Bolsa, mercados y cotizaciones

Engie necesita el 'cash' de Suez para el gas americano

  • La firma francesa ha aceptado vender el 29% que posee en Suez a Veolia
  • Su beneficio operativo será muy similar al obtenido en 2019
  • El inversor puede comprar los beneficios de Engie de 2021 a un PER de 10 veces
Un grupo de empleados de Suez protesta ante la sede de Engie en París a finales de septiembre de 2020. Foto: Reuters.
Madrid

A tenor de las previsiones de beneficio, Engie apenas notará el año de la pandemia. Con unas ganancias crecientes y una deuda baja en comparación con sus rivales, la compañía francesa está a diez años de devolverle al inversor su dinero. | Todo sobre el fondo asesorado por elEconomista, Tressis Cartera Eco30.

El Cuerno de Oro es un estuario a la entrada del Bósforo que divide Estambul: un brazo de mar que protegió Constantinopla de sus invasores, famoso por la cadena tensada que se extendía hasta la Torre de Gálata y cerraba el paso a los barcos enemigos. Hasta que un día el ingenio y los asaltos del sultán otomano Mehmet II conquistó Bizancio.

A pesar de su final, fue una gran estrategia defensiva, como la que utiliza Engie, la antigua Gas de France-Suez, para subsistir en un mercado competitivo al que se suman rivales en el terreno de las energías renovables.

La globalización ha llevado la compañía francesa a expandirse por 70 países. Sin embargo, la aldea global presenta un trilema político, según el turco Dani Rodrik, Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales 2020: "No podemos perseguir de forma simultánea la democracia, la autodeterminación nacional y la globalización económica".

Parece que Engie apenas notará la pandemia. Su beneficio bruto (ebitda) disminuirá un 0,5% este año con respecto a 2019, con lo que ganará 9.249 millones de euros -datos del consenso de analistas que recoge FactSet-, aunque también es cierto que es un 11% menos de lo que se preveía en enero para 2020.

"El bajo endeudamiento de Veolia y Engie frente a Suez y EDF les da espacio para acelerar el crecimiento", subrayan desde Bloomberg

De todos modos, se espera un crecimiento del beneficio bruto del 20% entre 2019 y 2023, año este último en que se podrían sobrepasar los 11.000 millones -niveles de 2013-. Por otro lado, el beneficio neto será de 1.679 millones de euros, el doble del año anterior (fue un ejercicio extraordinario) pero un 40% menos de lo que se pronosticaba en enero.

En cuanto a las ganancias, el beneficio de 2021 cotiza en las 10,9 veces a precios actuales, con lo que quien compre acciones de la firma gala lo hace con un descuento de casi el 60% frente a la media del sector de las empresas de servicios de gas y electricidad (25,1 veces), aquellas con un valor en bolsa superior a los 20.000 millones de euros, como NextEra, Iberdrola o Enel. Si se tiene en cuenta la deuda, el multiplicador (ev/ebitda) baja a las 5,3 veces en el caso de Engie.

La empresa francesa dio el gran salto al mercado turco cuando adquirió Izgaz en 2008 (entonces, el tercer mayor distribuidor de gas natural del país) y el descubrimiento de una reserva de gas de 320.000 millones de metros cúbicos en la costa turca del Mar Negro podría ser una gran oportunidad de crecimiento.

Sin embargo, estos días se habla más de Engie por la venta a Veolia del 29% que poseía en Suez; pero el Tribunal Judicial de París ordenó el 9 de octubre la suspensión de los efectos de la adquisición. El Gobierno francés, accionista de Engie, ha reconocido que la operación no es una opa, pero es un primer paso, y cree que aún se pueden evitar las hostilidades.

"El bajo endeudamiento de Veolia y Engie frente a Suez y EDF les da espacio para acelerar el crecimiento", subrayan desde Bloomberg. "Veolia y Engie podrían levantar fondos adicionales con la venta de negocios maduros y no esenciales y reinvertirlo en activos de altas rentabilidades", explican. Por ejemplo, en los planes de Engie en gas y renovables en Latinoamérica.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.