Transportes y Turismo

El Gobierno subirá los peajes de las autopistas un máximo del 4% en 2023

  • Por primera vez no aplicará el IPC y negocia las compensaciones a los operadores

Los peajes de las autopistas estatales subirán un máximo del 4% a partir del próximo 1 de enero de 2023. Este es el planteamiento que tiene el Gobierno sobre la mesa. El Ejecutivo está negociando con las concesionarias de las vías de pago el porcentaje final y los mecanismos por los que el Estado compensará a los operadores la diferencia entre dicho incremento y la inflación.

La propuesta de las concesionarias, estimada a partir de una fórmula recogida en los contratos que atiende al IPC móvil anual hasta octubre, fija el alza en el 8,4%. El Ejecutivo descarta este aumento y, de acuerdo con fuentes del sector consultadas, el plan que está ahora mismo sobre la mesa es que se sitúe como máximo en el 4%. Este techo atañe también a aquellas autopistas que cuentan con subidas extraordinarias derivadas fundamentalmente de inversiones. Así ocurre con la AP-9 Ferrol-Frontera portuguesa, en Galicia, o la AP-46 Alto de las Pedrizas-Málaga.

Es por estas especificaciones por lo que desde el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana se está negociando con estas concesionarias distintas soluciones, tanto en la fijación del peaje como en los mecanismos de compensación.

El departamento que dirige Raquel Sánchez reiteró ayer que está analizando diferentes alternativas para definir la subida final de los peajes en 2023, que "no hay nada definido" y que "todavía se está trabajando". No en vano, la decisión ha de contar con la autorización del Ministerio de Hacienda y, en última instancia, del Consejo de Ministros.

El Gobierno se ha impuesto, en todo caso, no trasladar al peaje a los usuarios la subida que, en cualquier caso, sí hay que aplicar en la tarifa de los peajes para las concesionarias. Será la primera vez que Moncloa no aplique el IPC en la revisión anual de los precios de las vías de pago desde que en 2002 se instituyera el sistema actual para calcular la tarifa de los peajes. En 2007 la subida tocó su techo en el 4,5% y en los últimos 17 años el incremento medio es del 2,1%.

El planteamiento que tiene más fuerza ahora mismo para que los operadores cobren el 8,4% por la tarifa de los peajes que establecen los contratos discurre por aplicar bonificaciones que sean financiadas por la vía presupuestaria. Está por decidir si esta medida se liga únicamente a los Presupuestos Generales del Estado de 2023 o si, por el contrario, se difiere en el tiempo -más allá de un año-. Las cuentas públicas, de hecho, ya contemplan partidas para bonificaciones en autopistas dirigidas, entre otro casos, a los residentes de las localidades próximas a la autopista. Además, el Ejecutivo tiene capacidad para destinar una asignación de crédito extraordinaria para este cometido.

El impacto para las arcas públicas, de cualquier modo, es limitado. En 2019, antes de la pandemia, las autopistas estatales de pago generaron 502,8 millones de euros de ingresos por los peajes, excluyendo las concesiones de Acesa y Aumar que han revertido. La aplicación del 8,4% representaría un incremento de 42,2 millones. Si se fija en el 4% la subida, la cifra se limita a 20,1 millones, por lo que la diferencia a compensar será de 22,1 millones.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud