Infraestructuras y Servicios

Sacyr lanzará su nuevo plan estratégico a principios de 2024 con el foco en concesiones

  • Manrique reclama celeridad en la ejecución de los fondos europeos y mayor colaboración público-privada
Sede de Sacyr en Madrid

Sacyr arrancará un nuevo ciclo estratégico a principios de 2024 que supondrá "la consolidación de nuestro modelo de negocio concesional con crecimiento rentable", ha explicado el presidente de la compañía, Manuel Manrique, durante su discurso en la junta general de accionistas.

Sacyr iniciará "de inmediato" los trabajos para definir un nuevo plan estratégico, previsiblemente para el periodo 2024-2028, después de que en 2022 ya haya cumplido todos los objetivos del plan 2021-2025 a excepción de la reducción de la deuda neta con recurso, que "vamos a cumplir en 2023 con dos años de anticipación mediante nuestro plan de desinversiones". Un programa que ha recibido el respaldo del mercado: desde que lo anunció el 5 de octubre la acción se ha revalorizado un 46%.

En esta línea, esta semana ha culminado la venta de Valoriza Medioambiente a un fondo de infraestructuras de Morgan Stanley, en una operación que ha valorado la filial de Sacyr en 734 millones de euros. En próximas fechas cerrará también la desinversión de Valoriza Facilities, para la que ya se halla en las "discusiones finales" con los ofertantes y, más adelante, prevé hacer lo propio con al menos el 49% de Sacyr Agua. Esta última operación se abordará tras el verano en el marco de la elaboración del nuevo plan estratégico. Así, Manrique incluso ha dejado la puerta abierta, en una rueda de prensa posterior a la junta, a que la venta no se ejecute o que el porcentaje varíe.

"Hemos cumplido con gran éxito y anticipación el plan estratégico vigente, y ahora diseñaremos otro más ambicioso, enfocado en el negocio concesional en nuestros países objetivo, más sostenible y más innovador", ha afirmado el directivo. La apuesta de Sacyr por la actividad concesional se refleja ya en que el valor de sus activos supera los 3.000 millones de euros y, de manera prudente, estima que en 2025 alcanzará los 3.700 millones.

"La ejecución de los fondos de la Unión Europea sigue estando por debajo de lo previsto, por lo que esperamos que la inversión pública repunte en su conjunto"

En su nuevo plan estratégico, que prevé presentar en el primer o segundo trimestre de 2024, Sacyr dará "un papel relevante a todo el sector del agua, infraestructuras de transporte y sociales, además del crecimiento en los países de habla inglesa, aplicando más innovación y más sostenibilidad, y con una apuesta más fuerte aún por la atracción y desarrollo del talento", ha explicado Manrique.

El primer ejecutivo ha incidido en que "Sacyr hoy en día es un sólido modelo empresarial concesional con una alta rentabilidad y continua creación de valor" y ha puntualizado que "no queremos ser la compañía más grande de nuestro sector, pero sí la mejor". "No tengo duda de que ya estamos entre las mejores, pero queremos seguir creciendo y mejorando", ha asegurado ante los accionistas. 

Manrique también ha aprovechado su intervención para demandar al Gobierno una mayor celeridad en la distribución de los fondos europeos, al tiempo que ha advertido de los efectos en la licitación de obra pública de los procesos electorales. "En España, 2023 es un año con dos ventanas electorales, lo que puede afectar al ritmo de licitaciones públicas a corto plazo, aunque no a largo", ha dicho. Por el contrario, "la ejecución de los fondos de recuperación de la Unión Europea sigue estando por debajo de lo previsto, por lo que esperamos que la inversión pública repunte en su conjunto", ha señalado.

"La rentabilidad anual por dividendo será del entorno del 5%, como es nuestro compromiso"

El presidente y consejero delegado igualmente ha hecho referencia a "la crisis de las materias primas y los altísimos precios de muchos de los materiales necesarios para desarrollar nuestra actividad". "Aunque los precios se han moderado y la mayoría de los gobiernos han tomado medidas para mitigar el impacto en la actividad económica -ha indicado-, la situación no se ha normalizado del todo y se producen retrasos en el reconocimiento de esas justas revisiones de precios". Por ello, "es muy importante que las Administraciones pongan los medios necesarios, cuanto antes, para solucionar estas situaciones y proporcionen un marco de estabilidad a las empresas que ejecutamos sus proyectos", ha demandado.

Manrique ha hecho hincapié en las necesidades de inversión en infraestructuras a nivel global. Ha mencionado, a este respecto, que el Banco Mundial estima que, para que el mundo alcance los Objetivos de Desarrollo Sostenible relacionados con la infraestructura y se limite el calentamiento global, los países necesitan invertir anualmente entre el 3,5% y el 5% de su Producto Interior Bruto (PIB). Por tanto, ha destacado, "hay necesidades y oportunidades en el sector de las infraestructuras y la colaboración público-privada, a través de concesiones, será indispensable para satisfacerlas".

Preguntado por un accionista sobre los pleitos pendientes por las obras del tercer juego de esclusas del Canal de Panamá, Manrique ha resaltado que este proyecto "ya no es un problema" para la compañía y ha recordado que el último laudo incluso les reconoció un ingreso de 34 millones de dólares. "Quedan muchos -arbitrajes- por dilucidar, pero al igual que Repsol es historia pasada, -el Canal del Panamá.- ya no nos afectará ni a la caja ni a las cuentas". De hecho, ha recordado que "tenemos un arbitraje contra el Estado de Panamá por el convenio de protección a las inversiones que en su momento nos puede dar posibilidades de sumar".  

Sacyr ha sometido a la junta general de accionistas la aprobación de dos nuevos dividendos por un máximo de 20 millones de acciones de valor nominal cada una a ejecutar en 2023 y 2024. Con ello, "la rentabilidad anual por dividendo será del entorno del 5%, como es nuestro compromiso", ha subrayado.

A futuro, Manrique ha admitido que el consejo de administración, en el marco del nuevo plan estratégico, abordará la posibilidad de que el dividendo sea en efectivo y no a través de scrip dividend (acciones y efectivo). "El pago efecto será uno de los debates", ha reconocido.

La asamblea también vota limitar el voto de calidad del presidente y el consejo de administración asume como compromiso de futuro en el esquema de gobierno de la compañía la división en dos de las altas funciones ejecutivas en 2025, es decir, la separación de la figura que desempeña los cargos de presidente y consejero delegado. También se somete el nombramiento de dos nuevas consejeras independientes, Elena Monreal Alfageme y Adriana Hoyos Vega.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud