Industria

Ercros pone en marcha su nueva planta de clorito sódico en Huesca tras elevar la inversión a más de 14 millones

  • La empresa prácticamente duplicará la capacidad productiva
  • Avanza en la ejecución del Plan 3D que contempla una inversión global de 22 millones de euros con 20 grandes proyectos hasta 2029
  • Más del 75% de las ventas se destinan al mercado exterior
Ercros pone en marcha la nueva planta de producción de clorito sódico de su fábrica de Sabiñánigo.
Zaragozaicon-related

Ercros avanza en su actividad en la fábrica de Sabiñánigo, en Huesca. La empresa acaba de iniciar la actividad en la nueva planta de producción de clorito sódico. Unas instalaciones que han supuesto una inversión total de 14,7 millones de euros frente a los 12 millones de euros contemplados inicialmente y recogidos en la declaración de interés autonómico.

Este incremento de la inversión es "consecuencia de la inflación en los suministros de equipos y servicios durante su ejecución y de haber incorporado algunas mejoras no previstas inicialmente", explican fuentes de Ercros a elEconomista

La nueva planta tiene una superficie de 284 metros cuadrados en planta y se han generado cinco puestos de trabajo indefinidos, que se han incorporado a la plantilla actual de Ercros formada por más de 220 personas.

Las nuevas instalaciones cuentan con tecnología propia y se integran con otros procesos productivos de la fábrica, lo que favorece a su vez la eficiencia energética y la economía circular.

La previsión era que la planta hubiera entrado en funcionamiento en septiembre de 2022, tal y como se había anunciado en el momento de dar a conocer la ampliación, pero "en este tipo de proyectos no es extraño que se produzcan ciertos retrasos vinculados al suministro de alguno de los equipos".

Desde Ercros explican que, "en nuestro caso, la pequeña demora en un proyecto de más de dos años de ejecución se ha debido, fundamentalmente, al retraso en el suministro de componentes electrónicos varios" como los sistemas de control, elementos de medida y regulación o variadores de frecuencia, entre otros.

"Con todo, podemos sentirnos satisfechos con la fecha de puesta en marcha, resultado del extraordinario trabajo que ha llevado a cabo el personal de la fábrica de Sabiñánigo, dadas las difíciles circunstancias de aprovisionamiento de estos dos últimos años", como desabastecimiento de chips, escasez de materiales férricos o los problemas de transporte.

Con su puesta en marcha, Ercros amplía a tres las plantas de fabricación de clorito sódico, duplicándose prácticamente la capacidad de producción con la entrada en funcionamiento de este nuevo centro.

La empresa se configura así como el mayor fabricante de Europa de este producto, con capacidad suficiente para satisfacer la demanda creciente en el mercado mundial de clorito sódico y potenciar la presencia en los mercados exteriores. Precisamente, más del 75% de las ventas de este producto se destina al mercado exterior.

La nueva planta de Ercros forma parte del Plan 3D, que recoge las líneas estratégicas de la compañía y los objetivos de avanzar en sostenibilidad, diversificación, digitalización y descarbonización.

El Plan 3D contempla una inversión de alrededor de 22 millones de euros en esta fábrica oscense. "Todos los proyectos del Plan 3D correspondientes a Sabiñánigo se han iniciado y siguen el planning establecido", añaden las mismas fuentes. A nivel global, el plan contiene 20 grandes proyectos hasta 2029 con una inversión de unos 92 millones.

El clorito sódico es en la actualidad la mejor alternativa biocida para potabilizar el agua de las plantas desaladoras ya que, al no interaccionar con el bromuro contenido en el agua del mar, se obtiene una mejor calidad de agua.

Además, también se puede emplear para tratar las aguas residuales industriales y urbanas por su potente efecto oxidante, bactericida y viricida, así como blanquear fibras. Otro de sus usos es en industria alimentaria por sus cualidades desinfectantes.

Aparte del clorito sódico, en la fábrica de Sabiñánigo también se produce cloro, sosa cáustica y los derivados clorados hipoclorito sódico y ácido clorhídrico; tabletas para el tratamiento del agua de piscinas; clorato sódico; y agua oxigenada y amoníaco.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud