Bolsa, mercados y cotizaciones

¿Comprar drones en bolsa? Hay marcas pero mejor por componentes

Piezas de dron de la marca Parrot.

El mercado de los vehículos aéreos no tripulados, comúnmente conocidos como drones, va a crecer a una tasa anual del 38% hasta 2024, cuando las ventas de este sector alcanzarían los 40.000 millones de dólares, frente a los 2.200 millones de 2018, según las previsiones de la firma de inversión Barclays. A este respecto, los drones están llamados a ser una de las patas revolucionarias de la tecnología por sus múltiples aplicaciones a industrias muy diversas, si bien pensar en este sector como oportunidad de inversión es hacerlo a largo plazo.

Si se cumplen las estimaciones de Barclays, la adopción de esta tecnología podría suponer un ahorro de 100.000 millones de dólares en los próximos cinco años, sobre todo para los sectores de las telecomunicaciones, petróleo y gas y agricultura. Eso sí, para poder aprovechar el crecimiento que experimentará esta industria, lo mejor es fijarse en los componentes más que en el producto terminado, ya que las empresas dedicadas casi al completo a los drones que coticen en bolsa son escasas y pequeñas.

Para muestra un botón: la francesa Parrot (se ha reconvertido ya que era el mayor fabricante de dispositivos manos libres del mundo), apenas capitaliza 100 millones de euros, mientras que su compatriota Delta Drone no llega ni a los 15 millones. La más grande es la estadounidense AeroVironment, cuyo valor supera los 1.300 millones de dólares. Es más, la mayor dominadora de este mercado, DJI, no cotiza.

Por ello, una vía para beneficiarse en bolsa de este sector es centrarse en las partes. Según Teal Group, compañías como Intel, Qualcomm, Microsoft o Apple invirtieron más de 450 millones de dólares en esta tecnología en 2018 (2.600 millones desde 2012). Y es que estos dispositivos llevan incorporados elementos como motores, baterías, sensores, cámaras... Y compañías como Nvidia o Intel están muy bien posicionadas.

La primera de ellas, especializada en el desarrollo de unidades de procesamiento gráfico y tecnologías de circuito integrado, ofrece NVIDIA Jetson, su plataforma de IA (inteligencia artificial) para los sistemas autónomos. Una de las colaboraciones más destacadas de Nvidia en este campo, según la propia empresa, es la que ha llevado a cabo con Aerialtronics, cuyos drones inspeccionan torres de telefonía móvil, líneas eléctricas, turbinas de viento y otras infraestructuras. Con una recomendación de compra por parte del consenso de mercado recogido por FactSet, este año sus títulos ganan más de un 28% y los expertos creen que aún puede ganar otro 7% más, hasta los 183,58 dólares.

Desde que salió a bolsa, hace casi dos décadas, la estadounidense solo ha registrado 6 ejercicios con pérdidas en el parqué.

La defensa, un sector clave

Otras de las compañías que tendrán mucho que decir en este sector serán las de cámaras. En el mercado hay varias cotizadas como es el caso de Canon, Panasonic, Nikon, FLIR Systems, Sony... De entre todas ellas, las únicas que reciben el apoyo de los expertos en forma de recomendación de compra son las dos últimas. La estadounidense FLIR Systems es la creadora de los Black Hornet, unos drones que caben en la palma de la mano y que se usa para fines militares. Concebido para ayudar en tareas de vigilancia y exploración, no son pocos los países que han encontrado atractivo en estos aparatos que pesan menos de 35 gramos.

El Gobierno de Estados Unidos ha firmado un contrato con FLIR Systems por cerca de 40 millones de dólares para el suministro de los Black Hornet, mientras que Francia lo ha hecho por casi 90 millones. España también dispone de algunas unidades.

Si se cumplen las estimaciones, FLIR Systems ganará entre 2018 y 2020 un 13% más, hasta los 320 millones de dólares. El sector de la defensa supone más de un 35% de sus ingresos. Uno de sus principales catalizadores, según Needham, es "el aumento del presupuesto de defensa de EEUU".

Fuera de las empresas propiamente dichas, hay algunos productos que permiten invertir en esta industria. Es el caso, por ejemplo, del ETF (fondo cotizado) ETFMG Drone Economy Strateg, ETF que este año sube más de un 20%. Por otro lado, ofrece una rentabilidad anualizada a tres años de más del 8%. Entre sus diez principales posiciones se encuentran compañías como AeroVironment, Parrot, Leonardo, Thales o BAE Systems.

Hay otros más genéricos como el Global X Robotics & Artificial Intelligence ETF, que incluye compañías relacionadas con la robótica y la inteligencia artificial. En su cartera hay firmas como Nvidia, la japonesa Keyence, que entre otras cosas fabrica sensores de automatización, o la empresa de drones AeroVironment.

Según la Asociación Internacional de Sistemas de Vehículos No Tripulados (AUVSI por sus siglas en inglés), en 2025 se habrán creado más de 100.000 empleos y el impacto económico será de 82.000 millones de dólares.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.