Medios - Comunicación

¿Cómo retendrá Netflix a millones de clientes sin las cuentas compartidas?

  • Nada fideliza más a un abonado que compartir la cuenta y gastos con otros amigos o familiares
Un abonado de Netflix ante la página de inicio del servicio de cine en ‘streaming’. Foto: Ana Morales

La ortodoxia del periodismo impreso recomienda responder la pregunta expuesta en cualquier titular desde el primer párrafo, sin dilación y honestidad. En este caso, Netflix deberá fidelizar a sus abonados a golpe de calidad y cantidad en los contenidos, con incentivos en sus planes básicos (de 5,49 euros con publicidad y 7,99 euros sin anuncios) y con prestaciones adicionales y ventajas complementarias a la suscripción. La tarea no será sencilla en el caso de que el mayor videoclub online del mundo decida finalmente acabar con el mercado secundario que propicia el fenómeno de sus cuentas compartidas.

La fuga de clientes, impedidos para compartir gastos, podría incluirse en la antología de disparates del management. Nada retiene más a la clientela de Netflix que compartir cuenta con allegados, con ese quid pro quo donde uno cede su contraseña de Netflix ya sea para rebajarse el precio a 6 euros al mes (frente a los 17,99 euros convencionales) o para disponer de acceso a HBO, Apple TV, Disney + o Filmin, cedidos por miembros de la misma comandita.

Por unas cosas u otras, la compañía estadounidense debe medir sus fuerzas con precisión para que un cambio en las condiciones de contratación no se vuelva en su contra. Romper el actual techo de suscriptores, con la persecución de las cuentas compartidas, podría aumentar el número de clientes, interesados en seguir consumiendo palomitas en el sofá delante de la pantalla como siempre, pero también podría provocar un aluvión de bajas masivas, con la consiguiente fuga a otras plataformas igualmente seductoras.

Hasta el momento, Netflix ofrece la posibilidad de compartir contraseñas con las personas que no vivan en el hogar del titular de la cuenta. "Cuando se inicia sesión en una cuenta desde un dispositivo que se encuentra fuera de tu hogar o se empieza a usar dicho dispositivo con frecuencia, es posible que te pidamos que lo verifiques antes de poder usarlo para ver Netflix o que cambies el hogar Netflix. Esto lo hacemos para confirmar que el dispositivo que usa la cuenta tiene autorización para hacerlo". Esa tarea de comprobación de identidad es relativamente sencilla.

Netflix envía un enlace a la dirección de correo electrónico o al número de teléfono asociado al titular de la cuenta principal. A continuación, dicho enlace abre una página con un código de cuatro dígitos que deberá introducirse en el dispositivo que lo ha solicitado en un plazo de 15 minutos. Y ya está, con la certeza de la que empresa no cobrará automáticamente en el supuesto de compartir la cuenta con otra persona ajena al hogar. Ante estas circunstancias, se cuentan por millones los casos de uso de usuarios que disfrutan de Netflix a un coste muy ventajoso previo acuerdo con amigos o familiares. La operativa consiste en contratar los planes que permiten el visionado en cuatro dispositivos de forma simultánea y pagarlo a partes iguales entre los beneficiarios del pacto. Un ingreso puntual a la cuenta corriente del titular con el importe para todo el año permite 12 meses de series y películas. "Me quito Netflix sin drama alguno. Lo pago porque tengo el plan con otros cuatro amigos, pero yo sola me borro", indica una usuaria por las redes sociales. Otras personas que se encuentren en la misma situación igualmente estarán tentadas en contratar las ofertas de bajo precio de Netflix, con o sin publicidad, pero también se abre la puerta a fugas masivas. Ante esa tesitura, se entiende que Netflix todavía no se haya pronunciado y haya lanzado sus globos sonda para ver la reacción de sus fieles.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud