Infraestructuras y Servicios

El Gobierno acota aún más la subida de los peajes en las autopistas AP-6, AP-9 y AP-46

  • El Ejecutivo evita alzas extraordinarias en estas vías en el futuro
Autopista de peaje

Las autopistas de la AP-6 Villalba-Adanero, AP-9 Ferrol-Tui y AP-46 Málaga-Alto de las Pedrizas tendrán previsiblemente una subida sensiblemente más moderada del precio de los peajes a partir del próximo 1 de enero que la del resto de vías de pago de España. Esto deriva de la decisión del Gobierno de zanjar la deuda acumulada con las concesionarias de estas tres carreteras, que se aproxima a los 800 millones de euros, por las inversiones que no han sido amortizadas con el tráfico.

El acuerdo para cancelar esta deuda, adelantado por 'Cinco Días', implica que desaparecerán las subidas extraordinarias futuras y, además, se retrotraerán las ya aplicadas, según explican fuentes conocedoras. El cálculo final de la variación en el peaje de las tres autopistas está perfilándose en el marco de las negociaciones entre el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, el Ministerio de Hacienda y las concesionarias.

La AP-6 está gestionada por Abertis, la AP-9 por Itínere y la AP-46 por una sociedad controlada por el fondo francés Vauban, el británico Aberdeen y Sacyr

La AP-6 está gestionada por Abertis, la AP-9 por Itínere y la AP-46 por una sociedad controlada por el fondo francés Vauban, el británico Aberdeen y Sacyr, que es la que opera de facto la infraestructura. De acuerdo con las fuentes consultadas, debido a las medidas adoptadas estas tres autopistas tendrán una subida, en el que caso de que la haya, significativamente más baja que la del resto de las autopistas, para las que se estima un máximo del 4%, como avanzó ayer este diario. No se descarta que el peaje en alguna de estas tres vías con condiciones especiales quede prácticamente plano o, incluso llegue a registrar una reducción.

Será la primera vez que Moncloa no aplique el IPC en la revisión anual de los precios de las vías de pago desde que en 2002 se instituyera el sistema actual

Con este incremento, el Gobierno rebajaría a menos de la mitad la subida del 8,4% que resulta de la fórmula para el cálculo de la revisión anual de las tarifas de los peajes, que está ligada al IPC móvil anual hasta octubre. Ahora bien, aunque el Ejecutivo se ha impuesto no trasladar al peaje a los usuarios la subida completa, en cualquier caso sí hay que aplicarla en la tarifa de los peajes que han de cobrar las concesionarias. La solución discurre por aplicar bonificaciones que sean financiadas por la vía presupuestaria. Está por decidir si esta medida se liga únicamente a los Presupuestos Generales del Estado de 2023 o si, por el contrario, se difiere en el tiempo –más allá de un año–.

En todo caso, será la primera vez que Moncloa no aplique el IPC en la revisión anual de los precios de las vías de pago desde que en 2002 se instituyera el sistema actual para calcular la tarifa de los peajes. En 2007 la subida tocó su techo en el 4,5% y en los últimos 17 años el incremento medio es del 2,1%.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud