Internacional

Las negociaciones del Brexit aceleran con la mirada puesta a principios de noviembre

  • Siguen las diferencias en el tema pesquero, con Francia presionando
  • La fecha objetivo para un borrador es el 3 de noviembre
Los negociadores británico, David Frost, y europeo, Michel Barnier. Foto: Reuters.

Los negociadores de la Unión Europea y el Reino Unido avanzaron esta semana hacia la resolución de algunos de los principales desacuerdos que durante mucho tiempo han atormentado las conversaciones del Brexit, lo que genera esperanzas de que se pueda llegar a un acuerdo a principios de noviembre, según personas familiarizadas con las discusiones.

Las dos partes han comenzado a trabajar en el texto de un acuerdo sobre una competencia justa (impuestos, leyes de competencia, etc.) y están cerca de finalizar un documento conjunto que cubra las ayudas estatales a empresas, dijeron las fuentes, que pidieron no ser identificadas porque no estaban autorizadas a hablar públicamente. El Reino Unido y la UE también se han acercado en aspectos esenciales como qué mecanismos jurídicos harán cumplir los acuerdos, agregaron las personas.

Si bien las diferencias entre las dos partes siguen siendo sustanciales, especialmente en la igualdad de condiciones de competencia y la pesca, el progreso en el texto es una señal de que están un paso más cerca de salir del punto muerto después de siete meses de negociaciones. La libra redujo sus caídas frente al euro y el dólar, cotizando a la baja un 0,5% a 1,2983 dólares, mientras los comerciantes esperan señales concretas de progreso.

"Todavía no hemos visto la fumata blanca", dijo Mikael Olai Milhoj, analista de Danske Bank.

El jueves, las conversaciones se trasladarán a Bruselas, donde, si los negociadores pueden reducir las diferencias restantes lo suficiente para el 3 de noviembre, la pelota pasará al primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, y a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, para que negocien un compromiso final, dijo una de las personas.

Sin un acuerdo, millones de consumidores y empresas se verán afectados por la reintroducción de aranceles, cuotas y controles aduaneros completos cuando Gran Bretaña abandone el mercado único y la unión aduanera de la UE el 31 de diciembre.

Cambio de tono

Después de semanas de estancamiento, ha habido un cambio de tono y de marcha en los últimos días, agregaron las personas. Con ambas partes ansiosas por llegar a un acuerdo, el Reino Unido y la UE ahora están trabajando arduamente para finalizar la mayor cantidad posible de capítulos de un posible acuerdo.

A pesar del mejor estado de ánimo y el progreso en los textos, los funcionarios de la UE enfatizan que ven cualquier acuerdo como un acuerdo único en el que no se acuerda nada hasta que todo esté acordado. Y las dos partes todavía están muy separadas en una serie de cuestiones.

La pesca sigue siendo uno de los principales obstáculos para un acuerdo, con ambas partes todavía en desacuerdo sobre qué derechos tendrán los barcos de la UE sobre las aguas británicas y su parte de la cuota. Francia y otros estados costeros como Bélgica están presionando fuertemente por el acceso continuo a las aguas entre 10 y 20 kilómetros de la costa británica, algo de lo que disfrutaban bajo el acuerdo anterior al Brexit, según un funcionario familiarizado con el pensamiento del gobierno francés.

Los negociadores ven la solución de estos desacuerdos como un tema cada vez más político que requerirá la intervención de Johnson y el presidente francés Emmanuel Macron. La UE ha vinculado el acceso británico a los mercados de transporte y energía de Europa al acceso europeo a las aguas del Reino Unido.

En otros lugares, se ha avanzado en los derechos a recibir ayudas públicas, las aduanas y los viajes aéreos, aunque algunos desacuerdos en estas áreas aún deben resolverse, dijo una de las personas.

Si las dos partes no logran resolver lo suficiente de sus diferencias a principios de noviembre, los equipos de negociación tendrían que consultar a sus líderes políticos en Londres y en toda la UE sobre si continuar las conversaciones o terminarlas, dijeron las personas. Con el Parlamento Europeo obligado a ratificar cualquier acuerdo, la fecha límite final para que los negociadores lleguen a un acuerdo es a mediados de noviembre.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.