Bolsa, mercados y cotizaciones

Vienen años de reconciliación con el 'value'

  • La inversión en valor es "comprar crecimiento a precios razonables"
Inversión en valor. Foto: Pixabay.
Madrid

A muchos gestores de estilo valor les he escuchado que el cliente casi nunca tiene la razón: vende en mínimos y compra en máximos. Como la bolsa, esencialmente la de EEUU, solo ha estado en máximos desde 2009 con la excepción de las correcciones de finales de 2018 y el Covid en febrero y marzo de 2020, el éxito de inversión sobre índices ha sido incuestionable. El cliente tiene la razón y el gestor valor se equivocó.

Esta es la razón por la que el value ha desaparecido de escena. Se le ha criticado por no ser capaz de batir al mercado y se le ha demonizado por su incapacidad para competir con el crecimiento. Para mí son competiciones distintas y por eso siempre hay que poner dinero en el Nasdaq.

La avalancha de dinero que se ha ido en la última década al growth (crecimiento) y cómo este dinero se ha multiplicado casi de forma irracional continuará. La estrategia más rentable de toda la historia de Ecotrader es Netflix: se abrió en 2012 y se mantiene en cartera. Casi un 5.400% de rentabilidad. El número de desaciertos que permiten estrategias como esta en cartera posibilitan perder la navegación en historias como TomTom, que de la noche a la mañana perdió un 90% porque otra tecnología mata su gallina de los huevos de oro.

La inversión sistemática en value (valor), que no solo es comprar cosas simplemente baratas -es comprar negocios atractivos de crecimiento a precios razonables-, tiene mucho sentido. Y tiene mucho más sentido hoy en las valoraciones que han alcanzado los índices. La rentabilidad que ofrece entrar en el S&P 500 en los precios actuales, con los beneficios esperados para el año que viene, se limita al 5% anualizado para la próxima década.

El cálculo es sencillo. Todas las matemáticas que se necesitan en bolsa las aprendimos en primaria. Es la inversa del PER (número de veces que el beneficio está recogido en el precio de la acción), que para 2022 supera todavía las 20 veces. El el caso de la bolsa europea la expectativa alcanza el 6,5% con un PER de 15,5 veces.

El Ibex 35 sería un value puro si se cree que el crecimiento del beneficio propiciado por la reconstrucción de las ganancias de la banca es sostenible en el tiempo. Su expectativa de ganancia es del 7,5% con un PER de 13 veces. Pero, para mí, el Ibex es el claro ejemplo de mercado que se compra barato pero nada que ver con la construcción sistemática de una cartera equilibrada de valores atractivos, diversificados mundialmente y comprados a precios razonables.

Esa es la idea de value que construimos en elEconomista con el Eco30. El índice de ideas de inversión de calidad que calcula Stoxx, que cotiza en mercado a través del fondo Tressis Cartera Eco30, defiende un PER de 11 veces. La expectativa de revalorización anualizada es del 9%. A priori más que suficiente para cumplir ese compromiso de inversión que debe ser duplicar el capital cada década, para lo que se necesita un 7% anualizado.

*Joaquín Gómez es director de Mercados y Productos de Inversión y director adjunto en 'elEconomista'.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin