Bolsa, mercados y cotizaciones

La libra reconquista máximos de 2017 y descuenta un 'Brexit blando'

  • Apunta a una mayoría conservadora en los comicios de este jueves...
  • ... y a una desconexión pactada el próximo 31 de enero
Foto: Reuters

La libra sigue recuperando terreno y ya se sitúa en niveles no vistos desde mayo de 2017 en su cruce con el euro. Máximos no presenciados desde que Theresa May ganara las elecciones de Reino Unido sin mayoría para su partido, lo que acabó condenándole a dimitir tras no lograr un acuerdo con la Unión Europea (UE) para el Brexit.

Boris Johnson y los conservadores afrontan ahora una situación irremediablemente similar, y a unos días de los nuevos comicios -se celebran este jueves 12 de diciembre- la divisa, convertida en el indicador más sensible a las incertidumbres, apunta a la victoria del actual primer ministro tory y a una desconexión pactada el 31 enero. 

La libra acumula cerca de un 12% de rebote desde los mínimos de la última década que registró en septiembre, en la zona de los 1,07 euros, y casi cada día de las últimas semanas ha amanecido impulsada por las encuestas que se van conociendo, y que vaticinan, cada vez con más ventaja frente a los laboristas de Jeremy Corbyn, una mayoría de los tories que les permita respaldar el acuerdo de Johnson para salir de la UE, "el resultado más positivo para el mercado", según coinciden los analistas. 

Iberdrola, Ferrovial, IAG, Santander y Meliá son las españolas más sensibles a la libra

Desde Royal Bank of Canada dan una probabilidad del 60% a una mayoría conservadora, "lo que llevaría a la casi certeza de un Brexit a finales de enero en los términos del acuerdo de Johnson, mientras que un mejor resultado de los laboristas, conduce a un segundo referéndum". 

Los expertos coinciden en general en que el mejor resultado para poder confiar en una continuidad de la recuperación de la moneda británica es una victoria de los conservadores, porque, al margen del Brexit, la entrada del Partido Laborista de Jeremy Corbyn en el Gobierno de Reino Unido implicaría un aumento del gasto público, la amenaza de nacionalización de los servicios públicos y un incremento de los impuestos para los ricos que es visto como un riesgo de fuga de capitales. 

Desde Berenberg llaman a recordar "la lección de los comicios de 2017". "Un cambio de tendencia en los últimos días podría ser decisivo, como pasó entonces a favor de los laboristas y en contra de Theresa May, quien no alcanzó la mayoría que sí adelantaban las encuestas", explican en la firma de inversión alemana. 

"La ventaja de Johnson sobre el Partido Laborista de Jeremy Corbyn se mantiene por encima de los 10 puntos porcentuales y su partido continúa proyectando un sólido apoyo en el 43%", continúan los expertos de Berenberg, que consideran que, "hasta ahora, Johnson ha permanecido inusualmente manso durante gran parte de la campaña, aunque eso pronto podría cambiar". 

"A primera vista, probablemente sea seguro asumir que un parlamento conservador con una política de gastos laxa y que apruebe el acuerdo de Brexit de Boris Johnson será un resultado positivo neto para la libra esterlina, sin embargo, el repunte de la moneda debe ser tomado con cautela por diferentes motivos", señala el equipo de analistas de Monex Europe, que enumera: "Primero, las elecciones suelen desatar picos de volatilidad y movimientos ambivalentes en las divisas. Como promedio, la libra ha retornado a su nivel preelectoral en los 30 días posteriores de los últimos siete comicios. Segundo, las previsiones giran en torno a un escenario de transición ordenada del Brexit, el cual encierra numerosos desafíos más allá del resultado. Tercero, incluso aunque se materializara el escenario descontado por los mercados y la aprobación parlamentaria del Brexit para la fecha límite del 31 de enero, la incertidumbre sobre el futuro de las relaciones comerciales entre ambas partes seguirá pesando en el apetito de los inversores". 

La visita de la semana pasada del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a Londres en el marco de la OTAN era vista como una amenaza para los conservadores, aunque finalmente salvaron la cita. "La libra sigue influenciada por los sondeos diarios y hay cierto alivio porque Trump no atacó el sistema político británico", reconoce Ned Rumpeltin, estratega de Toronto-Dominion Bank en declaraciones recogidas por Bloomberg

Impacto en mercado 

Sin duda el contexto actual es positivo para la libra y, aunque perjudica a las exportadoras británicas, es sinónimo de estabilidad. También para la eurozona, cuyas compañías más expuestas a Reino Unido sí que ganan competitividad con la apreciación de la moneda británica. 

Eso sí, el futuro sobre las relaciones comerciales entre ambos mercados es desconocido y podría deteriorarse a partir del 31 de enero. Las grandes automovilísticas, otras compañías industriales y españolas como Iberdrola, Ferrovial, Banco Santander o Sabadell o las relacionadas con los viajes y el turismo, como IAG, Aena y Meliá, son las más sensibles.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0