gas for winter plan con incentivos y obligaciones de almacenamiento para los países.

Bruselas plantea incorporar un requisito legal que imponga un nivel mínimo de existencias antes del 30 de septiembre de cada año, de modo que se genere un incentivo para rellenar los almacenamientos. La Agencia Internacional de la Energía también ha enviado a Europa su propia plan (diez ideas clave) para lograr esta independencia energética.

Por otra parte, los gobiernos nacionales tendrán la opción de dar ayudas directas para la compra de gas sin un proceso competitivo con la obligación de ir aportándolo durante el invierno al sistema, mientras que los países que no tengan almacenamiento tendrán que contribuir a asegurar el suministro.

La Comisión Europea pondrá en marcha un proyecto piloto de compra conjunta de gas y seguirá incrementando la diversidad de países de donde recibe el gas con la puesta en marcha de una plataforma de coordinación entre los Estados miembros y los operadores.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud