Internacional

El Gobierno británico cree que ya "no se puede detener" un Brexit sin acuerdo, pero los juristas discrepan

  • Nadie sabe exactamente cómo funciona la nueva ley de mociones de censura
  • Johnson podría negarse a dimitir y evitar el nombramiento de un sustituto
Dominic Cummings, asesor especial de Boris Johnson para el Brexit, en Downing Street. Foto: PA Wire/PA Images/Cordon Press

Con la llegada de Boris Johnson al Gobierno británico, la crisis del Brexit ha pasado a un nuevo nivel: la búsqueda de recovecos y trampas jurídicas. El futuro del Reino Unido puede depender de qué interpretación de unas cláusulas de una ley de 2011 que nunca habían sido usadas antes prevalezca. Para el Gobierno, "ya no se puede detener" una salida sin acuerdo, por la que Johnson se ha decantado abiertamente. Para numerosos juristas, mayoritariamente proeuropeos, sí que se puede. La batalla está servida y el futuro de Reino Unido en la UE puede acabar dirimiéndose en los tribunales de Londres.

El pistoletazo de salida al debate lo dio este domingo el que fuera jefe de la campaña por la salida de la UE en el referéndum de 2016, Dominic Cummings, nombrado por Johnson como asesor especial para el Brexit. Según el Daily Telegraph, el diario en el que trabajó el nuevo primer ministro durante dos décadas hasta hace dos semanas, Cummings se jactó en una reunión de que los rebeldes anti-Brexit habían perdido y que ya no tenían nada que hacer. "Ya es demasiado tarde", celebraba.

La clave está en la ley que regula las mociones de censura y la convocatoria de elecciones anticipadas, reformada en 2011. Según Cummings, la ley opera a su favor: "Lo que no se dan cuenta [los anti-Brexit] es que si hay una moción de censura y cae el Gobierno, convocaremos las elecciones para después del 31 de octubre", por lo que el Reino Unido abandonaría la UE en medio de la campaña electoral, sin un Parlamento que pueda evitarlo y con un Gobierno en funciones sin poderes ni voluntad para pedir una prórroga. Este lunes, el ministro de Sanidad, Matt Hancock, repitió el mismo mensaje.

Sin embargo, la respuesta de los juristas no se ha hecho esperar. Dominic Grieve, diputado 'tory' proeuropeo y exfiscal general, apuntó a una cláusula de la ley que nunca ha sido usada antes: la posibilidad de crear un Gobierno alternativo en las dos semanas posteriores a la moción. Al contrario que en España, en Reino Unido sí se puede tumbar un Ejecutivo sin presentar un primer ministro alternativo y, hasta 2011, el resultado era la convocatoria automática de elecciones. Pero hace ocho años se abrió la puerta a que alguien "obtenga el apoyo de la Cámara" en los 14 días siguientes y sea investido por la reina. Si eso ocurriera, podría haber un nuevo primer ministro de emergencia que evitara el Brexit sin acuerdo o que, como mínimo, convocara las nuevas elecciones antes del 31 de octubre.

El problema es que la ley no explica cómo se podría confirmar tal cosa. Ni se especifica la posibilidad de convocar un debate de investidura en ese tiempo ni nungún mecanismo para demostrar que hay un Gobierno alternativo. El resultado es que los especialistas llevan dos días intentando descifrar el significado de la ley.

Basta con no dimitir

En teoría, según el think tank Instituto para el Gobierno, Johnson podría bloquear cualquier intento de reemplazarle antes de cumplirse los 14 días. Por un lado, podría usar su control de la agenda parlamentaria para evitar la celebración de un debate de investidura, negándose a introducir tal cosa en el orden del día durante esas dos semanas.

Pero, incluso si los diputados encontraran un resquicio -como entregar una carta firmada por una mayoría absoluta de parlamentarios apoyando a un candidato, según el jurista George Peretz-, Johnson podría no dimitir y obstruir el cargo, contra viento y marea, hasta que se cumpliera el plazo. Al fin y al cabo, en Reino Unido los primeros ministros no cesan, sino que dimiten tras perder unas elecciones o una moción de censura. Un monarca no ha destituido a un primer ministro desde 1834, para no interferir en los asuntos políticos. Si Johnson se negara a aceptar su caída, el dilema de la reina sería histórico: romper una tradición bicentenaria y 'entrar en política' o dejar que el Gobierno rompa el equilibrio entre poderes, ignorando la decisión del Parlamento.

Para el profesor de Derecho de la Universidad de Cambridge David Howarth, hay otra posibilidad: que la oposición tome el control del Parlamento durante unos días, como ya ocurrió en marzo y abril, para reformar la ley y explicar mejor los mecanismos para reemplazar al Gobierno, u obligarle a pedir otra prórroga, como ya hicieron con Theresa May entonces.

Cualquiera de estos mecanismos, eso sí, "tendría un coste", según Howarth. La necesidad de que algunos diputados conservadores apoyen a un primer ministro alternativo obligaría a hacer un Gobierno de unidad nacional encabezado por alguien diferente al laborista Jeremy Corbyn, una figura inaceptable para todos los demás partidos. Y cualquier modificación legal debería hacerse contrarreloj y aprovechando todos los recovecos jurídicos existentes, frente a un Gobierno decidido a detenerlos a toda costa.

Al final, según el jurista David Allen Green, "el futuro del Reino Unido depende de cuál de los dos Dominic -Cummings o Grieve- es más listo". El Brexit puede acabar en una batalla de políticos contra abogados.

comentariosforum6WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 5

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Salida de España de la UE: SI
A Favor
En Contra

Los británicos han acertado con el Brexit. Evitarán tener que sufrir la venezuelización

de la Unión Europea.

Puntuación -10
#1
El show acaba de empezar, voy a por palomitas
A Favor
En Contra

1. Los británicos se van a quedar solos, sin escoceses, sin irlandeses y veremos que hacen después los galeses.

Puntuación 14
#2
Usuario validado en elEconomista.es
s7atlante7s
A Favor
En Contra

Los dos perderemos, ellos ynosotros.

Puntuación 0
#3
marisa
A Favor
En Contra

R.Unido lo que no quiere es que Alemania administre su país(cuotas de inmigrantes, planificación económica, y normas impuestas por la U.E.) Luego serán libres de hacer lo que les plazca. Por cierto, tengo la impresión que la U.E. está enrabietada por la marcha del hijo díscolo. Inglaterra se unirá a EE.UU. en todos los campos, militar y económico. Tal como están las cosas pienso que es un acierto pues Europa cuando se entabla cualquier guerra comercial de USA ,se echa a temblar.

Puntuación 5
#4
AROUND THE WORLD
A Favor
En Contra

Sigo pensando que sería muy interesante ver un Brexit duro. A ver que se cumple de tantos y tantos anuncios apocalípticos.

Me recuerda al efecto 2000 de los ordenadores. Iba a ser el fin del mundo y luego nada de nada.

"Me pone" lo del Brexit duro.

Puntuación 1
#5