Bolsa, mercados y cotizaciones

La gestión pasiva supera a la activa en renta variable de EEUU por primera vez

Foto: Archivo

Hace cinco años, a principios de 2014, Warren Buffett, posiblemente el inversor más célebre del planeta, sorprendía al explicar que había recomendado a su mujer invertir la mayor parte de su fortuna en un fondo indexado al S&P 500, si algo le ocurría a él. De esta forma El Oráculo de Omaha reconocía el atractivo que tenía, en su opinión, la gestión pasiva, una manera de invertir que surgió en la década de los 70, que se basa en replicar índices bursátiles de cualquier tipo, con comisiones mucho más bajas para los clientes que las que ofrecen los fondos activos.

Los inversores parecieron tomar buena nota de las palabras de Buffett: por primera vez en la historia ya hay más dinero en fondos indexados de bolsa estadounidense que en vehículos que invierten de forma activa, según publica Bloomberg citando cálculos preliminares de Morningstar. En concreto,y según sus cifras, ya habría 4,271 billones de dólares en fondos indexados y fondos cotizados (ETF) sobre el mercado de valores estadounidense, por encima de los 4,246 billones que se estiman para los fondos activos.

El cambio de tercio se ha producido tras salir 124.100 millones de dólares de estos últimos fondos durante el mes de agosto, al mismo tiempo que entraban 88.900 millones en fondos indexados. Se trata de un sorpasso que se veía venir. Según un estudio de Finizens reciente, a cierre de año pasado, el 53% de los activos en renta variable en la primera economía del mundo se encontraba en fondos de gestión activa, y el 47% estaba ya en los de gestión pasiva.

La importancia que ha adquirido este estilo de inversión en Estados Unidos, donde consigue una cuota de mercado de más del 30% frente al 19% que tiene en Europa, se refleja en los fondos que más dinero bajo gestión consiguen allí. Entre los diez de mayor patrimonio, solo existe uno que se gestiona de forma activa, según datos de Morningstar -se trata de American Funds Growth Fund of America-. El resto son fondos índice o ETFs, con Vanguard (la mayor gestora pasiva del mundo, que de la mano del ya fallecido John Bogle lanzó en 1975 el primer fondo encargado de replicar un índice, el S&P500, a bajo coste), como principal protagonista.

Mientras su presencia en España todavía es limitada, por las propias características de la industria de inversión colectiva en nuestro país, muy bancarizada, seis de los mayores fondos de Estados Unidos pertenecen a esta gestora. En su poder está, por ejemplo, el fondo Vanguard Total Stock Market Index Fund, con más de 813.000 millones de dólares bajo gestión según datos de Morningstar (que es, a su vez, el más grande de EEUU).

El avance de la gestión pasiva ha sido rápido en los últimos años. Según datos de Finizens, en términos de volumen de activos gestionados, la gestión pasiva ha crecido 4,7 veces más rápido que la gestión activa en la última década a nivel mundial. Y su cuota de mercado, por tanto, se ha incrementado, según esta misma fuente, hasta el 27%, a cierre del año pasado, frente al 10% de 2008.

Aunque Europa aún está lejos en cifras de Estados Unidos, firmas como Moody's también creen que este estilo de gestión logrará incrementar su cuota de mercado hasta el 25% en 2025.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.