Inversión sostenible y ESG

Fórmulas para 'indexarse' a la inversión sostenible

  • Aunque en Europa la inversión ESG es fundamentalmente activa...
  • ...los fondos pasivos suponen ya el 15% de los activos sostenibles
  • El producto más rentable, de Lyxor, se anota un 32,7% anualizado
Imagen: iStock

En Europa, la gran mayoría de los productos que invierten teniendo en cuenta cuestiones ambientales, sociales y de buen gobierno (ESG, por sus siglas anglosajonas) son activos. De acuerdo con el último informe de Morningstar, que recoge datos hasta cierre de septiembre de 2021, el universo de fondos sostenibles en el Viejo Continente alcanza ya los 3,4 billones de dólares, unos 3 billones de euros. Y de esa cifra, el 85% (unos 2,5 billones de euros) corresponde a estrategias activas. El 15% restante (unos 440.000 millones de euros) son fondos pasivos, incluidos los ETF (fondos cotizados). Consulte más artículos sobre productos sostenibles en elEconomista Inversión sostenible y ESG.

La sostenibilidad es, apuntan los expertos, más que una tendencia. Con el impulso de la Comisión Europea, se está consolidando como elemento estructural en buena parte de las carteras, que ya incluyen cuestiones ESG en su proceso de inversión. De cara a los inversores, la gestión pasiva permite abaratar la entrada en este tipo de estrategias (véanse las comisiones máximas de gestión de los ETF en el gráfico, ninguna de ellas superior al 0,6%).

Morningstar ya recoge los productos que están etiquetados como artículo 8 o como artículo 9 según el Reglamento europeo de Divulgación para las finanzas sostenibles (Sustainable Finance Disclosure Regulation, o SFDR). Los productos clasificados como artículo 8 también se conocen como verde claro: promueven "características medioambientales y sociales", pero son menos puros que los artículo 9, a los que la industria ya se refiere como verde oscuro por su mayor pureza en sostenibilidad.

Subidas de doble dígito

Si nos ceñimos a los ETF que están etiquetados bien como artículo 8 o como artículo 9, el que mejor se ha comportado en el último trienio es el Lyxor New Energy (DR) ETF Dist, que obtiene un 32,7% anualizado a 3 años. A 5 años, se revaloriza un 23,8%, y en lo que llevamos de 2021 en torno a un 13%, con datos hasta el 8 de noviembre. Este producto de renta variable replica el índice de referencia World Alternative Energy Total Return, que está compuesto por las 20 mayores compañías que operan en el sector mundial de las energías alternativas (solar, eólica, biomasa), así como otras empresas vinculadas a la mejora del uso de la generación energética. Su comisión máxima de gestión es del 0,6%. En cartera, los mayores pesos los ostentan, entre otras, las danesas Orsted y Vestas (productora de energía offshore, y fabricante de aerogeneradores, respectivamente). El índice de referencia que le asigna Morningstar es el S&P Global Clean Energy, y este ETF lo ha batido en 3 de los últimos 5 años, incluido el actual.

El segundo mejor producto del trienio, con un 23,1% anualizado, es un fondo de bolsa enfocado a la economía azul, el Lyxor MSCI Water ESG Filtered (DR) ETF Dist. A 5 años, se anota un 14% anualizado, y en 2021 se dispara un 31,2%. Los valores estadounidenses acaparan un 56% de la cartera, y los europeos un 13%. Entre los pesos pesados del fondo se encuentran Waste Management (empresa con sede en Houston dedicada a la gestión de residuos y servicios ambientales) y American Water Works (también estadounidense, gestiona sistemas de agua potable). Solo ha batido al S&P Global Water TR -selectivo con el que lo compara Morningstar- en dos de los últimos cinco años.

Por su parte, el Lyxor MSCI USA ESG (DR) UCITS ETF Dist se revaloriza un 20,7% en el último trienio, y cerca de un 33% en lo que llevamos de 2021. Tiene los pesos más elevados en los sectores tecnológicos, de consumo y financiero. Y entre sus principales posiciones encontramos a Microsoft, Apple, Amazon y Tesla. En los últimos cuatro años lo ha hecho ligeramente peor que el índice de referencia de su categoría, el indicador no sostenible Russell 1000 TR.

Deuda sostenible

Un 7,2% anualizado a 3 años se ha anotado el Amundi Index US Corp SRI ETF DRAcc, un producto de renta fija que replica al Bloomberg Barclays MSCI US Corporate ESG Sustainability SRI Index. En cartera, cuenta con títulos de deuda de compañías como Bank of America, Verizon, Mitsubishi o Microsoft. El benchmark con el que lo compara Morningstar es el Bloomberg US Corp Bond TR USD, un índice de deuda estadounidense tradicional (no sostenible). En 2019 este ETF logró batirlo, pero tanto este año como el pasado se ha comportado ligeramente peor que su referencia.

Un tímido 2,1% repunta en el trienio el Xtrackers MSCI Europe Financials ESG Screened UCITS ETF 1C, un ETF de renta variable sostenible focalizado en el sector financiero. Tras la penalización que sufrieron estos valores el año pasado, este producto se revaloriza cerca de un 38% en un 2021 marcado por la rotación de las carteras hacia las compañías cíclicas. 

Ya con pérdidas del 4,8% anualizado a 3 años se sitúa el Xtrackers MSCI EM Latin America ESG Swap 1C, que invierte en valores latinoamericanos con un sesgo sostenible. En lo que llevamos de 2021 cede un 3,9%.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin