Bolsa, mercados y cotizaciones

Buffett abandona la Fundación Gates en medio del divorcio de Bill y Melinda

  • El famoso inversor era el tercero en una junta formada por dos divorciados
Bill Gates y Warren Buffett. Foto: Bloomberg

Siguen las sacudidas entre una de las principales organizaciones filantrópicas mundiales. El icónico inversor Warren Buffett anunció su dimisión como administrador de la Fundación Bill y Melinda Gates en un momento de crisis en su cúpula. Todavía resuena el divorcio de sus dos fundadores, y el 'Oráculo de Omaha' está salpicado por un escándalo de elusión de impuestos, en el que están involucrados la mayoría de los más ricos del país.

"Mis objetivos siguen unidos al 100% a los de la fundación", dijo Buffett, de 90 años, en un comunicado en el que también anunció que ya ha donado la mitad de todas sus acciones de Berkshire Hathaway a organizaciones benéficas.

Buffett ha aportado más de 27.000 millones de dólares a la organización benéfica durante los últimos 15 años. Es uno de los tres miembros de la junta de la Fundación Gates, junto con Bill y Melinda, que anunciaron el mes pasado su separación tras 27 años de matrimonio. Buffett no lo mencionó como motivo de su renuncia.

El famoso inversor se ha visto envuelto en una investigación de la organización ProPublica sobre la elusión de impuestos: la mayoría de los multimillonarios estadounidenses pagan tasas impositivas bajas en relación con sus fortunas. Buffett alegó que sus contribuciones, por valor de 41.000 millones de dólares a cinco fundaciones, le han supuesto un ahorro en impuestos de apenas 16,4 millones, un 0,004%.

"Eso es porque tengo relativamente pocos ingresos", dijo Buffett en el comunicado. "Mi patrimonio está atado en casi su totalidad a mis acciones de Berkshire, y Berkshire reinvierte regularmente las ganancias para hacer crecer aún más su producción, empleo y beneficios. Los ingresos que recibo de otros activos me permiten vivir como deseo". Aun así, dijo que es "apropiado" que el Congreso revise periódicamente la política fiscal para las contribuciones benéficas, especialmente cuando ciertos donantes se vuelven "imaginativos" con sus formas de evadir los pagos.

La renuncia de Buffett a la junta de la Fundación Gates marca otro cambio en la larga amistad que mantiene con Bill. El fundador de Microsoft formó parte de la junta de Berkshire, antes de anunciar el año pasado que dejaría ese puesto. El director ejecutivo de Berkshire decidió en 2006 donar la mayor parte de su patrimonio a la fundación Gates, en parte porque la pareja hace un "trabajo mucho mejor" a la hora de gestionar esas operaciones benéficas del que Buffett dice que podría hacer.

Gates ha convertido la fundación en una fuente inagotable de donaciones benéficas, en parte debido a su posición como la cuarta persona más rica del mundo, con una fortuna de 144.700 millones de dólares, según el Índice de multimillonarios de Bloomberg.

La "carabina" de las juntas

El divorcio de sus dos compañeros de junta también ha puesto a Buffett en una posición incómoda, una carabina que tiene que actuar como desempate para los desacuerdos entre los dos ex.

"Con sólo tres miembros de la junta, realmente se puso mucha atención al papel de Warren Buffett en medio de eso", señaló Greg Witkowski, profesor titular de administración de organizaciones sin fines de lucro de la Universidad de Columbia, poco después del divorcio. "En una configuración ideal, habrían tenido más administradores".

Mark Suzman, director ejecutivo de la fundación, dijo a los empleados el mes pasado que está en conversaciones para fortalecer "la sostenibilidad a largo plazo y la estabilidad de la fundación". Suzman señaló el mes pasado que no se ha tomado ninguna decisión sobre las medidas futuras que se deben adoptar, pero agregó que Bill y Melinda han "reafirmado su compromiso con la fundación y continúan trabajando juntos en nombre de nuestra misión".

Buffett ha estado reduciendo sus compromisos en los últimos años, aunque advierte que no piensa jubilarse del todo aún. "Por favor, entiendan que estos comentarios no son una despedida", dijo el multimillonario en el comunicado. "Todavía me gusta estar en el campo y llevar la pelota. Pero está claro que mi partido ya ha llegado al descuento".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin