Legal

Europa plantea una ley que obliga a los fabricantes a reparar gratis los productos

  • Persigue evitar el despilfarro, ahorrar dinero y avanzar en economía circular
Fábrica de lavadoras.

La Comisión Europea propuso este miércoles una iniciativa legislativa para garantizar el derecho de los consumidores de la Unión Europea a reparar los productos estropeados para evitar el despilfarro de recursos, ahorrar dinero a los ciudadanos y avanzar hacia un sistema económico más circular.

"Los consumidores obtendrán las herramientas que necesitan para elegir la reparación y hacer una contribución positiva a la circular economía. También se envía un mensaje importante a las empresas de que los modelos comerciales sostenibles y las inversiones en reparaciones son rentables", dijo en rueda de prensa el comisario europea de Justicia, Didier Reynders.

La Comisión Europea, que trabaja en varios frentes en la lucha por el derecho a reparar y contra la obsolescencia programada, desde el "ecodiseño" de los productos a objetivos de reciclaje, entiende que hay muchos bienes que se podrían reparar y que se sustituyen innecesariamente por otros nuevos.

En concreto, Bruselas calcula que anualmente en la UE se genera innecesariamente 35 millones de toneladas de basura, 261 toneladas de CO2 liberadas a la atmósfera y 30 toneladas de recursos desperdiciadas por tirar aparatos defectuosos o que ya no funcionan, en lugar de arreglarlos. Esto acarrea, además, un coste financiero de 12.000 millones de euros al año para los consumidores, según cálculos de la Comisión Europea, que estima también que la nueva normativa incentivará inversiones por valor de 4.800 millones.

La propuesta, que tendrá que negociarse con los Estados miembros y con el Parlamento Europeo, no amplía el período de garantía obligatoria de productos como una lavadora o un televisor.

Pero forzará a los fabricantes a informar a los consumidores de que están obligados a reparar gratis el aparato cuando esté cubierto aún por la garantía y repararlo sea menos caro que reemplazarlo por uno nuevo.

El consumidor, según la propuesta, también tendrá derecho a pedir un formulario de reparación al fabricante que indique con "transparencia" las condiciones y el precio de la restauración, así como una comparativa de ofertas para repararlo.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud