Infraestructuras y Servicios

La primera 'patata caliente' de Óscar Puente: las autopistas de peaje apuntan a subir su precio un 4%

  • Abertis, Ferrovial e Itínere piden el incremento del 4% que determina la fórmula legal
  • Transportes decidirá si aplica el alza que arroja el sistema, la rebaja o incluso la aumenta
Óscar Puente, ministro de Transportes. Archivos

Entre las primeras decisiones que tendrá que adoptar el nuevo ministro de Transportes, Óscar Puente, figura el establecimiento de las nuevas tarifas para las autopistas de peaje del Estado en España a partir del 1 de enero de 2024.

Las concesionarias de estas vías, entre cuyos propietarios figuran grandes operadores como Abertis, Ferrovial, Itínere y Globalvia, y fondos de inversión y de pensiones como Meridiam, Vauban, Aberdeen y Bestinver Infra, ya han solicitado al Gobierno una subida media de al menos el 4,03%, según indican fuentes empresariales. Un porcentaje que es el resultado de aplicar la fórmula de revisión anual de las tarifas de las vías de pago, que está ligada al Índice de Precios al Consumo (IPC) más otras variables.

La subida resulta de la fórmula de revisión anual de las tarifas de las vías de pago

El 4,03% que establece la fórmula está por encima del IPC general del mes de octubre, del 3,5%. El cálculo resulta de aplicar un coeficiente de variación a las tarifas de peaje de las autopistas igual a la variación de la media de los índices de los precios de consumo correspondiente a los 12 meses anteriores (noviembre 2022 a octubre 2023) respecto a la media de los trece meses precedentes (noviembre 2021 a octubre 2022), corregido para cada autopista en función de la variación del tráfico.

Desde que en 2002 se instituyera el sistema actual de revisión de precios, el Ministerio de Transportes siempre había aplicado el resultado de la fórmula; hasta el año pasado, cuando hizo una excepción en un contexto en el que la inflación se situaba en niveles históricamente elevados. La subida que, atendiendo a la ley, debía aplicarse desde el 1 de enero de 2023 era del 8,4%. Sin embargo, el Ejecutivo de Pedro Sánchez aprobó un Real Decreto-ley en el que articuló un mecanismo para contener al 4% el aumento de las tarifas de 2023 en las autopistas de peaje estatales. Asimismo, decidió congelar los peajes de las autopistas que años atrás quebraron y que gestiona Seitt.

Con todo ello, buscó "ayudar a la ciudadanía a afrontar el escenario actual de altos precios de la energía, derivado de la persistencia del conflicto en Ucrania tras la invasión rusa, que afecta muy especialmente a la movilidad y a la renta disponible de los hogares". Aunque el alza en el peaje no se trasladó a los usuarios, el Gobierno acordó subvencionar entre 2023 y 2026 los ingresos que las concesionarias dejarían de percibir por esa contención en el incremento de los peajes.

Hasta el pasado ejercicio, el aumento medio en los 17 años de aplicación del sistema de revisión vigente había sido del 2,1%

Transportes analiza ahora qué subida proponer al Ministerio de Hacienda. El 4% que fija la fórmula repetiría la variación de 2023, si bien en el sector empresarial señalan la posibilidad de que sea ligeramente superior para compensar parcialmente las bonificaciones del pasado año, que se cargan contra los Presupuestos Generales del Estado (PGE). En caso de que opte por aplicar un descuento, como hizo el pasado año, tendría igualmente que aprobar un RD-ley para instrumentarlo.

La mayor subida anual de los peajes de las autopistas estatales tuvo lugar en 2007, cuando alcanzó el 4,5%. Hasta el pasado ejercicio, el aumento medio en los 17 años de aplicación del sistema de revisión vigente había sido del 2,1%.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud