Inversión sostenible y ESG

Cuánto pesa España en los índices ESG

  • En Euronext Vigeo, España cuenta con 7 representantes
  • El MSCI World ESG Leaders bate en 3 puntos a su versión no sostenible

Mucho se ha hablado en los últimos días del Dow Jones Sustainability World Index, el más emblemático dentro de la familia de índices sostenibles de S&P Dow Jones, que acaba de atravesar su revisión anual. Dow lanzó sus indicadores ESG en 1999, cuando nadie o casi nadie hablaba de sostenibilidad dentro del mundo de la inversión, y los suyos fueron los primeros selectivos en reflejar la evolución en bolsa de las compañías líderes en aspectos ambientales, sociales y de buen gobierno corporativo.

Actualmente, España cuenta con quince compañías en ese indicador mundial. Este número supone un 4,7% del total de sus miembros tras las salidas de Naturgy, ACS y Mapfre. Un porcentaje ligeramente más bajo al del año pasado, cuando alcanzó el 5,3%.

Si, más allá del Dow Jones de Sostenibilidad, echamos un vistazo a algunos de los otros índices más relevantes cuando hablamos de inversión responsable, lo cierto es que el peso de los integrantes españoles no llega en ningún caso al 6%.

En el Euronext Vigeo World 120 –que recoge a las 120 compañías con major desempeño en responsabilidad corporativa– este país logra colocar a siete cotizadas de un total de 120, es decir, el 5,8% de sus miembros. Este selectivo es fruto de una alianza entre Euronext y Vigeo Eiris, compañía de evaluación de sostenibilidad (suele auditar, por ejemplo, los bonos verdes de Iberdrola, el primer emisor privado de esta deuda en el mundo), que a su vez pertenece a la agencia Moody's desde 2019.

Más liviana es la presencia patria dentro del Stoxx Global ESG Leaders, que recoge a las mejores compañías del mundo por criterios de sostenibilidad, y en la que España cuenta con 17 representantes sobre un total de 408 miembros, un 4,2% de ellos (hablamos, en todos los casos, del porcentaje de empresas, no de la ponderación que alcanzan en el selectivo).

Solo un 1% de integrantes (7 empresas, sobre un total de 722) araña este país dentro del MSCI World ESG Leaders Index, un indicador que recoge a las compañías "con mejor desempeño ESG en relación con sus comparables", según señalan desde esta fábrica de índices.

Las más internacionales

Si nos fijamos en estos cuatro índices de referencia, tres compañías españolas pueden presumir de hacer pleno porque están presentes en todos ellos. Es el caso de Iberdrola, Inditex y Red Eléctrica.

La eléctrica presidida por Ignacio Sánchez Galán también forma parte del muy conocido S&P Global Clean Energy, un índice mundial de energías limpias, en el que la acompañan Siemens Gamesa y Solaria (a mediados de octubre se anunció que Audax salía de este indicador, por motivos ligados al volumen de negociación en el valor, con lo que quedaron solo tres españolas, el 4% de sus integrantes).

En lo que respecta a Inditex en lo relativo a la sostenibilidad, en su última junta de accionistas anunció que adelanta de 2050 a 2040 su objetivo de cero emisiones netas. Prevé, además, lograr el uso de energías 100% renovables en 2022 (frente al 80% fijado anteriormente) y adelantar el objetivo de algodón más sostenible de 2025 a 2023, entre otros hitos.

El caso de Red Eléctrica también es representativo, ya que desde 2005 ha mantenido una presencia continuada en los principales indicadores ESG. En concreto, la compañía que preside Beatriz Corredor fue reconocida en 2017 como la mejor de su sector a nivel mundial del DJSI, con una puntuación global de 93 puntos sobre 100, alcanzando la máxima valoración en 12 de los 23 criterios evaluados.

Al margen de estas tres empresas, también Endesa y BBVA están presentes en tres índices sostenibles, a las que siguen Amadeus, Banco Santander, Bankinter, BBVA, Enagás, Ferrovial, Naturgy y Repsol, que pertenecen a dos de los cuatro selectivos mencionados anteriormente.

Por último, CaixaBank, Cellnex, Grifols, Indra, Línea Directa y Telefónica son miembros de al menos uno de estos cuatro indicadores internacionales.

Un peor comportamiento relativo

Que el ESG está integrado en el ADN de estas firmas no está siendo sinónimo de rentabilidad en 2021. Así, si se comparan los saldos anuales que arrojan estos indicadores verdes frente a sus versiones no ESG, sólo el MSCI ESG World Leaders bate en 3 puntos de rentabilidad a su referencia no ESG, el MSCI World, desde el 1 de enero.

Al otro lado, la mayor brecha de rentabilidad en el año es la que se abrió desde finales del año pasado entre el indicador de energías limpias frente al de energías sucias. El S&P Global Oil, que aglutina a las 119 grandes petroleras del mundo, rebota un 37% mientras que el S&P Global Clean Energy, que reúne a las principales firmas de energías limpias, cae un 14% en este periodo.

¿Cómo se están comportando en bolsa las compañías españolas frente a los índices sostenibles internacionales en los que aparecen? La única que no ha perdido comba es la textil gallega, que suma algo más de un 21%, en línea con el Stoxx Global ESG Leaders y el MSCI ESG World Leaders y bate las rentabilidades del DJSI del Euronext Vigeo, que suman un 17% y un 12%, respectivamente.

Al otro lado, la peor parada es Siemens Gamesa, que se deja cerca de un 35% en el año seguida de Solaria, que pierde un 30%.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.