Bolsa, mercados y cotizaciones

Nintendo hace caja histórica pero avisa sobre los chips

  • La empresa japonesa ganó casi 4.000 millones de euros en su último año fiscal
  • El precio de la acción tiene por delante un recorrido del 25%
Shigeru Miyamoto, director creativo de Nintendo, recoge el Premio Princesa de Asturias en Oviedo (2012). Foto: Reuters.

La firma japonesa presentó esta semana un beneficio histórico en el año fiscal 2021, que terminó en marzo. En plena forma, el consenso de mercado ve un potencial alcista para la acción del 25% y sus beneficios cotizan más baratos que el sector. | Todo sobre el fondo asesorado por elEconomista, Tressis Cartera Eco30.

Quizá no le suene el nombre de Shigeru Miyamoto, pero hay quien le compara al mismísimo Walt Disney. Es el padre de Super Mario Bros, director creativo de la factoría Nintendo, considerado por algunos como el diseñador de videojuegos más importante de la historia, si bien él se define como artista, no como tecnólogo.

"Siempre busco diseñadores que no son fans super apasionados de los videojuegos", decía Miyamoto en una entrevista a The New York Times en 2017. De hecho, asegura que algunos de los mejores creativos de la casa no tenían experiencia jugando a la maquinita antes de ser contratados.

En el fondo, buscar soluciones es la clave de los videojuegos; es algo muy psicológico. Como contaba Miyamoto a The New Yorker el año pasado, "este proceso de ensayo y error construye el mundo interactivo en sus mentes [de los jugadores]. Este es el verdadero lienzo sobre el que diseñamos -no sobre la pantalla-. Eso es algo que siempre tengo en mente cuando diseño videojuegos".

Estuvo en Oviedo en 2012 para recoger el Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades, y el jurado le describió como el "principal artífice de la revolución del videojuego didáctico, formativo y constructivo".

Mal no le ha ido en su carrera, a tenor de los últimos resultados de Nintendo: la firma japonesa ganó 3.887 millones de euros en el año fiscal 2021 (que acabó en marzo). Eso es un 81,5% más que el año anterior, y una cifra histórica. La Switch se vendió como rosquillas en el confinamiento, de hecho los ingresos de la empresa nipona alcanzaron los 14.233 millones de euros en su último año fiscal, un 32% más que en 2020.

A pesar de todo, la acción se ha frenado en bolsa después de establecer un máximo histórico en febrero (67.113,6 yenes, unos 508 euros). En lo que va de año, el precio de sus títulos ha caído un 8% después de subir un 55% el año pasado. Sin embargo, el consenso de analistas que recoge FactSet le otorga una recomendación de comprar y un potencial alcista para la acción del 25% (podría llegar hasta los 75.877 yenes, 574 euros).

No obstante, en Nintendo han querido ser cautos esta semana, al ofrecer previsiones para el nuevo año fiscal que comienzan, que para el resto de los mortales es casi todo 2021. Pronostican una caída de las ventas de Switch del 11,5% en el ejercicio, el primer gran retroceso en sus cinco años de vida. En número, son 25,5 millones de unidades, 3,3 millones menos que en 2020. La explicación la dio el presidente de Nintendo, Shuntaro Furukawa: la escasez de microchips está afectando a la producción y añade incertidumbre.

Para el inversor avezado, Nintendo destaca sobre sus competidores porque sus beneficios de este año cotizan en bolsa en las 17 veces a precios actuales, más baratos que los de Electronic Arts, Bandai o Activision Blizzard (ver gráfico). Según Reuters, Nintendo es muy dependiente de sus consolas, a diferencia de Sony o Microsoft. Su expansión a los videojuegos para móvil se ha estancado.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin