Bolsa, mercados y cotizaciones

La remontada es real en la divisa de Brasil

  • Hay expertos que ya apuntan a una posible subida de tipos en Brasil en 2021
  • Sigue habiendo incertidumbres, pero se espera que la subida del real continúe
El real brasileño sube un 8% desde noviembre frente al euro
Madrid

Noviembre parece haber sido un punto de inflexión para la moneda brasileña, un factor clave para algunos gigantes del Ibex 35 como Santander y Telefónica. El real lleva años perdiendo peso, pero desde los mínimos históricos del 28 de octubre ha recuperado un 8% en este último cruce y los expertos creen que se trata del inicio de una remontada de largo plazo, eso sí, no exenta de riesgos.

Desde que a principios de noviembre Pfizer publicase los positivos resultados que estaba dando su vacuna, algo parece haber cambiado en los mercados. Durante ese mes se produjo un acelerón en las subidas de las cotizaciones de los activos de riesgo, como la bolsa y los bonos sin calificación de grado de inversión, y también en las divisas de países emergentes.

Estas últimas han atravesado un muy mal año frente a las principales divisas del planeta, el dólar y el euro. En los peores momentos estas dos últimas divisas han vivido rallies alcistas frente a las monedas de economías emergentes. El euro es un buen ejemplo: ni una divisa de mercados emergentes sube frente a la moneda europea en 2020, con caídas que se enmarcan entre el -33,8% que ha cedido el peso argentino, y el -2,6%, del yuan chino.

Sin embargo, las buenas noticias de la vacuna han desencadenado un cambio en el comportamiento de las divisas emergentes desde que empezó noviembre: varias divisas latinoamericanas, así como el rublo ruso, el rand sudafricano, y algunas otras como el florín húngaro o el zloty polaco recuperan parte de lo perdido en el año en el último mes y medio.

Destaca especialmente el real brasileño: noviembre fue el mes más alcista de la divisa en casi dos años, con un avance del 5,2% frente al euro, y en diciembre se anota otro 2,1% en ese cruce, un repunte que ha reducido las pérdidas anuales del real hasta el 27,4% en su cruce con el euro.

España, beneficiada

La divisa brasileña es muy importante para algunas de las empresas más significativas del mercado español, como son Banco Santander, Telefónica e Iberdrola.

Para la primera, incluso, Brasil supone su principal fuente de beneficio, algo que ha sido un viento de cara para la empresa española durante los últimos años al haber sufrido el país más problemas que el resto del mundo, con una recesión económica en 2015 y 2016 y un elevado desempleo, que han dejado marca en la salud económica del país. Además, la pandemia de Covid-19 se cebó especialmente con el país carioca.

¿Seguirá el 'rally' del real?

La pregunta que pueden estar haciéndose en este momento muchos inversores de estas grandes firmas del Ibex es si el rally que viene experimentando el real en las últimas semanas, desde sus mínimos históricos que tocó en octubre, es un amago, o si tiene visos de continuar en el más largo plazo. Los expertos creen que esto último es lo más probable y ofrecen varios argumentos que apoyan esta opinión, aunque no descartan que en el camino alcista que debería encarar el real en los próximos años pueda producirse algún bache en el corto plazo, y más ahora, teniendo en cuenta que siguen habiendo muchas incertidumbres para los inversores por la pandemia de Covid-19 y la crisis económica que ha desencadenado.

"De modo general, la tranquilidad reflejada en el mercado [desde el mes de noviembre] podría asociarse con la aparición efectiva de la vacuna contra el virus y la nota relativamente más optimista de los bancos centrales sobre las perspectivas de recuperación en el 2021, entre otros", explica Olivia Álvarez, analista de Monex Europe.

La experta considera que "la apreciación del real en las últimas semanas podría ser el inicio de la recuperación esperada de la moneda en los próximos años considerando un entorno de riesgos más relajado", pero avisa de que "esto no anula la posibilidad de que el real brasileño vuelva a descarrilarse de esta senda en el corto plazo, teniendo en cuenta la agravante situación sanitaria imperante en el país, los notables riesgos al panorama económico y el frágil perfil de las cuentas públicas, un factor que históricamente ha debilitado a la moneda".

El papel del Banco Central do Brasil es clave en el devenir del real. Esta misma semana el presidente de la entidad, Roberto Campos Nieto, ha destacado sus expectativas de que la inflación alcance el objetivo del organismo (4% en 2020, 3,75% en 2021 y 3,5% en 2022), incluso con una hipotética subida de tipos de interés en los próximos meses, lo que ha hecho que se empiece a especular con un incremento del precio del dinero en el país que podría ser positivo para la moneda brasileña. "Para el real brasileño, los recientes comentarios del BCB también son muy influyentes, dado que sugieren el inicio de la normalización monetaria dentro de los próximos dos años", corrobora Álvarez.

Kim Catechis, responsable de estrategia de inversión de Martin Currie también cree que "el real tiene potencial para seguir apreciándose desde los niveles actuales, con las nuevas vacunas y paquetes de estímulos aumentando el optimismo en torno a la recuperación económica en Estados Unidos y del crecimiento global", y también recalca "el crecimiento chino, que probablemente será fuerte en 2021 y desembocará en más importaciones de materias primas, algo bueno para un gran exportador como Brasil", explica.

Chia-Liang Lian, responsable de deuda emergente en Western Asset, señala cómo "somos cautelosamente constructivos en que siga la consolidación del real en 2021, por dos razones: en nuestra opinión la divisa sigue infravalorada tras los escándalos políticos de 2015, y creemos que va a haber una mayor demanda por activos de mercados emergentes en divisa local, en general, al haber una infraponderación sistemática a este tipo de activos", explica.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin