Inversión sostenible y ESG

Los mejores fondos para invertir en empresas que 'cuidan' los criterios sociales

  • El pilar social de la inversión ESG ha ido ganando protagonismo
  • Es posible posicionarse en productos que tienen un 'riesgo social' bajo
Foto: iStock.

Esta semana, Fidelity hacía públicas las nuevas exigencias que impondrá a sus participadas en lo relativo a cuestiones ESG (ambientales, sociales y de buen gobierno, por sus siglas en inglés). La gestora se ha fijado el objetivo de "mejorar las actitudes hacia la sostenibilidad" de las compañías en que invierte, utilizando el voto en las juntas. En aspectos como la diversidad de género, se planteará "votar en contra" de propuestas que impliquen que las mujeres ocupen menos del 30% de los puestos en los consejos de administración. Consulte más artículos sobre sostenibilidad en elEconomista Inversión sostenible y ESG.

El buen gobierno corporativo, así como las cuestiones sociales, van ganando poco a poco protagonismo frente a los climáticos. La S del acrónimo ESG abarca cuestiones tan diversas como la brecha salarial y de género en las empresas, el trato a los trabajadores o el grado de sindicalización de éstos. La preocupación de la Comisión Europea por que se avance en este sentido queda patente con la publicación, a mediados de julio, de un borrador de taxonomía social. Este listado de actividades económicas que se consideran respetuosas con las cuestiones sociales tiene el objetivo final es que, al etiquetar esas actividades, sea posible distinguir qué activos financieros son elegibles desde la perspectiva de la inversión con fines sociales.

El inversor que desee posicionarse en fondos sostenibles, y particularmente en aquellos que puntúan mejor en aspectos sociales, cuentan con un buen número de productos que, según los datos de Morningstar, presentan un riesgo social bajo (ese dato de riesgo social consiste en una puntuación de 0 a 100, en la que el 0 es la mejor opción, ya que implica que no hay riesgos sociales sin gestionar, y 100 la peor). En esta criba se han tenido en cuenta los fondos sostenibles por folleto, con al menos 4 globos de sostenibilidad de Morningstar, que presentan una puntuación de riesgo social inferior a la media.

El producto que mejor sale en la foto es el DNB Fund Renewable Energy retail A, que se anota un 25,3% anualizado a 3 años. Este fondo está etiquetado como artículo 9 según el Reglamento europeo de Divulgación, lo que implica es lo más puro dentro de la inversión ESG de acuerdo con la regulación de la UE, ya que tiene un "objetivo" sostenible. Centrado en la inversión en renovables y sin límites geográficos, entre sus principales posiciones están Enel, First Solar y Sunrun. En 3 de los últimos 5 años, incluido el actual, ha batido a su categoría, Renta variable-energía alternativa.

El segundo producto que mejor se ha comportado en el trienio, con un retorno que rebasa el 25%, es el BNP Paribas Funds Energy Transition N Capitalisation, mucho más grande en patrimonio que el anterior (supera los 3.300 millones de euros). Entre sus principales posiciones están Plug Power, Sunnova Energy y Enphase Energy. También es artículo 9. Recibe 4 globos Morningstar, lo que quiere decir que tiene un rating de sostenibilidad superior a la media de su categoría que, al igual que ocurre con el anterior fondo, es la de energías alternativas (los 5 globos, que es la máxima puntuación, supondrían un rating Alto respecto a su categoría).

Robótica y 'small caps' nórdicas

En tercer lugar, con un 21,3%, se sitúa el Candriam Equities L Robotics & Innovative Technology Class C EUR Cap. Por geografías, EEUU acapara más del 63% de la inversión, y Japón cerca del 14%. En cartera, valores como Emerson Electric, Alphabet y Nidec. Es un fondo sostenible etiquetado como artículo 8, lo que, de acuerdo con la regulación europea, implica que es un producto que "promueve características ESG en su proceso de inversión".

Un fondo de empresas de pequeña capitalización nórdicas se cuela en la cuarta posición. Se trata del Nordea 1 - Nordic Equity Small Cap Fund E EUR, cuyo patrimonio por poco supera los 163 millones de euros. A 3 años, su rentabilidad anualizada asciende al 20,8%, y a un lustro, del 17,5%. Como el anterior, también es artículo 8, y se posiciona en empresas que cotizan en las bolsas de Estocolmo, Helsinki, Copenhague, Oslo y Reykiavik. Los mayores pesos en cartera los tienen dos compañías suecas: la firma de tecnología médica Sectra y el fabricante de papel Holmen.

En quinto lugar encontramos un producto de J. Safra Sarasin, banco privado suizo especializado en inversión sostenible. Se trata del JSS Sustainable Equity - Tech Disruptors P EUR Acc, que se anota un 20,8% anualizado a 3 años. En los 3 últimos años no bate a su categoría, la de Renta variable-sector tecnología. Entre las compañías con más ponderación en este fondo artículo 8 se sitúan Microsoft, Tokyo Electron, Worldline, Alphabet y Visa.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin