Bolsa, mercados y cotizaciones

El apalancamiento de Telefónica se situará en línea con el sector si coloca Latinoamérica

  • La operación le permitiría borrar la correlación con las divisas
  • Recortaría el ebitda en 2.500 millones y la deuda en 15.000 millones
José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica. Foto: Efe

Tras varios años muy complicados para Telefónica y para todo el sector en bolsa, la pasada semana la compañía decidió presentar un nuevo plan estratégico en el que contempla centrarse en sus cuatro mercados core -España, Alemania, Brasil y Reino Unido- y realizar un spin off operativo del resto de negocios en Hispanoamérica. Con esta decisión y con el ruido constante de los últimos años sobre su endeudamiento, los analistas ya han comenzado a calcular el impacto que tendría colocar estos activos. La ratio deuda/ebitda de la compañía podría por fin caer de las 2 veces en 2021, en línea con lo previsto para el sector ese año y por debajo de las 2,7 veces esperadas para 2019.

Según los cálculos de Barclays, el apalancamiento de la empresa en 2021 sin colocar ningún activo se situaría en las 2,6 veces. Tomando los múltiplos de los últimos tratos en la región, en el banco inglés creen que la operación se podría cerrar en unos múltiplos Ev/Ebitda (capitalización más deuda entre beneficio bruto) entre las 5,5 y las 6,5 veces. Suponiendo que se vendiese a 6 veces el precio de colocación podría situarse en los 15.000 millones de euros. Así, la teleco daría un buen tajo a su deuda -que caería hasta los 26.500 millones de euros- y reduciría sus ganancias brutas al entorno de los 13.500 millones de euros. Eso sí, también se contempla la opción de realizar alianzas.

Eso sí, el proceso de colocación no será sencillo: "Es improbable que se produzca una consolidación pura en estos mercados, ya que en Argentina y Colombia solo hay 3 operadores. En ese caso, creemos que se podrían compartir algunos activos, por lo que usamos un múltiplo más bajo para nuestros cálculos", indican en la entidad.

Cómo evolucionará la deuda de Telefónica si coloca sus activos

En todo caso, la clave del impacto de la operación estará en el multiplicador al que logre colocar estos activos, toda vez que el rango Ev/ebitda de las últimas operaciones en la región ha oscilado entre 4,4 y 12,3 veces. "La venta de toda la unidad en Latinoamérica, asumiendo que la cierre en un abanico entre las 5 y las 9 veces, aceleraría el proceso de desapalancamiento entre las 0,1 y la 1 vez", calculan, por su parte, en UBS.

Es suficiente que se venda a un múltiplo por encima de su apalancamiento para que la operación sea vista como positiva

En todo caso, desde la entidad helvética resaltan que es suficiente que se venda a un múltiplo por encima de su apalancamiento para que la operación sea vista como positiva. "Una salida potencial sería una prioridad estratégica que, si se se lograse, reduciría la exposición a una macro complicada, permitiría reducir el endeudaminento y compensaría el desfase que hay en las divisas entre activos y pasivos. Aunque sabemos que puede ser complicado vender en este entorno, si lo hace a un múltiplo más elevado de su endeudamiento crearía valor o al menos sería neutral y permitiría mejorar el balance", aseveran en UBS.

La opción de las torres

Aunque tras la actualización estratégica de la compañía todo el foco se ha puesto en la posible desinversión en Hispanoamérica, lo cierto es que otra pata clave sería la monetización de las torres de telecomunicación, que ya fue puesta encima de la mesa por parte de la empresa hace unos meses.

Según indicó la propia Telefónica, cuenta con unas 50.000 unidades aparte de las 18.000 que están en manos de Telxius y existiría la opción tanto de engordar a su filial -recientemente ha anunciado el traspaso de las de Brasil por 140 millones- como de monetizarlas. Según resaltan en Goldman, las firmas del sector cotizan entre las 16 y las 24 veces Ev/Ebitda, lo que implicaría una valoración de entre 5.700 y 8.600 millones para un ebitda de algo menos de 360 millones de euros. Aunque esta colocación tendría un volumen sensiblemente inferior a la de Hispanoamérica, al hacerse a múltiplos más elevados tendría un impacto sensible en el apalancamiento de la empresa, reduciéndolo entre 0,2 y 0,4 veces.

"Hay que tener en cuenta que el margen bruto de la compañía caería si se venden las torres y luego se arriendan. Pero, además, un tercio de estas están en los activos de Hispanoamérica, por lo que si se venden por separado la valoración que se aplicaba antes a la región sería más baja", comentan en Barclays.

De este modo, desde el banco británico dibujan cómo se iría reduciendo el apalancamiento de la empresa si se fuese vendiendo tanto el negocio en Hispanoamérica como las torres y Telxius. En el banco calculan que si colocase el 75% de los activos, la ratio deuda/ebitda caería a las 1,6 veces en 2022, frente a las 1,9 veces en las que se situaría con el 50% o las algo más de 2 con el 25%.

Uno de los puntos positivos de colocar el negocio en Hispanoamérica más allá del saneamiento del balance sería convertir a Telefónica en una empresa más predecible, ya que su complejidad le ha venido penalizando en los últimos años. "Pensamos que establecer a Hispanoamérica como un negocio no core rebajaría la sensibilidad a las divisas y podrían hacer más previsibles las ganancias en euros", destacan en Jefferies. "La región ha traído complejidad al grupo, problemas a nivel de divisas y macroeconómicos que se han sumado a un entorno ya complicado para el sector por la regulación y la competitividad", concluyen en Morgan Stanley.

Un dividendo de casi el 6% bien cubierto

En octubre del año 2016 José María Álvarez-Pallete tomó su primera gran decisión como presidente de Telefónica recortando su dividendo y repartiéndolo completamente en efectivo: 0,4 euros por acción con una rentabilidad a precios actuales del 6%. "Si fuese capaz de vender Hispanoamérica y las torres, Telefónica estaría en una zona de confort, lo que le daría mayor flexibilidad para ser más agresivo al retribuir", señalan en Barclays. Eso sí, si no se lograse colocar los activos, hay quien apunta al dividendo como la mejor opción para rebajar la deuda. "Recortar su dividendo hasta ofrecer una rentabilidad por dividendo del 1% rebajaría la deuda/ebitda en 0,8 veces en 5 años", apuntan en UBS.

comentariosforum3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en Google+
E. coli
A Favor
En Contra

En linea con la agenda LATAM. Le seguiran satander y resto de marcas coloniales.

La excusa es el "apalancamiento" pero ya se sabe lo que viene.

Lo que viene no es moco de pavo. Se retiran a tiempo.

Puntuación 1
#1
Luis
A Favor
En Contra

Las alianzas no están de más siempre que resulte arriesgado, complicado o difícil de amortizar.

Puntuación 2
#2
Blas
A Favor
En Contra

Y si echan a los ejecutivos, también incluso mejor.

Puntuación 1
#3