Bolsa, mercados y cotizaciones

Marathon Petroleum aprieta las tuercas a sus refinerías

  • La compañía debe reducir costes para afrontar un año difícil, según JP Morgan
  • Las acciones de la firma reciben una recomendación de comprar
  • Su PER 2022 caerá a las 11 veces, un nivel más atractivo para invertir
Refinería de la Bahia de Galveston, al sur de EEUU, propiedad de Marathon Petroleum. Foto: Marathon.
Madrid

La venta de las gasolineras Speedway aliviará el endeudamiento de la compañía, pero añadirá presión a sus márgenes y costes. Aunque el beneficio de 2019 no se recuperará pronto, está más barata que sus competidores Exxon o Chevron. | Todo sobre el fondo asesorado por elEconomista, Tressis Cartera Eco30.

Amitav Ghosh, escritor indio bengalí, dijo a principios de los noventa que todavía no se había escrito la gran novela americana del petróleo, en la que la literatura reflejase la influencia del oro negro en EEUU, como sí se había escrito sobre el carbón, el maíz o las plantaciones de algodón.

Sin embargo, ya había muestras de petroficción desde 1927, cuando Upton Sinclair escribió la novela Oil! (¡Petróleo!) en la que describía los orígenes de esta industria en California, narraba el proceso de extracción del crudo y detallaba la resistencia contra las prácticas laborales de las empresas petroleras, en ocasiones por medio de huelgas en los yacimientos.

El libro se adaptó al cine con la película There will be blood, traducida al castellano como Pozos de Ambición, aunque sin ser muy fiel al espíritu del autor, según cuenta el profesor canadiense Peter Hitchcock en su artículo Oil in an American imaginary (El petróleo en el imaginario estadounidense).

Marathon Petroleum, heredero de Ohio Oil y de la Standard Oil de John D. Rockefeller, fue testigo de la expansión del petróleo por EEUU, y hoy es uno de los valores en los que invierte el fondo asesorado por elEconomista, Tressis Cartera Eco30. Marathon es el dueño del mayor sistema de refinerías del país. De hecho, la planta de Galveston (Texas) está entre las diez que más barriles diarios producen del mundo.

A pesar de ello, la firma americana ha notado el desplome del consumo por la parálisis económica y se prevé que el beneficio operativo (ebitda) de este año sea un 60% inferior al del ejercicio anterior. Si bien se empezará a recuperar en 2021, el consenso de mercado que recoge FactSet no ve que en los próximos tres años pueda alcanzar los casi 9.000 millones de euros que declaró en 2019.

Donde se verá una cierta mejoría es en el precio al que sus beneficios cotizan en bolsa. De las 46,8 veces que se esperan en 2021, bajaría a las 11,5 veces al año siguiente. Cuanto más bajo, mejor para el inversor.

Pero si se toma el multiplicador de beneficios que incluye la deuda (ev/ebitda), la estimación de 2021 es de 6,8 veces, un 20% por debajo de la cifra media que presentan las compañías petroleras de EEUU con un valor en bolsa superior a los 10.000 millones de euros. Es decir, que Marathon aún está más barata que Chevron, Exxon Mobil o Halliburton.

Al menos, salvando las distancias, le ha ido mejor que a Exxon, que ha perdido 115.000 millones de euros de capitalización desde enero y recibe una recomendación de vender frente a los 15.000 millones menos de Marathon en bolsa y su consejo de comprar.

La venta de sus gasolineras Speedway por 16.500 millones de dólares (después de impuestos) al dueño de 7-Eleven "acelerará de forma significativa la reducción de la deuda y allanará el camino a una restructuración más profunda", aseguran desde Bloomberg, "aunque eleva el riesgo para los beneficios". Para los expertos de JP Morgan, Marathon necesita reducir los costes en sus refinerías con el fin de afrontar un segundo semestre del año difícil.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin