Internacional

Las gasolineras se secan en el sur y el este de EEUU y los expertos advierten de una escasez "catastrófica"

  • El suministro no se restablecerá hasta eliminar el virus que atacó al oleoducto
  • Algunas compañías piden declarar el estado de emergencia
Imagen del oleoducto Colonial. Foto: Bloomberg.

Desde Virginia hasta Luisiana, la costa este y el sur de EEUU están viendo las mismas imágenes este martes: gasolineras con carteles de "cerrado" por falta de combustible y miles de conductores buscando algún sitio donde comprar más gasolina o diésel para rellenar los depósitos de sus coches, cada vez más vacíos. El ataque al oleoducto perpetrado por un grupo de hackers ha afectado a un tercio del país, y ha llevado a la Casa Blanca a relajar algunas reglas ambientales para intentar que la gasolina fluya desde el centro del país.

Un distribuidor de combustible del Washington advirtió que la escasez "catastrófica" es inminente y pidió al Gobierno que ordene que los autobuses escolares se mantengan fuera de las carreteras durante esta semana. Cuatro días después de la crisis, el oleoducto Colonial solo ha logrado reiniciar un pequeño tramo de forma provisional, y no espera poder restaurar el servicio por completo antes del fin de semana.

"Va a ser catastrófico", dijo John Patrick, director de operaciones de Liberty Petroleum en Chester, Maryland. "Los gobernadores deberían declarar el estado de emergencia y pedir a las personas que están persiguiendo camiones cisterna hasta las estaciones de servicio que se queden en casa".

Los precios minoristas de la gasolina en EEUU han subido a su nivel más alto desde finales de 2014 debido a la interrupción, casi tocando los 3 dólares por galón (80 céntimos de euro por litro). Eso podría aumentar las presiones inflacionarias que ya sufre la economía, al aumentar de rebote los precios de las materias primas, desde la madera hasta el cobre.

El oleoducto Colonial es el conducto más importante para la distribución de gasolina, diésel y combustible para aviones en EEUU, y conecta refinerías a lo largo de la costa del Golfo con las enormes ciudades del sur y el este, como Atlanta, Washington o Nueva York. Cada día circulan por su interior unos 2,5 millones de barriles, una cantidad que supera el consumo total de petróleo de Alemania.

Biden no llegó a culpar al Kremlin por el ataque, a pesar de algunas pruebas de que los piratas informáticos o el software que utilizaron están "en Rusia"

Pero el grifo que riega la economía del país se ha cerrado desde el viernes por la noche. Sin él, muchas ciudades y aeropuertos se han visto obligados a buscar suministros alternativos importados por buques cisterna o camiones.

El lunes, el FBI señaló con el dedo a una banda de ransomware -secuestros digitales- conocida como DarkSide. Si bien los ciberataques se utilizan cada vez más en todo el mundo como arma contra rivales geopolíticos, aún parece improbable que la onda expansiva de esta crisis vaya a golpear fuera de las fronteras del país. El presidente, Joe Biden, no llegó a culpar al Kremlin por el ataque, a pesar de algunas pruebas de que los piratas informáticos o el software que utilizaron están "en Rusia". El Gobierno de Vladimir Putin ha negado cualquier responsabilidad.

Suministros menguantes

En Nueva Jersey, Bolkema Fuel comenzó a hacer acopio de existencias en cuanto se corrió la voz del cierre del oleoducto. "Hay un estado de pánico, ya sabes, cuando escuchas algo así", dijo el vicepresidente de la empresa, John Bolkema. "Llamé a un conductor y le dije que hiciera algunos viajes más. Aumentamos el inventario y ahora estamos esperando".

Su proveedor aumentó los precios al menos tres veces el lunes, ya que otras empresas buscaban abastecerse, y los clientes comerciales de Bolkema están pidiendo entregas adicionales para evitar quedarse sin combustible.

El director ejecutivo de Colonial, Joe Blount, aseguró el lunes al subsecretario de Energía, David Turk, que la compañía ha recuperado el control completo del oleoducto, aunque no reiniciará los envíos hasta que el ransomware haya sido neutralizado y eliminado por completo de sus redes.

Los suministros de combustible están paralizados justo cuando la industria energética del país se estaba preparando para satisfacer la demanda extraordinaria de los viajes de verano. El fin de los confinamientos y la reapertura de oficinas ha aumentado la demanda diaria, y las aerolíneas se están preparando para la reapertura de las conexiones internas y con Europa. Citigroup dijo que la costa este está en riesgo de una "escasez temporal, pero importante" de combustibles debido al cierre del oleoducto, de unos 1,2 millones de barriles diarios.

En la primera señal de los efectos sobre el sector aéreo, American Airlines dijo que estaba ajustando dos rutas de largo recorrido para hacer escalas para recargar combustible. Los vuelos a Hawái harán escala en el aeropuerto de Dallas-Forth Worth, mientras que los aviones con destino a Londres harán escala en Boston.

En Asheville, Carolina del Norte, Aubrey Clements, un empleado de una estación de Exxon Mobil, respondió al teléfono con un "Hola, me he quedado sin gasolina". La gasolinera Marathon en Elizabethtown, Kentucky, tenía aproximadamente dos docenas de coches esperando para repostar, dijo un empleado. Se estima que el 7% de las estaciones de servicio en el estado de Virginia se quedaron sin combustible el lunes por la noche, según el analista de GasBuddy Patrick DeHaan.

Los piratas informáticos han aumentado sus ataques por todo el mundo

En una reunión virtual de 18 minutos, Colonial dijo que está trabajando con refinerías, comercializadores y minoristas para evitar escaseces. Los envíos de emergencia de gasolina y diésel desde Texas por camión ya están de camino a Atlanta y otras ciudades del sureste, anunciaron. Aun así, al menos dos refinerías de la Costa del Golfo han comenzado a recortar la producción por falta de crudo.

Este caso es un ejemplo más de una infraestructura crítica atacada por ransomware. Los piratas informáticos han aumentado sus ataques por todo el mundo. En España, por ejemplo, el SEPE sufrió un hackeo de este tipo hace un mes, paralizando las oficinas de empleo durante casi una semana. Su funcionamiento es simple: cuando un empleado abre un correo infectado sin darse cuenta, el virus encripta los contenidos de todo el sistema, haciéndolos inaccesibles, y le pide a los dueños un rescate para entregarle la contraseña para abrirlos de nuevo. Este es uno de los ataques con consecuencias más grandes que se haya registrado hasta la fecha.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

JuansinMiedo
A Favor
En Contra

¿Se acuerdan cuando el anciano socialista, acusaba a Trump de llevarse demasiado bien, y colaborar con Rusia?

¿Que hubiese pasado si ahora estuviese Trump, y hubiese hecho exactamente lo mismo que el anciano socialista?

Cuantas críticas se le hubiesen hecho desde todos los medios, empezando por los palmeros del actual inquilino de la WH.

Puntuación 13
#1