Inversión sostenible y ESG

Solo 7 firmas del Ibex se adelantan al objetivo 2050 de emisiones netas cero

Foto: Archivo
Madridicon-related

Muestra en lo que eres fuerte y esconde tus debilidades. Esta es la máxima de cualquier empresa y más si se trata de temas relacionados con la sostenibilidad, en un momento en el que este criterio se está volviendo fundamental para cada vez una mayor parte de las gestoras, bancos de inversión e inversores particulares a la hora de formar sus carteras.

Dentro de los aspectos de sostenibilidad medioambiental (corresponde a la E de ESG) de las compañías, uno de los puntos más importantes es el que tiene que ver con las emisiones de CO2 que realizan. Aunque es cierto que la naturaleza de cada empresa es distinta y no tiene nada que ver lo que hace una compañía tecnológica, como puede ser Amadeus, con una industrial, como ArcelorMittal. Sin embargo, todas tienen la posibilidad de compensar de distintas formas sus emisiones, de cara a reducir a cero la llamada huella de carbono, ya sea comprando derechos de emisión o bien realizando proyectos sostenibles de impacto.

En mayor o menor medida, todas las empresas están reduciendo sus emisiones gracias, sobre todo, a la aplicaciones de tecnologías e innovaciones técnicas que lo facilitan. Sin embargo, algunas todavía están muy lejos de cumplir no solo con las exigencias de los inversores, sino también con la propia ley, supeditada al Acuerdo de París, alcanzado en la COP21 hace ya seis años (aunque firmado hace cinco, en 2016) y que sitúa como objetivo número uno de los países la neutralidad en carbono de cara al año 2050. A partir de este mismo domingo comenzará a celebrarse la COP26 de Glasgow, de la que deberían salir unos compromisos más firmes y concretos de los que se pusieron sobre la mesa en la última cita por el clima, que fue en 2019 en Madrid. "El objetivo principal de esta reunión es crear el mecanismo de control para que los países vayan cumpliendo con los pasos requeridos, así como elevar las exigencias para que se puedan cumplir los objetivos de control de la subida de temperaturas", explican desde ING. "Desde 2010 las emisiones se han incrementado en un 16%, mientras que deberían haberse reducido en un 45% para no exceder la subida de temperatura de un grado y medio en este período", añaden.

También las empresas, independientemente del país en el que operen y del sector en el que se encuentren, deberán realizar reducciones de emisiones hasta alcanzar la cota cero de emisiones netas en 2050 o antes. "Para alcanzar las metas propuestas es esencial una mayor transformación de los medios de producción y los sistemas de energía, que son origen de tres cuartas partes de las emisiones de gases", apuntan desde Ostrum. "Para alcanzar la neutralidad en carbono en 2050 es necesario que casi el 90% de la electricidad sea renovable, especialmente a través de la eólica y la solar, que deberán representar casi el 70% del total", agregan. En 2020 solo el 29% de la energía se generó de forma renovable. Otro punto clave será la movilidad. Según Ostrum, "el 86% de los coches deberán ser eléctricos en 2050 frente al 20% que deberá ser en 2030 y al 1% que es actualmente; en total, las energías fósiles, que hoy representan cuatro quintas partes, deben reducirse hasta solo una quinta parte del total de cara a 2050", concluyen.

"Es posible llegar a emisiones netas cero pero será un proceso lento, caro y desigual, que costará cerca de 150 billones de dólares en los próximos 30 años, 2 veces el PIB actual", arguyen desde Bank of America. "Estimamos que la descarbonización podría aumentar la inflación mundial hasta un 3% anual, ya que la financiación del balance de los bancos centrales aumenta en 500.000 millones de dólares al año", agregan.

Las firmas españolas

En este sentido, las empresas españolas se han esmerado en incluir en sus respectivas estrategias los criterios y el camino a seguir para alcanzar estos objetivos. No obstante, aquellas que tienen en el plan conseguir la neutralidad de emisiones antes de 2050 lo muestran orgullosos, mientras que para encontrar las metas de las que no lo van a conseguir es preciso bucear mucho más en sus informes y cuentas anuales.

La conclusión es que ahora mismo solo siete de las 35 firmas del Ibex van a adelantarse al objetivo 2050. Estas son Acciona, Aena, Bankinter, BBVA, Enagás, Mapfre y Santander. "El impacto de cara a la inversión de no actuar sería significativo, ya que podría perderse un 5% del valor bursátil mundial [2,3 billones de dólares] de forma permanente por la revalorización de la política climática, con un impacto extremo en los beneficios de las empresas de determinados sectores", señalan desde Bank of America. "Sin embargo, las fuertes necesidades de inversión crearán oportunidades y esto es netamente positivo para sectores como utilities, industriales y energías renovables", agregan.

Acciona ha sido la primera compañía del Ibex 35 en declararse neutra en carbono. Lo hizo ya en 2016, cuando se firmó el Acuerdo de París, y lo hacen a través de la iniciativa de proyectos de reducción de gases invernadero y de la compensación de emisiones adquiriendo derechos en el mercado.

Los nuevos proyectos son la principal solución para descarbonizar los sectores más intensivos en energía

Las siguientes compañías en llegar a la neutralidad total fueron tres entidades bancarias, como son Santander, BBVA y Bankinter, que alcanzaron este objetivo el año pasado. Santander, por ejemplo, lo ha hecho a través de la compra de créditos de carbono generados por proyectos que o bien evitan emisiones (energías renovables) o bien captan gases ya emitidos (reforestación). Bankinter, por su parte, consiguió la neutralidad en España ya en 2018

Las siguientes firmas que alcanzarán la meta en esta carrera son Aena y Enagás. El gestor aeroportuario lo logrará para la mayor parte de sus instalaciones antes, en 2026 y tiene prevista una reducción del 94% de las emisiones por pasajero de cara a 2030.

En el caso de Enagás, hasta el pasado mes de marzo se conformaban con la fecha tope de 2050. Sin embargo, decidieron adelantar una década la consecución de la neutralidad total de emisiones y lo harán a través de 50 proyectos de eficiencia climática. El desarrollo de la tecnología del hidrógeno verde (utilización de energía renovable sobre el agua para separar las moléculas de hidrógeno y oxígeno y que "es la principal solución para descarbonizar los sectores más intensivos en energía, donde reducir estas emisiones es complicado de otra forma", apuntan desde Robeco. El hidrógeno, que no deja de ser un gas, necesita de la infraestructura de Enagás para poder ser transportado, ya que el resto de vías muestran más dificultades.

Iberdrola, la mejor según 'Bloomberg'

El proceso de descarbonización es la pieza angular de la E de ESG para las compañías. Pero no es el único factor, ya que según las puntuaciones que recoge y otorga Bloomberg (mide la cantidad de datos aportados por la empresa), la firma del Ibex que mejor lo hace es Iberdrola, que ya ha avanzado que será climáticamente neutra en Europa en 2030 pero a nivel global lo será 20 años más tarde. La eléctrica realizará inversiones por 75.000 millones de euros hasta 2025 (150.000 hasta 2030) destinadas al desarrollo de más renovables y redes inteligentes para duplicar su producción limpia hasta los 100.000 MW al final de la década. "Esta estrategia está muy bien pero no estoy seguro de que los retornos que vayan a obtener por esos proyectos vayan a ser suficientes para justificar las valoraciones que se están pagando, y como Iberdrola, todas las renovables", explica Luis Buceta, director de inversiones en España de Creand AM.

La plata en esta clasificación es para Fluidra. El fabricante de piscinas se comprometió en su último día del inversor a ser neutra en carbono en términos de Alcance 1 y 2 para 2027 y del Alcance 3 para 2050 [el alcance 1 corresponde a las emisiones directas por quema de combustibles, el 2 a las emisiones indirectas por electricidad consumida y comprada y el 3 a las emisiones indirectas por la actividad del emisor pero que son propiedad de un agente ajeno].

"A corto plazo todas las compañías están obligadas a decir que hacen cosas, el problema son los actos"

El bronce se lo lleva Ferrovial, que ya tiene algún activo neutral en carbono, como la autopista North Tarrant Express, en Texas (Estados Unidos). Asimismo, aunque no será totalmente neutral en emisiones hasta 2050, ya está compensando parte de estas a través de la financiación de proyectos sostenibles como uno en la Amazonía de Perú.

"A corto plazo todas las compañías están obligadas a decir que hacen cosas, pero el problema es que si no se ven actos reales van a quedar rechazadas y eso es más que hacer márketing", arguye Jordi Mercader, CEO del roboadvisor InbestMe. Víctor Peiró, director de análisis de GVC Gaesco, señala que "nosotros lo tenemos en cuenta porque puede aportar cosas como un menor coste de financiación y, aunque cada vez se tiene más en consideración por los inversores minoristas, todavía tiene que desarrollarse mucho". "De la COP26 debería salir el compromiso de EEUU, pero vemos difícil que esto ocurra", concluye Peiró.

Caballos

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud