Internacional

¿Y si Trump no puede seguir en la carrera electoral? Su muerte o retirada llevaría al caos total

  • La Cámara de Representantes podría tener la última palabra
  • Es demasiado tarde para cambiarle en las papeletas: ya se está votando
Una papeleta para las elecciones de EEUU. Foto: Reuters.

Por si faltaba algo de caos, la confirmación de que Donald Trump ha dado positivo por Covid-19 puede sacudir las elecciones presidenciales aún más de lo que ya lo ha hecho. Por el momento, el presidente solo muestra síntomas moderados similares a la gripe, como cansancio o dolor de garganta, según ha informado la Casa Blanca. Pero si la situación empeorase y el presidente acabara incapacitado de forma grave o, en el peor de los casos, incluso falleciera, la situación en la que quedarían las elecciones que ya se están celebrando a día de hoy sería histórica: ¿qué hacer con las papeletas a su nombre?

Las leyes electorales estadounidenses son una mezcla de remiendos aprobados a lo largo de décadas, en un intento de convertir un sistema que, de entrada, no esperaba contar ni con partidos ni con elecciones populares, en un sistema democrático. En teoría, lo que los ciudadanos votan este próximo mes de noviembre no es a su candidato a presidente, sino a 538 delegados que sí lo harán en diciembre. Si todo siguiera como estaba pensado en 1780, esos delegados podrían votar a quien quisieran y no habría problema alguno en que votaran a un hipotético sustituto de Trump.

Sin embargo, 2020 no es 1780. Las restricciones creadas a lo largo de los siglos para convertirlos en meros ejecutores de la voluntad de los votantes complican todo de forma sobremanera. En la gran mayoría de estados, los delegados están obligados a votar por el candidato que ganó las elecciones, y solo una minoría de ellos incluye una excepción que les permita cambiar de opción si el candidato muere o se retira de la carrera entre las votaciones y la elección del mandatario.

Richard Pildes, profesor de Derecho de la Universidad de Nueva York, explicó en un debate a principios de año que "las leyes no explican qué hacer si el candidato muere", y que, en aplicación estricta de una sentencia del Tribunal Supremo de este mismo año contra el transfuguismo, sería la Cámara de Representantes la que, en última instancia, decidiera si esos votos son válidos. En otras palabras, quedaría en manos de los demócratas, con mayoría en el Congreso, la decisión de si permitir a los delegados republicanos cambiar su voto u obligarles a votar por el que se presentó a las elecciones, aunque esté incapacitado o haya fallecido, anulando su elección en la práctica.

La solución más rápida sería que el comité de dirección del Partido Republicano nombrara a otro candidato y cambiar las papeletas. Pero ya no hay tiempo físico: ya se han emitido más de 2,5 millones de votos y decenas de millones de papeletas están ya impresas y dirigiéndose a las casas de los más de 60 millones de estadounidenses que han solicitado el voto por correo. Un cambio urgente de candidato a última hora a finales de mes, si la salud de Trump empeora de forma grave, llegaría tardísimo, con un tercio de los votos esperados ya en las urnas.

Millones de votos nulos

En ese caso podría haber una nueva batalla: si el Partido Republicano cambia de candidato a última hora, todos los votos a favor de Trump hasta ese momento serían nulos, y su nuevo candidato tendría garantizada la derrota en casi todo el país. A continuación, serían los parlamentos de los estados, encargados de certificar los resultados, los que podrían dar pie a una nueva guerra legal, con las bancadas republicanas exigiendo que se admitan los votos de Trump como papeletas a favor de su nuevo candidato.

En cualquier otra elección, habría que repetirla. De hecho, en Minnesota, la elección de uno de sus diputados será declarada nula por la muerte hace unos días de uno de los candidatos de un partido minoritario, y la repetición será aplazada hasta principios de 2021. Pero la Constitución exige que alguien sea elegido presidente en diciembre y tome posesión en enero.

En caso de que algo grave le ocurra a Trump, Joe Biden no obtenga mayoría -las encuestas, hasta el momento, le son favorables, pero nada es 100% seguro- o haya problemas a la hora de decidir quién ha ganado los estados clave, y ningún candidato (vivo) obtuviera la mayoría absoluta, la elección del presidente pasaría a la Cámara de Representantes, que se renovará también en noviembre, mientras que el Senado elegiría al vicepresidente. Por si acaso, y en medio de la incertidumbre provocada por esta loca carrera electoral, la batalla por el Legislativo acaba de hacerse mucho más decisiva que nunca.

comentarios5WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 5

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Jonás
A Favor
En Contra

No entiendo nada.

China, con 1.393.000 habitantes, ha tenido 85.424 contagiados y 4.634 muertos por coronavirus.

EEUU, con 331.800.000 habitantes (4,20 veces menos que China), 7.277.804 contagiados y 207.791 muertos.

España, con una población 29,52 menor que la China, sufre 31.973 muertos. ¡Casi siete veces más).

Esto acabará muy mal.

Puntuación 6
#1
JuansinMiedo
A Favor
En Contra

JAAAAAJAJAJAJA.... Ya andan algunos celebrando la "muerte" de Trump, en la SEXTA, hasta se les ha roto el vídeo de la lejia, y es lógico siempre ponen los mismos fotogramas, nunca mas, porque si no se vería que la afirmación era irónica, y entonces no se contentaría a los seguidores de PODEMOS, que si está viejo....que si está gordo...que si....

Mas vale que tengan mas cuidado con Biden, que ese si que no está ni para un parchís, juego de riesgo para el querido Joe.

Me temo que se van a quedar nuevamente con las ganas, pues otra cosa no tendrán, pero especialistas de primer nivel, y pasta para pagarlos una poca.

Mientras tanto, en España, damos amnistías a los golpistas, acercamos etarras, y anunciamos impuestos masivos para el personal votante.

Pero Trump ha cogido el virus....mecachis!!!. Que contentos estamos.

Puntuación 7
#2
Usuario validado en elEconomista.es
Ariñañara
A Favor
En Contra

Por dar positivo no se muere nadie.

Para morirse hay que estar enfermo y muy enfermo y que yo sepa Trump no tiene ningún síntoma de COVID19.

Puntuación 1
#3
GRADO33
A Favor
En Contra

Tranquilos,que no cunda el pánico!

Tenemos TRUMP para rato,el vino a cumplir una misión,y le queda todavía culminarla.

Los demócratas intentarán robarse las elecciones pero no podrán.

El mundo se juega mucho,ningún presidente Estadounidense había tenido tantos adeptos fuera de ESTADOS UNIDOS,la gente buena e inteligente de este mundo sabe lo que nos estamos jugando.

El mundo corrupto desde el vaticano,los mas media, hasta la fracción oscura y satánica de el partido demócrata,además de un largo etcétera tiemblan ante TRUMP.

DIOS BENDIGA A TRUMP,LARGA VIDA A TRUMP.

Puntuación 4
#4
A Favor
En Contra

Julius.

Si Trompeta canta, pues se pone a otro y en paz. A rey muerto, rey puesto. Decía Napoleón: "El cementerio está lleno de hombres imprescindibles" Aquí no hay imprecindibles y desde luego Trompeta no está ni de lejos entre los muy necesarios. Es un presidente más entre tantos. Unos le precedieron y otros le sucederán y tras unos poquitos años nadie se acordará de el como tampoco de los otros.

¿ Quién se acuerda de los nonbres de los ministros 1 mes después de dejar el cargo.? Nadie.

Lo que hay es mucha chorrada, pero al final todos al agujero.

"Acabada la partida, el rey y el peón vuelven a la misma caja."

Puntuación -2
#5