Bolsa, mercados y cotizaciones

Alberto de Paoli (Enel): "Las 'utilities' se van a transformar en valores de crecimiento"

  • "España e Italia podrían llegar al 70% de energía renovable en 5 o 6 años"
Alberto de Paoli, director financiero de Enel
Madrid

Enel, la matriz italiana de Endesa, es la eléctrica más grande de Europa en términos de capitalización bursátil y una de las firmes candidatas a liderar la transición energética en el Viejo Continente. La utility -que forma parte del Eco30- ha presentado recientemente su Plan Estratégico y su visión a 2030, fecha hasta la que prevé invertir 190.000 millones de euros, de los cuales 160.000 de manera directa y 30.000 activando inversiones de terceros. Con vistas a 2023, Enel prevé invertir directamente cerca de 40.000 millones -el 20% en España y Portugal- y alcanzar un resultado neto de 6.500 a 6.700 millones, garantizando un crecimiento del dividendo del 7% anual, hasta los 0,43 euros por título. Alberto de Paoli, director financiero de la empresa, apela en esta entrevista con elEconomista al crecimiento que se espera para los próximos años y a la estabilidad y visibilidad de su política de dividendo como baluartes para afrontar esta nueva etapa en la compañía.

¿Qué porcentaje representan las energías renovables en su cuenta de resultados?

Para el cierre de 2020 representará en torno al 80% del ebitda del negocio de generación y el 26% del ebitda total de grupo. Prevemos que el impacto sobre el total de nuestra cuenta de resultados sea cada vez mayor teniendo en cuenta que estamos en un momento en el que las renovables se están convirtiendo en la nueva energía y todo el mundo está invirtiendo. Hay muchas sociedades que anuncian planes de desarrollo muy ambiciosos en renovables, y no hablo de compañías que, como nosotros, o Iberdrola, estamos acostumbradas a hacerlo, sino de empresas que no tienen experiencia en esto. Pensamos que podríamos tener la capacidad técnica de aumentar en 100GW durante los próximos diez años, pasando de una cuota de mercado del 2,5% al 4% en 2030. Para entonces el mercado será totalmente diferente a los mercados energéticos tal y como los conocemos hoy, donde las Siete Hermanas tienen el 100% del mercado. Esa es la diferencia entre una forma distribuida de desarrollar energía y una forma concentrada.

¿Cuánto tiempo tardará la energía renovable en ser la parte principal del negocio?

Depende de cada país. En Italia y España, gran parte de energía proviene de fuentes renovables. Esto es debido a que llevan años apostando por las renovables compatiblemente con la neutralización de la producción a carbón. Así que son países que fácilmente podrían estar en 5 o 6 años en el 60-70% de producción renovable. En cambio, en otros países es más difícil conseguirlo. Los dos puntos importantes para conseguirlo son, en primer lugar, la nueva capacidad: para un buen desarrollo tiene que haber disponibilidad de terrenos, recursos naturales renovables y un marco regulatorio consistente. Con estos criterios, hay países donde el 100% de la nueva capacidad es de energías renovables. En segundo lugar, está el tiempo que tardará en cambiar el diseño del mercado. Hoy, el mercado está diseñado sobre el hecho de que producimos energía por medio de combustibles fósiles. Por el modo que funciona el sistema todas las otras fuentes con un coste de combustible prácticamente nulo, como las renovables, tienen una ventaja, lo que incentiva la inversión.

"Creo que es mejor centrarse en el mensaje de crecimiento y hablar de la remuneración total de los accionistas en vez de centrarse en cuánto dividendo se pagará"

¿Cuánto tiempo tardará el hidrógeno verde en convertirse en un vector de crecimiento?

Creemos que en 5 o 6 años produciremos hidrógeno verde competitivo en costes con otro tipo de hidrógeno. Lo importante es el modelo de negocio. Estamos convencidos de que la mejor manera de desarrollar hidrógeno es, en primer lugar, producirlo cerca de su uso final y que esa producción sea flexible y se combine con una planta renovable no centrada en la producción de hidrógeno. De este modo, tendríamos tres líneas de negocio: una que vende energía, otra que vende servicios y una tercera que vende hidrógeno a clientes específicos.

El inversor cuenta con visibilidad para el dividendo hasta 2023, ¿seguirá el crecimiento?

Nuestros mercados parece que experimentarán una explosión de crecimiento en los próximos diez años por la demanda de energía, la demanda de plantas renovables, de inversión en distribución... Así que las utilities se transformarán en valores de crecimiento [hasta ahora eran un valor defensivo]. Además, el nivel de inversión será enorme. Creo que es mejor centrarse en el mensaje de crecimiento y hablar de la remuneración total de los accionistas en vez de centrarse en cuánto dividendo se pagará. Nuestra propuesta es permanecer en el total return, con lo que estaremos en el rango del 12-13%, combinando los dos componentes de la remuneración de manera que la rentabilidad por dividendo será alta pero no excederá este porcentaje, en especial porque el crecimiento impulsará el valor de las acciones a través de los ingresos netos de manera proyectiva.

Aunque la rentabilidad de sus pagos no es la más alta del sector, ¿lo considera atractivo frente a los bonos en el contexto actual de tipos bajos de interés?

Sí. Creo que es una buena apuesta si comparamos el 5% de rentabilidad del dividendo frente 0,5% del tipo de interés que ofrecen los bonos.

En el entorno de tipos actual, ¿siguen bajando el coste de financiación o 'juegan' con alargar los plazos de la deuda?

El coste sufre todavía el impacto de unos tipos de interés del 4%-5% de deuda emitida hace años, en el momento de la adquisición de Endesa, y que estaremos refinanciando entre los próximos 3 y 5 años. Además, desde hace un par de años, el grupo se comprometió con instrumentos sostenibles que emitimos con un descuento de entre 10 y 25 puntos básicos frente a los bonos simples. El 100% de nuestro capex es sostenible y financiable con instrumentos sostenibles. Por lo tanto, vemos mucho espacio de mejora en nuestro coste combinado de la deuda si miramos las curvas de los tipos actuales. No estamos trabajando específicamente en la extensión del vencimiento, ya que debe estar alineado con nuestra base de activos. De hecho, nuestro plan de inversión en capital, asignado principalmente a las energías renovables, genera efectivo en un corto periodo de tiempo, después de un máximo de dos años. Este compromiso inversor de corto plazo garantiza flexibilidad y, además, gracias a una base de activos fácil de vender, evitamos las restricciones financieras de las primeras etapas, si las hay. El grupo puede disfrutar de un alto nivel de flexibilidad financiera.

En el plan a diez años están proyectando una ratio deuda/ebitda de 2,7 veces mientras sus comparables se sitúan en 3,5 veces. ¿Por qué no aumentar la deuda?

Es siempre una opción. En este caso, hemos preferido mantenernos un poco cautos ya que las crisis financieras son cíclicas. En la última década ya tuvimos tres.

"La tendencia es claramente al alza"

La escalada de las energías verdes sobre las contaminantes ya es una realidad en Estados Unidos, donde el pasado mes de octubre la compañía NextEra Energy adelantaba, por primera vez, a las dos grandes petroleras por capitalización. Aunque a día de hoy esta ventaja ha vuelto a revertirse -la eléctrica vale en bolsa 126.700 millones de euros, frente a los 155.000 millones de Exxon Mobil y los 141.600 millones de Chevron- esta situación aún no ha llegado a producirse en la región que más está impulsando la inversión sostenible, que es Europa. En el Viejo Continente, las tres utilities con mayor valor en el parqué aún se encuentran a más de 10.000 millones de los 99.000 millones de Total. El precio de las acciones de Enel estableció un nuevo máximo histórico el pasado 6 de enero, que volvió a superar el viernes situándolo cerca de los 9 euros, en concreto en los 8,938 euros. Su capitalización bursátil supera ya los 90.500 millones de euros. En lo que va del año que acaba de empezar, la rentabilidad de sus títulos sobrepasa el 7%.

Preguntado sobre la posibilidad de un sorpasso de estos sectores en Europa, Alberto de Paoli asegura que Estados Unidos es "un mercado extraño en términos de capitalización", ya que si se compara a la estadounidense con las utilities europeas sería una empresa mediana. "Nextera es una firma que vale más de 100.000 millones de euros de capitalización con cinco millones de clientes. En Enel tenemos 73 millones de clientes y el doble de la capacidad renovable".

Sobre el futuro a corto plazo también se pronuncia el ejecutivo italiano. "Mirando hacia el futuro, creo que las utilities mostrarán un valor de mercado más alto, seguro. ¿Sucederá en 2021, 2022? No lo sé. Tras el Covid-19 el periodo de transición es una incertidumbre. Pero la tendencia para mí es clara". En cuanto a las compañías petroleras, cree que se verán altibajos en bolsa durante un tiempo, y que todo dependerá de que hayan o no invertido en otros campos y de que sus accionistas acepten los cambios hacia otro tipo de negocio.

Presencia en Latinoamérica

Enel es una empresa expuesta al mundo, tanto que se podría decir que es una de las utilities más globalizadas. En Latinoamérica, el grupo italiano ocupa el primer o el segundo lugar, dependiendo del país, en la producción y la distribución de energía. "Estamos en casi todos los países que primero operan con energía renovable. Más o menos, nuestra cuota de mercado se sitúa en todos estos países entre el 30% y el 40%", apunta De Paoli. .América Latina representará, según las previsiones del plan trienal, alrededor de un 25% del beneficio neto. En la región, "algunos vientos en contra están reduciendo un poco el impacto de estos países", admite.

En cuanto a otros mercados emergentes, Enel actuará como administrador en los próximos años por medio de empresas conjuntas. "Creemos que hay mercados donde necesitamos alcanzar un cierto nivel de madurez antes de decidir si dar un paso adelante y consolidar el activo, y también trabajar para integrar el negocio", explica el director financiero de la firma italiana. No obstante, insiste en que en esos países también invertirán mucho. Un ejemplo es Sudáfrica, donde han anunciado una empresa conjunta para desarrollar África subsahariana como han hecho antes en India y Asia. "Son campos en los que trabajaremos duramente con socios", subraya De Paoli. "Constituimos el nivel de crecimiento de los países emergentes que hoy viene de Latinoamérica hace diez años", explica el ejecutivo. Asimismo, sostiene que seguirán por ese camino, ya que como utility quieren seguir siendo una compañía integrada en la cadena de valor. Algo que considera mejor que centrarse en un segmento específico, ya sea la energía eólica, los clientes o la distribución. Por lo tanto, su presencia integrada en muchos países está asegurada.

Enel opera sobre todo en Europa, de donde provino casi un 80% de sus ingresos en 2019, siendo Italia, con un 34%, y España, con un 20,2%, los principales países europeos de la cuenta de resultados. Aunque también cuenta con exposición al mercado alemán y neerlandés, lo cierto que Brasil es el tercer mercado en cuanto a los ingresos: en torno a un 10%, según las cifras de 2019 proporcionadas por FactSet. Con una recomendación de comprar, la acción de Enel está apuntalada por un fuerte crecimiento de los beneficios. De hecho, el beneficio neto pasará de los 2.174 millones de 2019 a los 5.032 millones previstos por el consenso de mercado que recoge FactSet para 2020. De ese año hasta 2022, las ganancias aumentarán un 16%, según las estimaciones, hasta superar los 5.800 millones, una cifra que sería la mejor de su historia.

comentariosforum3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 3
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Usuario validado en elEconomista.es
VivodeDividendos
A Favor
En Contra

El día que se puedan cobrar los dividendos completos, sin artimañas del Estado Italiano, por la doble retención, invertiré en empresas italianas, mientras NO TOCAR NI CON UN PALO.

Puntuación 7
#1
Usuario validado en elEconomista.es
aviamquepasa
A Favor
En Contra

Vaya desgracia haber vendido Endesa a unos italianos, no invierten casi nada, se endeudan para llevarse dividendos y dividendos, etc...

Puntuación 6
#2
Camaleon
A Favor
En Contra

Pura magia italiana. LADRONES ESTAFADORES.......ESTAN VACIANDO ENDESA COMO CUANDO SE SACA AL CARACOL DE SU CONCHA.

Una desgracia para España

Vender una empresa ENERGÉTICA española a una empresa estatal italiana. ESO HA SIDO UN ACTO DE TRAICION.

Puntuación 8
#3