Bolsa, mercados y cotizaciones

Ignacio Fuertes (Rentamarkets): "Dudo de si en la próxima caída habrá políticas ultraexpansivas"

  • Alcanzó un 8,5% de rentabilidad en 2020
Ignacio Fuertes, director de inversiones de Rentamarkets
Madrid

Rentamarkets Sequoia se ha convertido en el fondo de deuda revelación de 2020, al lograr un rendimiento del 8,5%, superando en algo más de 8 puntos porcentuales la media de los fondos españoles de renta fija. Su gestor, Ignacio Fuertes, cuenta con el soporte de Pentagon, una herramienta tecnológica creada por Rentamarkets capaz de cruzar cientos de referencias de activos para comparar precios, analizar desajustes en el mercado y anticipar comportamientos de los inversores. Y frente a la recomendación generalizada de apostar este año por high yield y deuda subordinada, Fuertes es más cauto.

¿Cómo han conseguido obtener una rentabilidad tan buena en 2020?

Hemos tenido un buen año porque somos flexibles, aunque muy prudentes en la gestión. Llegamos a entrar en 2020 con un 60% de liquidez y con unas duraciones en cartera relativamente neutras. A mediados de marzo, emisores de altísima calidad, con muchísima caja, se encuentran con valoraciones que no veíamos desde 2012 y, en algunos casos, desde 2008. Y cuando vemos una acción coordinada de bancos centrales y de gobiernos, con políticas fiscales, lo que decidimos es reducir la liquidez hasta el 15%. También extendimos mucho la duración de la cartera, para lo que es nuestra media, que llegó a ser de 5 años. Fue esa mejora de la calidad, bloquear los diferenciales a largo plazo y tener la capacidad de rotar la cartera, hasta cuatro veces, lo que nos ha permitido tener un buen rendimiento el año pasado, sin haber sacrificado la calidad de la cartera.

"Gestionar la liquidez, porque es lo único que, a pesar de que tiene un coste en Europa, cada vez tiene mayor valor"

¿Y cómo han ido preparando la cartera para este año?

Hemos vuelto a posiciones defensivas y hemos reducido mucho la duración de la cartera y los sectores con mayor beta, hemos aumentado la calidad crediticia de los emisores, reducido la exposición a high yield, a deuda subordinada, a CoCos... Hemos mejorado la calidad de la cartera para que cuando se produzca, si es que se produce, otro evento disolutivo, podamos volver a tener capacidad de aprovecharlo.

¿Pero teme que se produzca pronto ese evento?

Existe un consenso muy positivo en expectativas y posicionamiento y empezamos a ver cierto deterioro de liquidez o, más bien, de una pérdida de la inercia de la mejora. La duración de la cartera ya no es una alternativa segura frente a futuras pérdidas. Y tampoco valen expectativas de rentabilidad, porque 2020 fue un claro ejemplo de que no es importante el resultado, sino cómo lo consigues. Para llegar a un 10% de rentabilidad has tenido que pasar por una caída del 30% y muchos inversores no han sido capaces de aguantar ese recorrido. Y si la duración ya no te protege, ¿qué alternativas hay? Gestionar la liquidez, porque es lo único que, a pesar de que tiene un coste en Europa, cada vez tiene mayor valor. Cuando llegan oportunidades en el mercado o tienes la capacidad de aprovecharlo o no vas a ser capaz de obtener rendimiento y mantener el poder adquisitivo de los inversores.

¿Cómo piensa que se va a comportar el mercado?

Las grandes promesas de crecimiento que traen las vacunas al mercado, impulsadas por un cambio en la Casa Blanca, más friendly con el comercio global, y el hecho de que en 2020 las bolsas se hayan metido más de un 60% animan el espíritu... ¿pero son justificadas las valoraciones de las compañías? ¿Qué va a ocurrir con el crecimiento y el paro? Y toda esta inflación de masa monetaria, ¿no va a traer inflación real? Esa es otra discusión, si la medición de la inflación realmente recoge la pérdida de poder adquisitivo que han tenido las clases medias en las últimas tres décadas. Son dudas acentuadas por el hecho de que pueda volver el confinamiento en media Europa otra vez, tras las fiestas navideñas. Y esto, de alguna manera, puede retrasar la recuperación económica.

Están haciendo, no obstante, lo contrario de lo que recomiendan la mayoría de las gestoras en estos momentos, que es apostar por 'high yield', deuda subordinada...

Los fondos de bonos de gobierno han rentado en torno al 3,5% en los últimos diez años con un 2,5% de volatilidad, pero los tipos han pasado a estar en -0,5%. El high yield venía de niveles del 10% en Europa, está pagando un 2,5% y ha rentado en los últimos diez años en torno al 6,5% anual, con una volatilidad del 4% aproximadamente. Y el retorno esperado para 2021 es un 2,5% ¿Se mantendrán los retornos de los últimos diez años? En algún momento va a dejar de sonar la música y, cuando eso ocurra... Las grandes impresiones de dinero de los bancos centrales se han reducido por los aumentos de los déficits presupuestarios y fiscales de los gobiernos, que han pasado de políticas super austeras en la anterior crisis a otras ultra expansivas, porque la sociedad ha estado en riesgo. Pero empiezo a tener mis dudas de si en la siguiente caída o corrección grande del mercado vamos a volver a tener políticas ultra expansivas por parte de los gobiernos. Que las hayan tenido es lo normal, pero los gobiernos no están aquí para que la bolsa suba. El BCE puede ayudar a los mercados pero la combinación de ambas es una rara avis. Por eso hemos vuelto a posiciones defensivas.

¿Pero no cree que hasta que desaparezcan los efectos de la pandemia los bancos centrales harán todo lo posible para sostener la economía?

Sí, pero para sostener lo primero es tener algo que sostener. Una cosa es lo que ha ocurrido y otra lo que está por venir. El mercado lo está poniendo en precio, pero nuestro trabajo es gestionar el riesgo. No tengo una bola de cristal para leer el futuro, ni sé el dato de inflación ni el siguiente dato macro. Lo que tengo que gestionar es la distribución de riesgos y dónde me encuentro en cada lado y en la parte de renta fija, estoy en la parte muy positiva. Pero lo más normal es que a largo plazo, no sé cuándo será, tendré un problema y no quiero caerme con el carrito del helado. Uno de mis propósitos es reducir la volatilidad para cuando se presente el siguiente evento en vez de caer un 12% hacerlo un 6% y desplegar la liquidez que tengo para aprovechar las oportunidades.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin