Internacional

Un estudio desmiente la teoría de la conspiración del coronavirus: no fue creado en un laboratorio

  • Investigadores aseguran que el virus se debe a la selección natural
  • La estructura del COVID-19 es diferente a la de otros coronavirus
Foto: eE.

El coronavirus es producto de la evolución natural, según los hallazgos de un estudio publicado en la revista Nature Medicine. Esta investigación, realizada por científicos del Scripps Research Institute, no ha encontrado ninguna evidencia de que el virus se haya creado en un laboratorio o se haya diseñado de otra manera. Coronavirus, última hora, en directo: mensaje del Rey en el cuarto día de aislamiento.

"Comparando los datos de secuencia del genoma disponibles para las cepas de coronavirus conocidas, podemos determinar con firmeza que se originó a través de procesos naturales", afirma rotundamente uno de los líderes del estudio, Kristian Andersen.

Los coronavirus son una gran familia de virus que pueden causar enfermedades de muy diversa gravedad. La primera enfermedad grave conocida causada por un coronavirus surgió con la epidemia del síndrome respiratorio agudo grave (SARS) de 2003 en China. Un segundo brote comenzó en 2012 en Arabia Saudí con el Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS).

El 31 de diciembre del año pasado, las autoridades chinas alertaron a la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre un brote de una nueva cepa de coronavirus que causaba una enfermedad grave, que posteriormente se denominó SARS-CoV-2. A 18 de marzo, se han documentado cerca de 200.000 casos, aunque es probable que muchos más casos leves no hayan sido diagnosticados. El virus ha matado a unas 8.000 personas.

Poco después de que comenzara la epidemia, los científicos chinos secuenciaron el genoma del virus y pusieron los datos a disposición de los investigadores de todo el mundo. Los datos de la secuencia genómica han demostrado que las autoridades chinas detectaron rápidamente la epidemia y que el número de casos de COVID-19 ha ido en aumento debido a la transmisión de persona a persona tras una sola introducción en la población humana.

Estos científicos analizaron el patrón genético de las proteínas de espigas, armaduras en el exterior del virus que utiliza para agarrar y penetrar las paredes exteriores de las células humanas y animales. Más específicamente, se centraron en dos características importantes de la proteína espiga: el dominio de unión al receptor (RBD), una especie de gancho que se agarra a las células huésped; y el sitio de división, un 'abridor de latas' molecular que permite al virus abrirse y entrar en las células huésped.

El coronavirus fue fruto de la selección natural y no de la ingeniería genética: la clave está en la evolución de una de sus proteínas

Los científicos descubrieron que la porción de RBD de las proteínas de espiga del SARS-CoV-2 había evolucionado para atacar eficazmente una característica molecular en el exterior de las células llamada ACE2, un receptor implicado en la regulación de la presión sanguínea. La proteína de la espiga del SARS-CoV-2 era tan eficaz para unir las células humanas que los científicos concluyeron que era el resultado de la selección natural y no el producto de la ingeniería genética.

Esta evidencia de que ha surgido de la evolución natural fue respaldada por los datos de la columna vertebral del SARS-CoV-2: su estructura molecular general. Los investigadores explican que si alguien buscara diseñar un nuevo coronavirus como patógeno, lo habría construido a partir de la espina dorsal de un virus conocido por causar enfermedades.

Pero los científicos encontraron que la columna vertebral del SARS-CoV-2 difería sustancialmente de la de los coronavirus ya conocidos y se asemejaba en su mayoría a los virus relacionados que se encuentran en murciélagos y pangolines. "Estas dos características del virus, las mutaciones en la porción de RBD de la proteína de punta y su columna vertebral distintiva, descartan la manipulación en el laboratorio como un origen potencial del SARS-CoV-2", especifica Andersen.

Los investigadores proponen dos posibles orígenes del coronavirus: una transmisión por un animal y una evolución a patógeno tras su llegada a los seres humanos

Basándose en su análisis de la secuenciación genómica, Andersen y sus colaboradores llegaron a la conclusión de que había dos escenarios para explicar los orígenes más probables del SARS-CoV-2. En el primero de ellos, el virus evolucionó a su estado patógeno actual a través de la selección natural en un huésped no humano y luego saltó a los humanos. Así es como han surgido anteriores brotes de coronavirus, con humanos contrayendo el virus después de la exposición directa a civets (SARS) y camellos (MERS).

Los investigadores proponen a los murciélagos como el reservorio más probable para el SARS-CoV-2, ya que es muy similar al coronavirus de los murciélagos. Sin embargo, no hay casos documentados de transmisión directa entre murciélagos y humanos, lo que sugiere que probablemente haya un huésped intermedio entre los murciélagos y los humanos.

En este escenario, ambas características distintivas de la proteína de espiga del SARS-CoV-2 (la porción de RBD que se une a las células y el sitio de división que abre el virus) habrían evolucionado a su estado actual antes de entrar en los humanos. En este caso, la pandemia probablemente habría surgido rápidamente tan pronto como los humanos fueran infectados, ya que el virus ya habría desarrollado las características que lo hacen patógeno y capaz de propagarse entre las personas.

En el otro escenario propuesto, una versión no patógena del virus saltó de un animal huésped a los humanos y luego evolucionó a su estado patógeno actual dentro de la población humana. Por ejemplo, algunos coronavirus de los pangolines, mamíferos similares a los armadillos que se encuentran en Asia y África, tienen una estructura de RBD muy similar a la del SARS-CoV-2. Un coronavirus de un pangolín podría haberse transmitido a un humano, ya sea directamente o a través de un huésped intermediario como civetas o hurones.

Luego, la otra proteína de espiga distintiva característica del SARS-CoV-2, el sitio de división, podría haber evolucionado dentro de un huésped humano, posiblemente a través de una circulación limitada no detectada en la población humana antes del comienzo de la pandemia. Los investigadores descubrieron que el sitio de división del SARS-CoV-2 parece similar a los sitios de división de las cepas de la gripe aviar que se ha demostrado que se transmiten fácilmente entre las personas. El SARS-CoV-2 podría haber desarrollado un sitio de división tan virulento en las células humanas y pronto dar inicio a la actual pandemia, ya que el coronavirus posiblemente se habría vuelto mucho más capaz de propagarse entre las personas.

Andrew Rambaut, uno de los coautores de esta investigación, advierte de que, en cualquier caso, "es difícil si no imposible" saber en este momento cuál de los escenarios es el más probable. Si el SARS-CoV-2 entró en los seres humanos en su forma patógena actual desde una fuente animal, aumenta la probabilidad de futuros brotes, ya que la cepa del virus causante de la enfermedad podría seguir circulando en la población animal y podría volver a saltar a los seres humanos. Las posibilidades de que un coronavirus no patógeno entre en la población humana y luego desarrolle propiedades similares al SARS-CoV-2 son menores.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum6
forum Comentarios 6
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

maqui
A Favor
En Contra

Si esto lo dicen científicos del Scripps Research Institute de EE.UU. no me fio ni un pelo. El hecho de que el primer caso de coronavirus se diera en Wuham (China) no quiere decir que sea natural y se originara allí. A ese lugar pudo ser llevado y liberado en el mercado de Wuham. No me creo que sea una mutación natural del murciélago, pangolín etc. que pasó al hombre. En la Edad Media y otras épocas hubo pestes y epidemias porque se dormía con los animales y se com íacarne mal cocinada, pero eran de origen bacteriano, no vírico. Los virus son más modificables por ingeniería genética que, desde que se descubrió, ya llevamos varias epidemias víricas y esta pandemia la del SARS (2003) MERS (2009) y ahora el Covid-19.

Puntuación 3
#1
Papi
A Favor
En Contra

Hombre, la cadena de aminoácidos del virus es cuanto menos extraña. Y que en Wuhan haya un laboratorio de tipo vírico... Cada uno que saque sus conclusiones.

Puntuación 12
#2
Nunca se sabrá la verdad
A Favor
En Contra

Pero puede haber sido un accidente y más teniendo en cuenta que no se ha encontrado al paciente cero, que podria haber sido un trabajador de este Centro de investigación.

La casualidad, el destino, o lo que sea, ha querido que el coronavirus haya surgido de Wuhan, la ciudad donde China tiene su principal centro de investigación virológica y un superlaboratorio para estudiar las enfermedades más contagiosas y peligrosas, como el ébola y el SARS. Aunque dicho centro tiene el código P4, que indica el máximo nivel mundial de bioseguridad, tal coincidencia ha desatado todos los rumores

Puntuación 6
#3
Usuario validado en elEconomista.es
Norlingen
A Favor
En Contra

No me lo trago.....hasta que nadie me razone como un virus puede estar mas de 14 dias sobre un objeto NO VIVO.....y despues activarse a un ser humano. Jamas he oido eso antes de ningun virus....por no hablar que desde el minuto 0 una persona contagiada asintomatica esta echando virus de estos a mansalva infectando a todo dios......

Pero vamos la china roja esto lo va a pagar con creces....no compraba nada chino si lo podia evitar....pero ahora ni te cuento.....ni que se me aparezcan buda o el gran winnie the pooh a jurarme que todo viene de alli desinfectado...

Y

Puntuación 11
#4
selección natural
A Favor
En Contra

En resumen, no hay paciente 0, y no está tan claro como en los anteriores de que se ha pasado de los animales al hombre.

Ni siquiera en los anteriores hay seguridad absoluta de que los animales lo transmitieran.

Si un chino cena sopa de murciélago a lo mejor le da una indigestión esa noche al que la coma, pero que se generen pandemias humanas por eso yo no me lo acabo de creer.

La teoría de la evolución de Darwin que habla de la supervivencia del más fuerte y de la selección natural, es la que más me gusta. Desde nuestros orígenes los humanos vamos evolucionando y siempre a mejor.

Puntuación 4
#5
Dardo furioso
A Favor
En Contra

https://sobrecuriosidades.com/2014/06/16/vozrozhdeniya-la-isla-secreta/ Y de eso hace 50 años....???????

Puntuación 0
#6