Ecoley

Economía ultima una norma para que los bonos garantizados mejoren su seguridad si quiebra el emisor

  • Establecerá más garantías para los bonistas en el concurso de acreedores

Las entidades de crédito emisoras de bonos garantizados contarán con un proceso de doble recurso e inmunidad a la quiebra, lo que supone que ésta no se acelerará de forma automática en caso de insolvencia o resolución de la entidad de crédito, según se establece en el borrador de transposición de la Directiva sobre la emisión y supervisión de bonos garantizados, para el que el Ministerio de Economía y Transformación Digital ha abierto el periodo de consulta pública.

La futura norma, establece un colchón de liquidez que garantice la salida neta de liquidez máxima de los siguientes 180 días, así como un programa de supervisión pública de los bonos garantizados, tanto para la operativa normal de la entidad como para circunstancias de insolvencia o resolución

En la misma línea, se incluyen mejoras en los procesos de supervisión, información pública y auditoría de estas entidades.

Con esta normativa comunitaria, lo que se pretende es armonizar los principales elementos estructurales que los bonos garantizados emitidos en la UE deben reunir, a fin de conseguir que los bonos garantizados sean productos de muy bajo riesgo.

También, se pretende promover y fomentar su uso como forma de financiación de las entidades de crédito, cuyo mayor acceso a la liquidez redundará en mejores condiciones de financiación para las empresas y los hogares.

En la actualidad, el mercado de bonos garantizados presenta divergencias notables entre los Estados miembros, no solo en términos de regulación sino también de profundidad.

En países como Alemania, Dinamarca o España existen mercados de gran dinamismo y amplia tradición histórica, mientras que en otros países comunitarios el papel de estos instrumentos es prácticamente residual.

La nueva Directiva viene a armonizar los estándares europeos de requisitos de los bonos garantizados, pero se ha aprovechado para implementar un nuevo sistema de supervisión pública de la cartera de garantía y asegurar que los bonos garantizados sean realmente activos de muy bajo riesgo.

En definitiva, lo que persigue la nueva norma es trasponer la Directiva para asegurar que los tenedores de estos instrumentos no sufran menoscabo en sus derechos en caso de diversos escenarios adversos, particularmente en caso de deterioro de los activos de garantía (creándose la figura del órgano de control del conjunto de cobertura, garante de la calidad de estos activos).

También, se trata de evitar las turbulencias en los mercados financieros (implementándose el colchón de liquidez) y resolución o liquidación del emisor (segregándose las garantías de estos instrumentos del resto de la masa concursal y ofreciendo la posibilidad de establecer un segundo administrador concursal cuyo único cometido sea velar por los intereses de los bonistas).

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin