Bolsa, mercados y cotizaciones

Cuánto dinero gana el sector en función del precio del petróleo

  • El sector podría lograr ligeras ganancias con 35 dólares…
  • …pero para poder repetir un año como 2019 se necesitarían los 50

Ayer finalmente se cerró un pacto histórico en el marco de la OPEP+ para recortar la producción y poner fin a la guerra de precios, pero durante las últimas semanas, en medio de las especulaciones sobre la reunión de la OPEP, la crisis de demanda por el coronavirus y el enfrentamiento entre Arabia Saudi y Rusia, los precios del petróleo han vivido una montaña rusa -en la que han acabado bastante abajo, toda vez que arrancó el año en 70 dólares, cayó por debajo de los 23 y ahora se queda en la zona de los 33 dólares-.

En medio de estas turbulencias, las compañías se han apresurado a anunciar recortes, básicamente en sus niveles de capex y paralizando sus recompras de acciones, recortando su breakeven, pero ¿qué nivel de beneficio necesitan las petroleras para, al menos, no perder dinero?

Según los cálculos de UBS, las grandes integradas europeas y los dos gigantes norteamericanos -Chrevron y Exxon-, con un crudo promediando los 30 dólares en 2020 la mayor parte de las compañías entrarían en números rojos, con las excepciones de OMV, Galp o Mol. Mientras, si el precio del barril de Brent promediase 35 dólares las grandes firmas apenas lograrían un tercio del resultado que se anotaron en 2019 -ver gráfico-. 

"A medida que el impacto del COVID-19 ha evolucionado, cerrando de manera progresiva las grandes economías mundiales, hemos revisado a la baja las previsiones macroeconómicas reflejando una caída sin precedentes en la demanda. Nuestra expectativa del barril de Brent es de 35,25 dólares, frente a los 41,5 anteriores. Nosotros esperamos un pequeño nivel de rentabilidad en las integradas para 2020, pero esto cambiaría de manera muy sensible ante cualquier cambio en las condiciones macro", señalan en la entidad helvética.

Cuánto gana cada petrolera en función del precio del crudo

En este escenario, una de las claves para los analistas con respecto a la inversión en el sector está en la capacidad que tienen las distintas compañías para absorber los golpes en su balance, lo que marcará el tiempo que podrán sobrevivir en un entorno de bajos precios del crudo sin tener que llevar a cabo recortes más agresivos.

"El mercado ha cambiado al modo supervivencia tras el colapso en los precios del crudo tras la suspensión en la actividad como resultado del Covid-19. El sector ya sufría antes de la crisis, con la sobrecapacidad llevando a unos precios del gas más débiles y unos márgenes más bajos en las refinerías y en las petroquímicas. Con los precios por debajo de 30 dólares, las compañías afrontan un ambiente increíblemente retador, sufriendo presión en todas las partes de sus negocios", reflexionan en Berenberg.

Mientras, con la excepción de Eni, que tendrá en 2020 un ejercicio muy complicado, las grandes firmas del sector lograrían acercarse a los beneficios logrados en 2019 si el crudo promediase los 50 dólares en 2020, un escenario que ahora parece muy alejado pero que al principio del año estaba en la mente de muchos.

"Aunque el escenario a corto plazo sigue siendo extremadamente retador, mirando más allá pensamos que hay potencial para la mayoría de acciones de la industria. Haciendo un simple ejercicio de estimar una generación de caja correspondiente a una parte media del ciclo en 60 dólares -asumiendo que el 25% del mismo se paga en dividendos y luego eligiendo qué rentabilidad por dividendo el mercado exigiría a las compañías- habría potencial al alza para la mayoría de empresa incluso si el mercado exigiese rentabilidades del 10%", apuntan en la casa de análisis.

El riesgo de los dividendos

Con los últimos recortes de las compañías, el punto de mira de inversores y analistas está en los dividendos, para los que se prevén recortes si el panorama no mejora para el sector. "Comparado con el colapso en los precios hace 5 años, pensamos que las empresas han respondido más rápido pero usando los mismos métodos: se suspenden las recompras y se recorta el capex. Aunque estas medidas han recortado los breakeven de los dividendos a 37 dólares de media, vemos que el free cash flow que faltase para llegar a esta cifra se compensaría con el circulante y el balance, evitando recortes de dividendos", explican en Bank of America. 

Eso sí, advierten que si la situación se prolongase habría que tomar más medidas: "Hay empresas en las que se necesita mayores diluciones en el capital a través del scrip o desinversiones si los precios del Brent siguen manteniéndose más bajo por más tiempo", explican. Eso sí, hay analistas que creen que los pagos en papelitos son aceptables -ante la elevada dilución que implicarían a estos precios- y que será difícil hacer desinversiones ante los bajos precios del crudo.

"Para proteger el balance y los dividendos, esperamos que el capex caiga un 20% en 2020 con potencial para mayores recortes en 2021. Las recompras se han cancelado y se están recortando costes operativos. Las desinversiones requerirían una recuperación y un mercado más estable antes de poder llegar a acuerdos y los scrip no son una opción, ya que los débiles precios los harían demasiados dilutivos", argumentan en Berenberg.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin