Bolsa, mercados y cotizaciones

'¿Te vas a poner eso?' La vuelta a la oficina disparará las ventas de ropa en septiembre

  • L'Oreal y Estée Lauder darán por superada la pandemia en diciembre
  • Las tiendas de Ross Stores y TJX en EEUU aumentarán sus ingresos un 5%
Vuelta a la oficina.

El momento de gastar dinero en electrodomésticos, muebles para el hogar y en un chándal cómodo para teletrabajar desde casa ha dado paso a un aumento del consumo de ropa en tiendas a pie de calle, en bares y restaurantes e, incluso, en hoteles y vuelos para tratar de ver a esos familiares que ahora sí pueden recibir visitas una vez que un 60% de la población -en países como EEUU o España- ya está vacunada con la pauta completa. Pero ahora llega el siguiente paso. La vuelta a la oficina. 18 meses después de que se produjera el gran apagón, toca volver a reconectar con la normalidad previa a la pandemia. Esto implica más gasto y uno de los sectores que se beneficiarán de ello son las grandes cadenas de moda y de cosmética, aunque los tentáculos llegan a firmas como Visa o Mastercard, o de componentes electrónicos porque no hay que olvidar que, por primera vez, niños y padres regresarán a sus puestos a la vez el próximo mes.

Si el back to office se materializa, amén de variables como la Delta que lo permitan, el futuro para los grandes del retail se va despejando. De cara al tercer trimestre del año -aquel que abarca hasta septiembre y, en algunos casos, también octubre- los analistas vaticinan que las ventas de las cuatro grandes del sector de la moda -Inditex, H&M y las estadounidenses TJX y Ross Stores- ya estarán un 3,4% por encima del mismo trimestre de 2019, antes de la pandemia. Si se compara con 2020, el crecimiento es muy superior, de media un 25%, y también estarán ligeramente por encima del segundo trimestre.

Un 36% de los estadounidenses no han comprado ropa de trabajo durante el confinamiento

"Después de año y medio, la vuelta a la oficina, y mezclarse con colegas, inevitablemente estimulará el gasto. La ropa es la categoría más evidente. Alrededor del 36% de los estadounidenses encuestados por Nordstrom Inc. en junio dijeron que no habían comprado ropa de trabajo nueva desde antes de la pandemia. Los grandes almacenes han visto un 165% aumento en las búsquedas de este tipo de prendas en los últimos meses", apuntan desde Bloomberg Intelligence. "¿De verdad vas a volver al trabajo llevando eso?", arrancan sus analistas el último de sus informes en el que revelan que cerca de un 40% de los estadounidenses tiene previsto tirar ropa que ya no le sirve -literalmente porque "han ganado peso durante el confinamiento"-, algo más del 30% piensa adquirir nueva indumentaria para volver a la oficina, a un 25% le han entrado las prisas por "un estilo más fresco y renovado", y hay otra cuarta parte de americanos que cree que es momento de descartar los atuendos que han utilizado durante los meses de encierro, aquellos que popularizaron las tiendas de ropa durante el confinamiento calificadas como "prendas confortables u hogareñas". Los trabajadores han dicho basta y parece hora de volver a vestir traje y adecentarse para la vuelta al trabajo.

Precisamente, las cadenas estadounidenses protagonizarán el mayor aumento de ventas de las cuatro grandes analizadas. A cierre del tercer trimestre del año natural (se ha tomado como referencia el periodo que se corresponde con el mes de septiembre, ya que algunas firmas cuentan con un calendario fiscal diferente), TJX aumentará sus ventas hasta los 9.961 millones de euros, según el consenso, un 5,5% por encima ya de niveles pre-pandemia, en 2019.

En el caso de su compatriota Ross Stores este aumento será del 4,7%, hasta alcanzar los 3.641 millones. La cadena de tiendas multimarca verá crecer sus ventas un 52% con respecto al verano de 2020, frente al 16% de media de TJX, Inditex y H&M.

¿Y qué pasa con las europeas? Se espera que la firma sueca logre ventas por importe de 5.930 millones a cierre de su tercer trimestre, que finaliza en su caso -único entre las cuatro- en noviembre, y esto será un 3% superior a 2019. No obstante, en el año la caída será aún del 8,5%. En Inditex la subida será más moderada. Sus ingresos, por encima de los 7.000 millones en su tercer trimestre, serán solo un 0,4% superior al pre-Covid. En el año, esas mismas ventas cerrarán todavía por debajo de los 27.000 millones y no será hasta 2022 cuando logren recuperarse del Covid.

Pero cuidado porque, a pesar de la sorpresa, las compañías de cosmética ya cerrarán 2021 con ventas mayores a 2019. Vuelve el maquillaje, al menos de ojos para arriba y eso repercutirá en un aumento de ventas del 5,6% para L'Oreal en el tercer trimestre sobre 2019, y del 3,1% para Estée Lauder. A la nipona Shiseido sí le costará más recuperarse. Cerrará el año con ventas de 7.566 millones, un 12,5% inferiores a 2019.

Hay otro indicador relevante en la vuelta al trabajo que es lo que denominan en Reino Unido el Power Dress Index. ¿En qué consiste? Mide las ventas de un tipo de vestido concreto, el que conocen como Grace (Kelly le seguiría en la vida real y es una prenda correcta, por encima de la rodilla y reservada para eventos formales). ¿Por qué? Ejemplifica el tipo de vestido que utilizan mujeres que van a trabajar o a eventos sociales. El resultado está claro: según este índice, dicen en BI, la normalidad ya está aquí. Sus ventas son las mismas que en enero de 2020.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin