Bolsa, mercados y cotizaciones

CIE Automotive resiste mejor a la crisis dentro de un sector de autos 'gripado'

  • Su beneficio caerá un 33% en el año, hasta los 188 millones
Foto: Archivo.

CIE Automotive será, según los analistas, el fabricante de componentes del automóvil europeo más resiliente este año, a pesar de que la carretera se desmenuce bajo sus pies. El sector de la automoción europeo es uno de los que ha sumado la paralización económica por el Covid-19 a una crisis interna que arrastraba desde hacía años a raíz del incremento de costes que supone invertir en el coche eléctrico y ante la implantación de la normativa WLTP, que obliga a los fabricantes a instalar en los vehículos un nuevo sistema de control de emisiones CO2 -entre otros consumos- desde septiembre de 2018.

"Hay que retrotraerse a 2017 para ver al Stoxx 600 de Automovilísticas superar el retorno medio del mercado. Fue el peor sectorial en 2018, con una caída del 28% frente al -13% del Stoxx 600; y el último también en 2019 -15% frente a un 23%-", recuerdan los analistas de Barclays. Este año lleva una caída del 18%, la quinta más elevada de los subsectores, y 7 puntos por encima del Stoxx 600, que cede un 11%. CIE cae un 17%, lo que le ha llevado a mínimos de valoración en bolsa.

Un plan en espera

La avalancha de profit warnings (recortes de estimaciones), tan común estos meses, entre los fabricantes de componentes se produjo ya el año pasado. CIE Automotive es de las pocas que sigue adelante con su hoja de ruta, aunque, por el momento, no haya desvelado los objetivos de su nuevo plan estratégico, que estaba previsto que se presentara en torno a marzo de este año. Cuenta con la segunda mejor recomendación de todo el Ibex, solo superada por Ence, y se mantiene como la cuarta firma preferida por los gestores y analistas que conforman el índice Eco10 para encarar el verano."Si se produce una evolución razonable en el segundo semestre, será un año de contexto retador", afirma la compañía.

Tras un desplome del 26% de la venta de vehículos en la Unión Europa de enero a marzo, desde Bloomberg Intelligence esperan que la caída llegue al 55% en el segundo trimestre, "lo que supone vender 2,6 millones de coches menos o 52.000 millones de ingresos menos". Puesto en cifras, los analistas esperan que el beneficio de CIE Automotive sea el que menos caiga este ejercicio entre los comparables del sector. Las estimaciones prevén ganancias de 188 millones de euros, un 33% menos, frente al desplome medio del 80% de sus comparables francesas -Plastic Omnium y Faurecia- o del 58% de las alemanas Rheinmetall y Schaeffler, con un ojo puesto en el Brexit -quieren gravar con un 10% las importaciones-. Valeo, el mayor fabricante de componentes europeo, y la española Gestamp cerrarán el año en pérdidas, según los analistas.

Ventajas

CIE tiene un perfil diferente a sus comparables. Por un lado, la diversificación de los clientes-no solo suministra a marcas de automóviles, sino también a otros fabricantes de componentes- le llevó a cerrar el primer trimestre con un aumento de las ventas del 1,8% frente a la caída del 24,4% del sector a nivel mundial, aun encajando un recorte de las ventas en Europa -primer mercado, con un tercio del Ebitda- del 5,6%. En ese mix, Asia (sobre todo India) representa ya casi una quinta parte del beneficio bruto, con Mahindra como cliente principal. En abril el mercado indio no registró, por primera vez en su historia, ni una sola venta de coches.

La combinación de tecnología con la fabricación masiva de vehículos (como en India) hace resistir mejor la rentabilidad del negocio. El margen de CIE caerá a mínimos del 15% este año, 220 puntos básicos que en 2019, pero seguirá siendo el segundo más alto del sector, por detrás de la italiana Brembo, que fabrica frenos para los coches.

"El contexto actual para el sector auto hace recomendable tomar exposición a CIE solo para inversores con horizonte temporal largo y alta tolerancia al riesgo", afirman desde Bankinter, que destacan ciertos aspectos importantes de la firma: "estructura de costes flexible (con costes fijos del 9% sobre el total de ventas); una política comercial basada en la rentabilidad y no en el volumen; y reservas de liquidez de 900 millones de euros". Supone un 54% sobre el total de deuda, en 1.672 millones de euros a cierre de marzo.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin