Bolsa, mercados y cotizaciones

Valor imprescindible para una cartera: Enel

  • La compañía ha dejado de ser un valor defensivo
  • Invertirá 190.000 millones de euros en los próximos años
Francesco Starace, consejero delegado de Enel. Foto: Reuters.
Madridicon-related

Las últimas semanas son un claro ejemplo de rotación de carteras. Los inversores han vendido seguridad para comprar riesgo. Más bien reconstrucción. O quizás no tanto, porque lo que se han empezado a dar cuenta es que hay una clara infravaloración en aquellas compañías cuyo consumo de caja no es tan elevado en un estado de hibernación. | Todo sobre el fondo asesorado por elEconomista, Tressis Cartera Eco30.

Para comprar estas compañías se venden las defensivas con las que se acumulan plusvalías, entre ellas las eléctricas, que tantas alegrías proporcionan desde finales del 2018.

"Es un relato bursátil por el que no se paga un multiplicador exigente, 15,5 veces (Per 2021); 14,5 (2022); y 13,5 (2023)"

Pero una equivocación de partida es poner el adjetivo defensivo a toda utility. La eléctrica Enel está en la Cartera Eco30 de elEconomista esencialmente porque es una historia de crecimiento. La diversificación internacional (América Latina representará el 25% del beneficio al acabar el actual plan estratégico) y la sólida apuesta por las energías renovables permiten pensar en mejoras anualizadas del beneficio del 7%/8%. Un porcentaje que no es de compañía defensiva.

El plan estratégico de la italiana prevé invertir 190.000 millones de euros, de los cuales 160.000 de manera directa y 30.000 activando inversiones de terceros. Solo en el actual trienio Enel dispondrá 40.000 millones -el 20% en España y Portugal- para comprometerse con el mercado a ganar entre 6.500 a 6.700 millones, garantizando un crecimiento del dividendo del 7% anual, hasta los 0,43 euros por título.

El consenso de analistas está todavía un poco por debajo de rubricar este compromiso, pero lo que reafirma con rotundidad es la historia de creación de valor que hay detrás de Enel. Un relato bursátil por el que no se paga un multiplicador exigente, 15,5 veces (Per 2021); 14,5 (2022); y 13,5 (2023).

El director financiero de la compañía, Alberto de Paoli, concreta de este modo tan claro el retorno al accionista: "Creo que es mejor centrarse en el mensaje de crecimiento y hablar de la remuneración total al accionista en vez de cuánto dividendo se pagará. Nuestra propuesta es alcanzar un retorno absoluto en el rango del 12-13%, combinando los dos componentes de la remuneración -comportamiento en bolsa y dividendo-".

La columna vertebral de la creación de valor de Enel son las energías renovables. "Para el cierre de 2020 -explica De Paoli- representará en torno al 80% del ebitda del negocio de generación y el 26% del ebitda total de grupo. Pensamos que podríamos tener la capacidad técnica de aumentar en 100GW durante los próximos diez años, pasando de una cuota de mercado del 2,5% al 4% en 2030. Para entonces el mercado será totalmente diferente a los mercados energéticos tal y como los conocemos hoy, donde las Siete Hermanas -como así bautizó en los años sesenta Enrico Mattei, siendo presidente de ENI, al cártel de las grandes petroleras internacionales-, tienen el 100% del mercado".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud