Bolsa, mercados y cotizaciones

Wall Street vuelve con subidas del 1%, pero todavía no alcanza los máximos históricos

  • El euro toca los 1,09 dólares por primera vez desde noviembre
  • El Comité Federal de Mercado Abierto se reunirá el miércoles
  • La OPEP podría extender los recortes de producción en su reunión de marzo

El mercado ha dejado a un lado por un día los temores a una ralentización de la economía china a causa del coronavirus de Wuhan y se ha centrado en el optimismo de los resultados empresariales y la reunión de la Fed del miércoles. El Dow Jones sube un 0,66%, hasta alcanzar los 28.722,85 puntos; el S&P 500 repunta un 1,01%, hasta situarse en las 3.276,24 unidades, y el Nasdaq 100 avanza un 1,55%, hasta los 9.090,93 puntos.

La herida que ha provocado el brote de coronavirus de China en las bolsas ha dejado de supurar por el momento. Wall Street retoma las subidas este martes, intentando reponerse del susto del día anterior, en el que las caídas se precipitaron por encima del 1,5%. Los inversores intentan pasar página con los resultados empresariales y con la reunión de mañana de la Fed.

Antes de la apertura han publicado sus cuentas 3M, Pfizer y Harley-Davidson. Las dos primera compañías, ambas forman parte del Dow Jones, caen un 5,7% y 5%, respectivamente, tras decepcionar sus cifras. Por su parte, el fabricantes de motocicletas también se ha desplomado más de un 3% a pesar de batir las expectativas del mercado.

"Una corrección debe de ser vista como algo del todo normal dentro de la fuerte tendencia que Wall Street desarrolla y consideramos que será una pausa temporal", dice Joan Cabrero

De momento, de las compañías de S&P 500 que han informado hasta ahora, el 67% ha publicado ganancias mejores de lo esperado, según muestran los datos de FactSet.

Entre las compañías que cotizan en el Dow Jones que mejor se han comportado durante la sesión del martes están Apple, cuyas acciones rozan la subida del 3%, Intel, Microsoft, Goldman Sachs, JP Morgan y Walt Disney, que suben más de un 2%.

Más importante aún si cabe será la primera reunión sobre tipos de interés de la Reserva Federal. Aunque no se esperan cambios tras los últimos recortes adoptados por Powell a final de año, la rueda de prensa posterior será muy seguida por el mercado. "Esperamos que podrían añadir un elemento dovish", comenta Christian Scherrmann, economista de DWS, debido al crecimiento global más lento, a las tensiones geopolíticas, la guerra comercial y a la incertidumbre del virus en China.

El rebote no es fiable

"Aún no es definitivo que estemos ante el origen de una corrección en toda regla, pero mientras estos huecos no sean cerrados no hablaremos de fortaleza ni confiaríamos en mayores subidas temporalmente", insiste Joan Cabrero, director de estrategia de Ecotrader.

"Para que se cierren estos huecos es necesario que el Nasdaq 100 logre cerrar una sesión por encima de los 9.142 puntos y el S&P 500, sobre los 3.295 puntos", ha explicado el analista. Hasta esa distancia, al Standard & Poor's le separa un 0,6%.

En cualquier caso, añade el experto, "una corrección debe de ser vista como algo del todo normal dentro de la fuerte tendencia que Wall Street desarrolla y consideramos que será una pausa temporal, por lo que en cuanto detectemos muestras de agotamiento vendedor volveremos a buscar ventanas de entrada, confiando en la reanudación de su tendencia en subida libre absoluta".

El momento idóneo para volver a comprar renta variable estadounidense sería la vuelta del S&P 500 a los 3.170-3.155 puntos.

Antes de la apertura, se han publicado los pedidos de bienes duraderos de diciembre, que han subido más de lo previsto, el consenso de analistas esperaba una caída del 3,1%, y los precios de la vivienda en noviembre, que han ascendido un 2,6%, por encima del 2,2% esperado.

El petróleo repunta, pero no supera los 60 dólares

Los futuros del petróleo Brent han experimentado un cambio de tendencia, tras varios días a la baja (llegaron a perder casi un 10% en una semana), y suben un 0,3% durante la sesión del martes, hasta la zona de los 59,5 dólares por barril. Durante la sesión, el crudo de referencia en Europa llegó a superar por unos momentos los 60 dólares. En lo que va de ejercicio, acumula unas pérdidas del 10%.

En la misma línea se han comportado los futuros del West Texas, que repuntan en torno a un 0,7% con respecto al jueves, hasta avanzar al nivel de los 53,5 dólares por barril. Sin embargo, no ha sido suficiente para detener las pérdidas que acumula el crudo estadounidense en un año: pierde ya un 12%.

La OPEP y sus aliados podrían extender y profundizar los recortes de la producción de petróleo en su siguiente reunión de marzo "para tener en cuenta la menor demanda mundial" a consecuencia del brote de coronavirus en China, según sostiene el analista Ed Morse, director de investigación de materias primas de Citigroup.

Además, el experto ha indicado que la demanda de combustible de los aviones se prevé que caiga en 100.000 barriles diarios en China durante los primeros cuatro o cinco meses del año.

El euro toca los 1,09 dólares por primera vez en dos meses

La divisa europea cotiza en el entorno de los 1,102 dólares, sin apenas cambios con respecto a la sesión del lunes, en la que ya es su cuarta jornada consecutiva de descensos. Pero ha llegado a tocar el nivel de los 1,09 dólares, algo que no sucedía desde el 28 de noviembre. En lo que va de año, el euro se deprecia alrededor de un 1,7% frente al billete estadounidense.

Por otro lado, la libra esterlina retrocede cerca de un 0,3% en comparación con el cierre anterior, y cae a la zona de cambio de 1,181 euros. En los primeros días del año retrocede un ligero 0,1%.

En cuanto a los metales, el oro cede un ligero 0,6% tras marcar máximos de cinco años y desciende a la cota de los 1.568 dólares por onza. Gana un 3% en lo que va de ejercicio.

Las bolsas han vuelto a repuntar y las compras de oro se debilitan. "Todavía existe la preocupación de que la demanda por el metal en forma de joyería y otros regalos ha descendido por la cuarentena que mantiene a parte de la población aislada en varias ciudades chinas, en un momento [Año Nuevo] en el que el consumo en Asia es ya de por sí débil", informan desde Bloomberg.

Asimismo, desde la agencia de información financiera apuntan que "el impulso alcista del oro ha sido minado por un dólar al alza y la resistencia técnica [del oro] cerca de los 1.600 dólares por onza". No obstante, consideran que "la amenaza del coronavirus y las perspectivas de que los chinos vuelvan a comprar cuando los mercados reabran la semana que viene tras el periodo vacacional debería ver al oro romper su resistencia".

¿Qué hará la Fed en los próximos meses?

"No esperamos que el FOMC anuncie otro recorte de los tipos en su reunión del 28 y 29 de enero, gracias en gran parte al éxito de los tres recortes de 'seguro' de la Fed durante 2019", resume Franck Dixmier, director global de renta fija de Allianz Global Investors. "La estabilización de la economía de los Estados Unidos justifica una extensión de la pausa de su política", ha señalado. 

"Es cierto que el reciente aumento del IPC (Índice de Precios al Consumidor), que alcanzó el +2,3% en diciembre, podría generar temores de una postura menos acomodaticia por parte de la Fed", subraya el analista.

Sin embargo, prosigue, "este reciente aumento en la inflación total debe ponerse en perspectiva en vista de la debilidad del PCE (índice de precios de gastos de consumo personal, medido por el gasto de los hogares), que se situó en +1,5% en noviembre, y especialmente del indicador preferido de la Reserva Federal, el PCE central (que excluye el gasto en alimentos y energía), a +1,6% en noviembre".

El experto de Allianz recuerda que el organismo ha comprado 60.000 millones de dólares en letras del tesoro cada mes desde el pasao octubre. "Aunque presentada como una medida 'técnica', esto ha sido acompañado por un crecimiento significativo en los índices de renta variable en los Estados Unidos" y "las recientes declaraciones de miembros del Comité de Política Monetaria sugieren que estas compras podrían continuar hasta mediados de año", explica.

Dixmier ve "una fuerte correlación entre el aumento en el balance de la Reserva Federal y el desempeño de los mercados de renta variable de Estados Unidos". Observa que, desde octubre, "cada aumento del 1% en el balance de la Fed se ha traducido en un aumento del 1% en el S&P 500".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0