Infraestructuras y Servicios

La británica Buckthorn Partners ultima un acuerdo con Ferrovial para comprar Amey por 234 millones de euros

Rafael del Pino, presidente de Ferrovial

La sociedad de inversión privada británica Buckthorn Partners se ha aliado con el fondo de inversión estadounidense One Equity Partners para comprar a Ferrovial su filial de servicios en Reino Unido, Amey, en una operación valorada en más de 200 millones de libras (234 millones de euros).

Según ha adelantado Sky News, citando fuentes industriales, la desinversión completa por parte del grupo español de su filial británica podría cerrarse "en cuestión de semanas", tras nueve meses de conversaciones y cuatro años después de que  Ferrovial pusiese a la venta esta empresa.

El exministro de Economía durante el Gobierno de Theresa May, Philip Hammond, estaría pilotando las negociaciones desde la firma en la que trabaja, Buckthorn Partners, y en alianza con el fondo de inversión estadounidense.

Ferrovial clasificó como "disponibles para la venta" todas sus operaciones de Servicios en el año 2018

Como resultado de una revisión estratégica de todos sus negocios, encaminada a centrar el futuro de la compañía en las infraestructuras, Ferrovial clasificó como "disponibles para la venta" todas sus operaciones de Servicios en el año 2018.

Tras desprenderse recientemente de Timec Oil & Gas en Estados Unidos, de su negocio de Medio Ambiente en España y Portugal, de Broadspectrum en Australia y Nueva Zelanda, de varios contratos de limpieza urbana del Reino Unido y de su negocio de conservación y mantenimiento de infraestructuras en España, la desinversión en el resto de los negocios de Ferrovial Servicios continúa su curso en Reino Unido y Chile, principales mercados donde la compañía todavía cuenta con actividades en este negocio.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.